Estado
Fiscalía Noroeste guarda silencio

Encontraron 3 encobijados tras balacera en Palomas

Trasciende noticia de cuerpos tirados en el tramo Ascensión-Juárez

De la Redacción / El Diario

miércoles, 28 septiembre 2022 | 21:45

Nuevo Casas Grandes.- Mientras la Fiscalía General del Estado (FGE) de la Zona Noroeste sigue ocultando la información sobre los hechos violentos en Puerto Palomas, donde una familia sufrió un ataque armado en que que tres de sus miembros fueron “levantados”, ayer en la mañana trascendió que ya fueron hallados los cuerpos de tres hombres con señas de tortura que fueron tirados en la carretera de Ascensión a Ciudad Juárez.

De la misma manera, al quedar constituida la Fiscalía Noroeste tenía la misión de inhibir los altos índices delictivos en la región, pero en lugar de ello se ha limitado a ocultarse cada vez que sucede un hecho violento y su vocera oficial, Elizabeth Ortega, no responde los mensaje ni da a conocer los hechos violentos que se registran en la región Noroeste, por lo que a pesar de ser de dominio público los homicidios y muertes violentas en el Noroeste, la FGE se limita a callar en cada caso.

Sobre el ataque armado en Puerto Palomas la madrugada de este lunes, personal al interior de la FGE se limitó a confirmar el hecho, pero por tratarse de una investigación en curso señalaron que “más tarde se emitiría un comunicado”, el cual jamás se dio a conocer.

Ya fue ayer en la mañana que trascendió en redes sociales, el hallazgo de tres cuerpos envueltos en cobijas, encintados con adhesivo canela y con severas huellas de tortura, de entre 25, 35 y 50 años de edad, del sexo masculino y que se dijo, podrían ser los mismos que fueron levantados el día anterior de unos departamentos al que hombres armados llegaron soltado ráfagas de armas de grueso calibre, despertando a todo el vecindario que reportó la balacera que duró varios minutos.

Trascendió asimismo que los cuerpos fueron dejados con un narcomensaje, pero al momento no se ha emitido información alguna sobre la identidad ni de las víctimas que fueron privadas de la libertad ni de quienes fueron hallados en el camino cercano al Entroque a Puerto Palomas, por lo que se desconoce si se trata de las mismas personas.

Está pendiente asimismo la identidad del hombre y el niño que alcanzaron a llegar hasta la frontera con la Aduana de Estados Unidos, pues la unidad estaba completamente baleada, con los neumáticos destrozados y aparentemente, ambos tripulantes iban heridos de gravedad.