Estado

Festival de las Tres Culturas dejará de ser espacio de promoción política

Finalmente la comunidad cultural busca romper inercia de inversión para espectáculo por encima de la cultura

Manuel Salcedo/El Diario
martes, 14 mayo 2019 | 18:54
El Diario

Cuauhtémoc.- “El tiempo en donde el presidente subía a cada evento para entregar un premio se acabó”, mencionó Luis Armendáriz, director del Instituto Municipal de Cultura, al mencionar que el tiempo de promoción política de este evento dejará progresivamente de presentarse.


Lo anterior, luego de un recuento de la primera semana y días después de transcurrida la edición 26 del festival cultural más antiguo del estado, y destacó que la comunidad cultural finalmente está rompiendo la mentalidad de que el festival debe ser más espectáculo y entretenimiento que un espacio de promoción cultural, como hace 26 años se propuso.


El funcionario municipal reconoció la resistencia al cambio de paradigmas de este evento, en donde en los últimos cinco años se han invertido millones de pesos del erario para la contratación de artistas de nivel nacional e internacional, en lugar de buscar generar nuevas audiencias en torno a una promoción de artistas locales y estatales.


Recordó cómo hace 26 años el Club Activo 20-30 impulsó, junto con varios promotores culturales, este espacio, y de cómo ha causado polémica el cobro para una zona preferencial, antes destinada para funcionarios, en este 10% del espacio total, por el mismo club y para los fines que la misma organización decida, fuera del Gobierno municipal.


Comparó un evento con alguna banda de música regional mexicana, en donde se destaque la entrada de 17 mil personas que escuchan de alguna manera una apología a la cultura del crimen, en comparación con la reunión de escritores en el evento “Letras de Occidente”, que posiciona a Cuauhtémoc en el mapa estatal en literatura. “No se trata de si llenamos o no un espacio, sino del impacto que estamos logrando con el festival” precisó.


Agregó que por primera ocasión no es un designio de algún funcionario municipal el contenido del festival, sino una verdadera estrategia de promoción cultural la que se está atendiendo, en respeto a una comunidad cultural que sigue creciendo y que demanda un espacio digno para su expresión.


Finalmente mencionó la necesidad de redignificar la esencia de un festival que cada año mejora en materia de promoción de artistas locales y que seguirá atendiendo el aspecto del entretenimiento y el espectáculo, pero no como el elemento más importante.