Estado

Esperan 230 mexicanos en puente del Centro

Se resisten a trasladarse a albergues mientras son recibidos por agentes migratorios de EU

El Diario de Juárez

El Diario de Juárez

sábado, 14 septiembre 2019 | 14:45

Ciudad Juárez— Más de 230 mexicanos desplazados de sus lugares de origen debido a la violencia permanecían ayer junto al puente internacional Paso del Norte–Santa Fe en busca de asilo político en Estados Unidos.

Entre ellos se encontraban 30 integrantes de una familia que tuvo que huir de Zacatecas tras las amenazas de un grupo de extorsionadores, y que llegaron la mañana del miércoles a Ciudad Juárez, por donde han intentado cruzar a El Paso, Texas, pero los agentes de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) les han impedido pedir refugio en su país.

Entre los connacionales que han permanecido desde el fin de semana pasado junto al puente de la avenida Juárez se encuentran unos 50 menores de edad, originarios principalmente de Zacatecas, Michoacán y Guerrero.

Igual que en octubre del año pasado llegaron hasta el puente decenas de migrantes cubanos y centroamericanos, ahora lo están haciendo grupos de mexicanos.

“Los agentes de Migración nos dicen que no tienen cupo y nos regresan. Le pedimos a los gobiernos de México y de Estados Unidos que nos ayuden, que nos apoyen, nosotros estamos huyendo de un país que no nos ha protegido. En Zacatecas hay esperanza pero no nos dejan hacer nada, hay extorsiones, secuestros, violaciones”, lamentó César, de 34 años de edad, quien viaja con 29 personas más de su familia. 

Como parte de su familia viene Jimena, de 13 años de edad, nacida en Estados Unidos pero quien siempre ha vivido en Zacatecas con sus padres y tres hermanos más. 

La adolescente llegó hasta el puente con la figura de un niño Dios de cerámica en los brazos, ya que cuando supo que se vendría con toda su familia decidió traer con ella la imagen que tiene desde hace dos años, comentó.

La tarde del miércoles, cuando sumaban 130 personas junto al cruce internacional, se les trasladó a la Casa del Migrante de Ciudad Juárez, donde durmieron esa noche pero al día siguiente decidieron salirse para esperar en los límites de la frontera su ingreso al vecino país.

La noche del jueves CBP le permitió el ingreso a 10 personas que habían llegado desde la mañana del viernes de la semana pasada, pero la mañana de ayer llegaron al menos dos familias más.

Integrantes de la Red de Apoyo Humanitario, Grupo Beta, Cruz Roja, Derechos Humanos del Municipio, la Secretaría de Bienestar, la Organización Mundial por la Paz y la Policía Federal acudieron ayer para apoyar a los migrantes que dormían en cartones y colchonetas que les fueron prestadas por la Casa del Migrante.

“Fueron ustedes a un albergue y dijeron que no van a estar en albergue. Tienen su derecho; ninguna autoridad los puede mover porque ustedes son mexicanos y están en su derecho de libre tránsito. Nadie los puede detener, si ustedes van a cruzar, están en su derecho. Y es una obligación, responsabilidad de Estados Unidos recibirlos en la petición de asilo. Nadie los puede a ustedes detener”, les dijo Cristina Coronado de la Red de Apoyo Humanitario.

Esta red binacional les ha repartido alimentos, agua, panales y leche para los niños, mientras que los mismos migrantes coordinan una lista que formaron desde el miércoles  para tener un orden en el cruce a Estados Unidos.

La activista, acompañada de representantes de la Cruz Roja y Grupo Beta, les dijo también a los migrantes que buscarían una respuesta de CBP sobre la petición de cientos de mexicanos junto al cruce internacional, con el derecho de solicitar asilo político, cuando ellos tienen la obligación de recibirlos.

Según datos de Coespo, entre marzo y agosto los mil 354 mexicanos registrados ocuparon el segundo grupo de migrantes que llegaron hasta Ciudad Juárez con el fin de para solicitar asilo a Estados Unidos, por debajo de los 6 mil 61 registros de cubanos y seguidos de 401 hondureños, 169 guatemaltecos, 151 venezolanos, 116 salvadoreños y 60 nicaragüenses, principalmente. 

Solamente entre julio y agosto se registró la llegada de 978 connacionales en Coespo, 450 del estado de Zacatecas, 237 de Michoacán, 136 de Guerrero y 50 de Chihuahua, entre estos últimos de la sierra Tarahumara, Guachochi, Jiménez, Parral y Valle de Zaragoza.

Los 230 migrantes que permanecían hasta ayer en la tarde en el puente de la avenida Juárez decidieron no registrarse ante Coespo.