Estado

En alerta Ojinaga por posibles inundaciones

Abrirán compuertas de El Granero para controlar desfogue del río Conchos y reducir daños

Miguel Silva
El Diario

lunes, 05 septiembre 2022 | 12:35

Chihuahua– La operación de emergencia en la presa Luis L. León, conocida como El Granero, fue activada ayer por la Comisión Nacional del Agua (Conagua) ante el riesgo de inundación en la zona de Ojinaga, luego de que la presa subiera al 94 por ciento de su capacidad, por lo que se prevé que en los próximos días llegue al máximo. 

Ante el inminente derrame de la presa El Granero y la posible inundación de Ojinaga, el Gobierno del Estado ofreció todo el apoyo a la Conagua con maquinaria, equipo y personal para tomar las acciones preventivas que eviten los mayores daños posibles.

Para tal efecto se creó un grupo especial de coordinación para la atención y seguimiento a la situación del municipio de Ojinaga, esto ante la posibilidad del derrame de la presa Luis L. León ocasionado por las fuertes lluvias de los últimos días.

“Anteponiendo la seguridad de la ciudadanía como interés prioritario de la autoridad estatal, expertos en materia hídrica tanto del Gabinete como asesores externos revisan y atienden la situación para evitar daños en la medida de lo posible, pero sobre todo, cuidar y salvaguardar la integridad de las personas”, estableció la administración estatal.

José Ángel Félix, director local de Conagua, explicó que la presa El Granero tiene una serie de compuertas por encima del vertedor, lo que permite realizar descargas controladas para que el desfogue no supere el cauce del río Conchos, debido a que esto provocaría inundaciones en zonas de cultivo y en centros poblacionales. 

El funcionario resaltó la importancia de prevenir a la población debido a que el riesgo de inundación es latente por la cantidad de agua que llega a la presa y que, desde luego, no podrá ser contenida en su totalidad. 

Cabe señalar que la intervención de Conagua en las presas se da en tres fases: la primera es denominada “Operación Sequía”, y tiene que ver con garantizar el agua para el uso agrícola y humano; la segunda se conoce como “Operación Normal”, que se aplica cuando los cuerpos de agua cuentan con agua suficiente para los diversos usos; y la tercera es la “Operación de Emergencia”, fase que se aplica cuando comienzan a verter y generan riesgo de inundación en las poblaciones aledañas.