Estado

Es Juárez un ‘no lugar’ para viajeros

Redes de ‘coyotaje’ aprovechan para hacer creer a las personas que Estados Unidos dará el asilo político a todos

Carlos Sánchez / El Diario de Juárez / Personas en albergue esperan su turno para buscar la aprobación estadounidense
Carlos Sánchez / El Diario / alrededor de 60 personas fueron localizadas en una bodega de esta ciudad
David Cruz / El Diario de Juárez / Menores se entregan a la Patrulla Fronteriza

Hérika Martínez Prado
El Diario de Juárez

lunes, 26 abril 2021 | 06:45

Ciudad Juárez— Debido a la nueva administración del presidente Joe Biden, entre otros factores de empuje en sus lugares de origen, las personas seguirán migrando hacia Estados Unidos con la utopía de encontrar una frontera abierta, quedándose parte de ellas “atrapada” en las fronteras mexicanas, señaló el profesor investigador de El Colegio de la Frontera Norte (El Colef), Óscar Misael Hernández. 

“El pronóstico es que van a continuar llegando y nuevamente nos remitimos a esa utopía de los migrantes con la esperanza de que la frontera se va a abrir cada vez más, lo cual no será así”, apuntó. 

Y es que la apertura de la frontera para quienes tienen un caso activo de solicitud de asilo político bajo los Protocolos de Protección de Migrantes (MPP, por sus siglas en inglés) está siendo aprovechada por las distintas redes de “coyotaje” o tráfico de personas, quienes también han aprovechado los discursos políticos de Biden para hacer creer, principalmente a los centroamericanos, que Estados Unidos está dando el asilo político a todos.

Pero al llegar a Estados Unidos, las personas se encuentran con una frontera cerrada que les impide la solicitud de asilo político, por lo que son expulsados a las fronteras mexicanas a través del llamado Título 42, bajo el argumento de que son considerados un riesgo para la propagación del Covid-19 en su país. 

Aunque el Título 42 comenzó desde marzo de 2020 con el expresidente Donald Trump, de acuerdo con las autoridades locales desde hace más de un mes, todos los días el Gobierno de Biden expulsa a Ciudad Juárez a más de 100 personas al día, decenas de las cuales piden apoyo de albergue, algunos antes de poder regresar a sus lugares de origen y otros con el fin de esperar a que Estados Unidos abra su frontera.

Sin oportunidad todavía de que puedan ingresar al vecino país, pero con cientos de migrantes en espera, las ciudades fronterizas, como Juárez, se convierten en “no lugares” para los migrantes, señaló el investigador de El Colef.

“Desde la antropología podemos pensar que hoy en día las ciudades fronterizas son ‘no lugares’, es decir, son lugares de tránsito. Y precisamente, son lugares de tránsito, en donde se construye mucho la esperanza, pero es una esperanza que puede ser bastante permanente, la gente puede durar mucho tiempo y la gente a veces se queda atrapada en estos lugares de tránsito”, apuntó. 

‘Hay niveles entre migrantes’

Hernández destacó también que hay niveles entre las poblaciones migrantes, lo que les permite “vivir mejor” en esa espera a las personas de ciertas nacionalidades o condiciones.

“No podemos pensar que la experiencia es la misma para los migrantes centroamericanos, que para los migrantes cubanos, porque todo depende de las redes familiares y de los aportes que puedan tener desde familiares desde Estados Unidos o de familiares de sus lugares de origen. La viven mejor los migrantes cubanos que los migrantes centroamericanos”, explicó.

De acuerdo con las cifras oficiales de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos (CBP, por sus siglas en inglés), en marzo los agentes de la Patrulla  Fronteriza sector El Paso abordaron a 19 mil 457 personas, lo que significó un aumento del 47.61 por ciento en los cruces ilegales respecto a febrero, cuando fueron detenidas 13 mil 181 personas. 

Con los aseguramientos realizados en el último mes, el cruce de migrantes durante los primeros seis meses del año fiscal 2021 –de octubre de 2020 a marzo de 2021– ya superó la cifra total del año fiscal 2020 –de octubre de 2019 a septiembre de 2020–.

La cifra de marzo fue además la mayor en el sector desde junio de 2019, cuando fueron detenidas 18 mil 882 personas tras la militarización de la Guardia Nacional en la frontera, luego de los acuerdos entre los gobiernos de Donald Trump y Andrés Manuel López Obrador.