Estado

Es la depresión una pandemia silenciosa

Este año 40 personas decidieron quitarse la vida en esta ciudad

El Diario de Juárez / El 29 de agosto un hombre que intentó saltar de un puente fue salvado por agentes de la SSPM

Alejandro Vargas
El Diario de Juárez

lunes, 04 octubre 2021 | 13:45

Buscando una salida de sus problemas, “Laura”, de 25 años –cuyo nombre fue modificado–, pretendió quitarse la vida ayer al tratar de saltar del puente entre el libramiento Independencia y bulevar Zaragoza, pero oficiales municipales lograron disuadirla y procedieron a facilitarle auxilios profesionales.

Esto ocurrió a casi un mes de otro intento de suicidio en el sitio, el 6 de septiembre. ¡Agárralo! escuchó “Víctor” que decían de él cuando estaba suspendido a cinco metros del suelo, siendo sujetado sólo de sus brazos por agentes. Tras perder su empleo quiso arrojarse para ultimarse. 

El bullicio era producido por una decena de oficiales, que apenas lograron tomarlo de su camisa, que se rompió en el forcejeo, y de sus extremidades superiores cuando estaba casi por completo en el aire, luego de que resbalara ante peatones y automovilistas, que celebraron su salvamento.

Hechos como estos son una constante, aunque mayormente silenciosa. 

De acuerdo con la Secretaría de Salud, en Juárez se han registrado a mil 007 personas con depresión; 40 personas se han quitado la vida.Dicho trastorno mental tiene su causa en factores biológicos, relativos a neurotransmisores, y psicosociales, es decir, de la conducta humana de frente a determinados elementos externos, mismos que pueden detonar ideaciones como las expuestas, sin embargo, existen alternativas.

La fuerza de tal desviación psicológica recae en que se va presentando de forma paulatina, casi imperceptible, al grado de que quienes la padecen pueden creer que los pensamientos desfavorables que llegan a tener son parte de su esencia, pero no es así, concordaron expertos.

Óscar Balcázar Ortiz, maestro en psicología y miembro de la Comisión de Salud Fronteriza, puntualizó que en la localidad, el año pasado, el 37.4 de los juarenses pensó en morirse, el 18.7 en quitarse la vida y el 3.8 atentó contra su existencia, y ahora en el 2021, unos datos fueron al alza.

Aseguró, que en el año en curso, aquí el deseo de morir descendió hasta 28.2%, sin embargo la ideación suicida (donde ya se visualizan diversos métodos de consumación) subió a 25% y también los intentos de suicidio (que ya implican materializar la acción) aumentaron hasta 4.1%.

“El suicidio propiamente no es un trastorno como tal, es una conducta, pero sí está muy ligado a éstos, como a la depresión. Existen otros predisponentes, y está muy relacionada la conducta impulsiva del suicidio con el consumo de sustancias que anestesian el raciocinio”, dio a conocer.  

Se debe dar seguimiento

Melissa Flores Franco, titular del Capítulo Chihuahua de la Asociación Psiquiátrica Mexicana, indicó que el tratamiento a esta alteración mental debe ser a través de un seguimiento psicológico y psiquiátrico, además si es posible con un motivador, que esté dispuesto a escuchar.

“Va generando disfunción en las personas: familiar, social, profesional y otras áreas. Quienes rodean a esa persona (con el trastorno) pueden irse percatando que va teniendo cambios en su comportamiento, ahí pueden ver si empieza a estar deprimida o no, si cambia hábitos”, destacó.

Explicó que la dolencia es multifactorial, ya que pueden incidir situaciones externas e internas, pues regularmente hay un desequilibrio de neurotransmisores, donde las células nerviosas se comunican, entre éstos se encuentran la serotonina, dopamina, noradrenalina y la acetilcolina.

Destacó que hay alteraciones en el cerebro, en el hipocampo, en donde se procesa la memoria, que puede verse reducido, trayendo consecuencias en el funcionamiento, y del mismo modo, se puede colocar al cuerpo en un grado alto de estrés que podría resultar después en fatalidad. 

“El tratamiento de los trastornos debe ser farmacológico y psicoterapéutico, en su conjunto. Debe iniciar antes o cuando la persona empieza a tener disfunción, cuando la depresión es crónica o tiene más de dos años y es recurrente, y cuando se tienen ideas suicidas”, manifestó.

Van 202 suicidios en Chihuahua en 2021

Consultado, Alonso Ríos Delgado, titular del Colegio de Médicos en esta frontera, recalcó que es preciso entender que la pandemia de Covid-19 ha coadyuvado en la generación de afecciones de la psique o alma, pero enfatizó que es de suma relevancia que se sepa que sí existen tratamientos.

