Estado
‘Éxodo’ por Sequía

Emigran agricultores de la región a Estados Unidos

El temor continúa, pues aún se habla de la amenaza de llevarse el agua para Ojinaga y en lo posterior, para Nuevo León y Tamaulipas.

El Diario

César Lozano/ El Diario

domingo, 10 enero 2021 | 18:00

Chihuahua, Chih.- Ya comenzaron a sentirse los efectos de la sequía y la crisis económica entre los productores agropecuarios de la región centro sur, donde quienes rentan tierras comenzaron a entregarlas y muchos trabajadores comenzaron a irse a los Estados Unidos en busca de trabajo.

Así lo confirmó Saúl Baray, uno de los principales activistas en la defensa del agua, quien dijo que durante la semana platicó con varios dirigentes de módulos de riego, quienes le informaron que todavía no se reúne el Comité Hidráulico para definir el plan de riego de 2021, asunto que debieron definir desde el año pasado. El temor continúa, pues aún se habla de la amenaza de llevarse el agua para Ojinaga y en lo posterior, para Nuevo León y Tamaulipas.

Indicó que incluso, muchas de las personas que como él renta tierras para aumentar el alcance de sus cultivos, este año no las utilizarán y ni siquiera los arrendadores se han acercado para ofrecerlas y que además, los agricultores comenzaron a represar los drenajes donde hay escurrimientos de agua.

“Donde va un chorrito de agua lo que quiere la gente es aprovecharla para acumular lo que pueda y regar su tierrita, se ha visto este movimiento donde andan represando el agua los productores”, indicó.

El desplazamiento forzado para buscar trabajo en los Estados Unidos, además de la falta y encarecimiento de los insumos del campo, es una realidad que ya alcanzó a las familias, sin embargo, aún tienen esperanzas de lluvias invernales y tempranas en 2021.

“Se ve muy difícil el año, los ganaderos ya comenzaron a batallar por la alfalfa, ya está muy cara y algunos productores también ya se están yendo para el otro lado, los que tienen papeles, algunos ya decidieron mejor irse a trabajar a Estados Unidos, muchos de hecho ya entregaron las tierras. Estadísticamente no hay mucha esperanza, pero la esperanza sigue, aquí seguimos esperando la lluviecita o la nieve”, concluyó.