Estado

Es recolector del sueño americano

Rubén camina entre los límites de la frontera, donde levanta artículos que migrantes dejan a su paso

Cortesía / Prendas de ropa, calzado, juguetes y hasta biberones pueden encontrarse en el lugar
Cortesía / El hombre revisa una de las prendas encontradas ayer

Hérika Martínez Prado / El Diario de Juárez

jueves, 06 enero 2022 | 05:00

Ciudad Juárez.— El dinero, la ropa y las pertenencias que dejan los migrantes en el bordo del río Bravo al cruzar a Estados Unidos, se han convertido en una forma de vida para Rubén Mendoza López, quien todos los días recorre la frontera en busca de objetos tirados. 

Con una mochila en la espalda y una bolsa de plástico en la mano, camina entre los límites de la frontera de Ciudad Juárez con El Paso, donde la tarde del martes levantó 200 pesos.

“Aquí me la paso en el río, juntando todo lo que dejan los inmigrantes, me encuentro dinero, teléfonos, cargadores, de todo. Ahorita fueron 200 pesos, y así me la llevo”, dijo el hombre al mostrar el dinero que se acababa de hallar, poco después de que otra persona que caminaba por el sector se encontrara 20 pesos tirados.

Sus recorridos iniciaron “desde que empezaron los inmigrantes”, al darse cuenta de que al cruzar apresurados la frontera dejan muchas cosas tiradas, según narró quien también se dedica a la recolección de botes de aluminio. 

De acuerdo con las últimas estadísticas de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos (CBP, por sus siglas en inglés), en noviembre fueron detenidos en el sector El Paso 15 mil 524 migrantes tras haber cruzado la frontera, en promedio 517 personas al día. 

Durante diciembre y enero, El Diario ha atestiguado el cruce de decenas de personas, principalmente de origen haitiano, aunque también de otras nacionalidades, como turcos, nicaragüenses, guatemaltecos y hondureños. 

La mayoría llega apresurada al bordo del río, que en Estados Unidos es llamado río Grande; algunos de ellos se quitan los zapatos y se suben el pantalón lo más que pueden para mojarse lo menos posible al cruzar el río, por lo que del lado estadounidense muchos sacan algunas prendas o cobijas de sus mochilas para secarse los pies. 

Otros cruzan en huaraches y debido a que el río internacional lleva las aguas residuales de la ciudad de El Paso y escurrimientos del drenaje de Ciudad Juárez, al cruzar se los quitan y los dejan ahí para ponerse zapatos secos. 

Hace unas semanas, El Diario observó cuando un grupo de migrantes aventó sus celulares hacia el río al llegar a lado estadounidense, mientras que otros al correr han tirado gorras, tenis, biberones o juguetes de sus hijos.

En números

De acuerdo con CBP, en el cruce del sector El Paso fueron detenidas, en promedio, 517 personas al día en noviembre