Estado

Extrae Conagua hasta 400m3/s de agua de El Granero

Ante riesgo de inundación en Ojinaga y como parte del operativo que la delegación federal realiza para evitar una contingencia

Francisco Córdova/El Diario

miércoles, 07 septiembre 2022 | 10:45

Chihuahua, Chih.- Dependencias federales llevan a cabo un operativo preventivo en la Presa El Granero y el municipio de Ojinaga con el fin de evitar inundaciones que pudieran afectar a la población y cultivos de dicha región. Entre estas se encuentran extracciones controladas utilizando los vertederos manipulables con los que cuenta la infraestructura para extraer hasta 400 metros cúbicos por segundo.

Así lo informó el delegado de los Programas para el Bienestar en Chihuahua, Juan Carlos Loera de la Rosa quien señaló que debido al almacenamiento que registra la presa, dijo que la Conagua coordina acciones con la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), Guardia Nacional, autoridades municipales y del Estado para “no repetir errores” y evitar tragedias como la ocurrida hace algunos años, y que tuvo que ver una intervención tardía de autoridades anteriores.

Loera señaló que desde el 3 de septiembre, y antes de que el cuerpo de agua se llenara de manera visible, la Conagua empezó a regular la salida de agua a un flujo que pudiera soportar el Río Conchos.

“Se ha ido aumentando este flujo, este gasto, regulándolo; es decir, que vaya saliendo el agua poco a poco; ya así llena la presa se ha aumentado hasta en unos 400 metros cúbicos por segundo para evitar inundaciones”, detalló.

Explicó que en el caso de esta presa se puede regular el pasaje de agua a través de un mecanismo de cinco compuertas que se ubican a la altura del vertidor y que otras presas no cuentan al tratarse de una una obra de ingeniería construida para la protección civil.

Por su parte, el director de la Conagua en la entidad, Ángel Félix Sánchez, explicó que la presa Luis L. León, popularmente conocida como “El Granero”, tiene una capacidad de almacenamiento de 284 mil 382 millones de metros cúbicos de agua para su operación.

Indicó que se trata de una presa para riego de zonas agrícolas, pero además la ventaja en su infraestructura son las compuertas con que cuenta, a diferencia de Las Vírgenes y La Boquilla, pues gracias a estas salidas sobre sus vertedores permite tener mayor control para manipular el gasto de salida, indicó el funcionario federal.

Al detallar cómo ha sido la operación de esta presa gracias a sus compuertas, dijo que la orden fue abrir primero 1.05 metros, para controlar hasta 150 metros cúbicos por segundo de salida, luego fue abierta hasta los 1.25 metros para controlar hasta 300 metros cúbicos por segundo de la salida de agua.

En la medida que va entrando agua a la presa por los diferentes afluentes que la alimentan, y no se abren más las compuertas, el agua en la presa sube su nivel, por tanto, la presión del agua sobre las compuertas es mayor y a simple vista se puede observar más fuerza en la salida del agua por las aberturas, dijo Félix Sánchez.

De acuerdo con datos técnicos, la entrada de agua en la parte baja es de 763.9 metros cúbicos por segundo y actualmente se extraen de manera controlada 287 metros cúbicos del vital líquido, sostuvo el titular de Conagua en Chihuahua, quien insistió que con estas acciones se trabaja con la regulación del vaso mediante extracciones reguladas y ello puede dar mayor tranquilidad los habitantes de ese sector del estado.

Señaló que con estas acciones se abona al tratado de aguas entre México y Estados Unidos firmado en 1944, por lo que además resulta útil este tipo de estrategias para ambas naciones, pues por un lado se salva guarda la integridad y patrimonio de las personas y por otro se atiende lo estipulado en el tratado, ya que los escurrimientos van al Río Bravo.

Sostuvo que de continuar las lluvias como se tiene previsto se continuará con la extracción de agua.

Además de estas acciones y el monitoreo constante de los trabajos de extracción, Loera informó que también se realizó un censo para determinar la población que pueda estar en mayor riesgo en caso de una inundación, con el fin de actuar de manera inmediata en caso de cualquier contingencia.