“Estamos viviendo una pandemia y hay un impacto emocional de sabernos amenazados, que produce ansiedad (que va de la mano) y más al ponerse el cubrebocas, aunado a un encierro parcial en las casas. Obviamente se van a manifestar aislamientos, enojos y angustia”, comentó.

Coincidió, Pablo Morales Sánchez, director de la organización Caravana, de auxilios psicológicos. Dijo que es preciso ver el desorden, que, oficialmente ha derivado en 202 suicidios en Chihuahua, de enero a septiembre, siendo los locales casi una cuarta parte de los cometidos a nivel estatal.

“Hablar del suicidio ayuda a que la persona (con idea suicida) se vaya soltando, se sienta escuchada, porque es algo que generalmente piensan: que no son escuchados, comprendidos. No se les debe juzgar, sólo mantener una escucha activa y canalizarlos”, afirmó Morales Sánchez. 

El 29 de agosto, ocho días antes del penúltimo intento frustrado de privación voluntaria de vida, otro más tuvo lugar entre las avenidas Tecnológico y Ejército Nacional, en un hombre que fue abordado por elementos que dialogaron con él, logrando convencerlo a no brincar de un puente.

De acuerdo con el boletín Hablemos del Suicidio, del Instituto Chihuahuense de Salud Mental, en el mismo período, pero del pasado 2020, ocurrieron en el territorio estatal 337 muertes autoinfligidas; de éstas, al menos 87, o el 25 por ciento, correspondieron a esta urbe fronteriza. 

‘Línea de Crisis’

Si bien los datos actuales parecen menores, es posible que existan más que no hayan quedado registrados o se encuentren en proceso de confirmación, pero en tanto la instancia recordó que continúa habilitada su “Línea en Crisis”, en el teléfono 911, para brindar atención a distancia.

De forma mensual se dan hasta 60 asesorías en la entidad y el grupo de edad donde se han presentado mayores registros de suicidio es el de 20 a 24 y 25 a 29 años con 17%, y les siguen los de 30 a 34 años con 12%, mientras los de 10 a 14 años y de 80 y más casi no ocurren.

Silvia Aguirre Lomelí, directora del Centro Familiar para la Integración y Crecimiento (Cefic), afirmó que con la cuarentena, casos como los señalados son latentes, por lo que se deben buscar estrategias de autocuidado emocional y reforzarlas con atención profesional, según sea el caso. 

“Hay muchas cuestiones que están pasando dentro de las casas y además mentalmente están las personas alimentándose de ‘que se murió el papá de una amiga o un compañero’, todo eso nos afecta. Veo tres factores de riesgo en casa: aburrimiento, el alcohol y violencia”, enfatizó.

El pasado 3 de agosto, tras sostener una discusión con la que aparentemente fuera su pareja sentimental y arremeter a balazos contra ella y su hijo, una mujer policía decidió arrebatarse la vida con la misma arma de fuego; tras 24 horas del hecho, se informó de la muerte de la oficial.

Los “métodos de consumación” por arma de fuego y en la vía pública, integraron el pasado año el 9 y 18 por ciento de los efectuados, no obstante la suspensión mantiene cada año alrededor del 82% y se da 59% de las veces en el hogar, apuntaron las cifras del estudio de Salud del Estado.

Martha Sánchez Escalante, coordinadora de la red de organizaciones dedicadas a la prevención y atención de trastornos mentales, neurológicos y por el abuso de sustancias (Rotmenas), integrada por 47 instituciones, indicó que esta situación se debe de combatir concientizando.

De frente a lo expuesto, los entrevistados urgieron a la comunidad a visibilizar estas alteraciones, pues son más comunes de lo que se piensa y se hacen todavía más fuertes con el silencio, puesto que de no tratarse –al ser algo crónico– se corre el riesgo de ir decayendo cada vez más.

Teléfonos de ayuda

Además de la citada línea de ayuda, existe el número 656-429-3300, con la extensión 15134, donde profesionales de la salud mental supeditados al Gobierno estatal facilitan atenciones a la comunidad y los orientan en relación a diversas opciones, de acuerdo a la situación específica.

En tal línea, así como en la 656-629-3300 extensión 53909, a cargo de la Subsecretaría de Desarrollo Humano y Bien Común, se atiende de lunes a viernes entre las 09:00 a 15:00 horas. Los expertos apelaron a la conciencia social para dejar atrás estigmas y saltar, pero a la salvación.

avargas@redacción.diario.com.mx