Estado
Traileros, la otra cara del bloqueo

En riesgo de perderse toneladas de perecederos

Las unidades de carga estuvieron varadas desde el sábado pasado en la carretera Chihuahua-Delicias

Valentín Hierro Jaime/ El Diario

Valentín Hierro Jaime/ El Diario

miércoles, 26 agosto 2020 | 07:58

Chihuahua.- Toneladas de cebolla, sandía, limón, rollos de papel y hasta tarimas estuvieron detenidas en una fila de por lo menos 10 kilómetros sobre la carretera Chihuahua- Delicias, desde el pasado sábado debido al bloqueo carretero derivado del conflicto por el agua. 

Decenas de transportistas que estuvieron por lo menos 72 horas varados entre la comunidad de Lázaro Cárdenas y el kilómetro 200 de la cita vía, manifestaron su molestia ante la pérdida no solo de tiempo que tuvieron en su viaje, sino de dinero y posiblemente de los productos perecederos que transportan. 

Los choferes de las unidades de carga señalaron que soportaron las altas temperaturas bajo los camiones, adentrarse al monte para cubrir sus necesidades fisiológicas y turnarse con otros compañeros para vigilar la carga y evitar la rapiña. 

Pero además los quejosos, provenientes en su mayoría de Tijuana y Mexicali, explicaron que los vendedores locales de alimentos hicieron “su agosto” con ellos ya que les vendieron lonches en 40 pesos y botellas de agua de 300 mililitros hasta en 30 pesos. 

“Nosotros cobramos por viaje y ya perdimos 4 días aquí. De por sí las empresas pagan poco y aquí hemos tenido que comprar la comida. Es cierto que han venido algunas personas a traernos algo pero son muchos días ya y no tenemos qué comer”, indicaron molestos unas horas antes de que la carretera fuera liberada. 

Las unidades detenidas inicialmente se encontraban solo en sentido norte-sur de la citada carretera, sin embargo, la desesperación de los traileros por no poder avanzar y llegar a su destino, los llevó a ingresar en sentido contrario lo que generó un problema mayor. 

“Yo vengo desde Tijuana y el domingo tenía que haber amanecido en Querétaro descargando. De allí me iba a ir a México y luego a estar disponible para otro viaje. Ya estaría de regreso, pero con esto ya se echó todo a perder”, indicó uno de los afectados.

Los quejosos abundaron en que las empresas a las que les prestan el servicio no tienen ningún conflicto por el retraso en el viaje, ya que en realidad los patrones no pierden nada. 

“A ellos no les interesa, no les preocupa porque no pierden nada. Nosotros tenemos familia esperando el dinero que nos pagan por cada viaje o por porcentaje”, dijeron y agregaron que en algunos casos tendrán que pedir dinero prestado al mismo jefe, el cual les será descontado del siguiente viaje que realicen. 

vhierro@diarioch.com.mx