Estado

Fosa Común, a su máxima capacidad

La FGE comenzará la construcción de la primera fase del Centro de Inhumación Forense en el desierto fronterizo

El Diario de Juárez

El Diario de Juárez

lunes, 25 mayo 2020 | 16:55

Ciudad Juárez.- Con más de 2 mil 100 cuerpos inhumados en los últimos 12 años, y 100 más que serán enterrados en los próximos días tras no haber sido identificados o reclamados ante las autoridades, la Fosa Común de Ciudad Juárez está a punto de llegar a su máxima capacidad.

“Está a punto de completarse el espacio que teníamos determinada (…) ya las 100 serían de las últimas inhumaciones que nosotros estaríamos contemplando aquí o bien que el Municipio nos otorgara otro espacio para tener como depositario el panteón municipal”, informó el coordinador de Peritaje Estratégico de Servicios Periciales y Ciencias Forenses de la Fiscalía de Chihuahua, Eberth Castañón Torres, quien espera arranchar próximamente con el Centro de Inhumación Forense.

Actualmente, la Fosa Común se encuentra dentro del panteón municipal San Rafael, ubicado a las afueras de la ciudad, donde la zona de los desconocidos o no reclamados sobresale entre las cruces comunes, un área donde fueron enterrados niños y niñas y la zona designada para las víctimas de Covid-19 o sospechosas del virus.

Según datos oficiales de la Fiscalía General del Estado (FGE), de 2008 a la fecha han sido enterrados de manera individual un total de 2 mil 102 cuerpos, 50 de ellos el pasado sábado, cuando se comenzó con la inhumación que sumará en los próximos días un total de 150 cuerpos.

Castañón Torres recordó que hasta antes de 2008 en la Fosa Común los cuerpos no eran enterrados como se hace actualmente, de manera individual y tras un perfil genético, muestras y estudios multidisciplinarios de dactiloscopía, antropología, odontología y medicina por si existe un posterior cotejo de ADN con sus familiares, identificación y reclamo por sus seres queridos.

Según reportes periodísticos de 1993 a 2007 fueron sepultadas 4 mil 250 personas desconocidas en las fosas comunes de los diferentes panteones municipales de Juárez.

Los mismos reportes indican que entre 1994 y 2004 fueron inhumadas mil 115 personas en la Fosa Común del panteón municipal San Rafael, donde entre finales de 2007 y principios de 2008 fueron exhumadas víctimas para determinar su edad, sexo, y lograr su posible identificación.

Actualmente, la Fosa Común está conformada por una serie de hileras de tumbas, casa una con un identificador ligado a un expediente para permitir su posible futura identificación.

Se trata de cuerpos no identificados en medio de la guerra entre los cárteles de la droga que comenzó en 2008; extremidades; quizá de migrantes o desaparecidos; pero también de las víctimas del llamado “abandono social”, es decir, personas que no fueron reclamados por sus familiares debido a la falta de dinero para pagar un funeral o porque prefirieron dejarlos en el Servicio Médico Forense (Semefo), por miedo o debido a las malas acciones que realizaron en vida.

A punto de culminar su espacio, en los próximos días comenzará a cavarse 100 fosas más para sumar las 150 inhumaciones programadas, mientras que la FGE planea comenzar la construcción de la primera fase del Centro de Inhumación Forense en el desierto fronterizo. 

El proyecto que ya cuenta con los permisos municipales para la construcción, va desde el resguardo de los cuerpos en congeladores hasta la exhumación y una osteoteca, es decir el resguardo de los restos humanos, detalló Castañón Torres.

El Centro de Inhumación Forense sería una ruta más dinámica de lo que se hace actualmente, ya que los cuerpos “durarían menos tiempo en los congeladores y estaríamos teniéndolos en nichos individuales completamente identificables.

En espera de que fueran identificados”, explicó.

También informó que se está desarrollando un protocolo, cubriendo el aspecto jurídico, sobre el tiempo en el que tendrían los cuerpos en los nichos, para luego exhumarlos e ingresarlos a una osteoteca.

“Ya tenemos planos de toda la infraestructura planeada para ya no estar dependiendo del espacio que nos destina el municipio, sino ya tener un espacio donde nosotros tengamos el control total, acorde con la Ley General de Víctimas, la cual menciona que el Estado debe mantener la custodia hasta que sean inidentificadas las personas y entregadas a sus familiares”, apuntó el coordinador de peritos.

“Se prolongó por la contingencia que ha sucedido, no todo está funcionando de manera regular. Ya los permisos ya están listos, estamos nosotros en espera para iniciar construcción o proyección para obra negra, y sería algo rápido.

Lo estaríamos contrayendo en diferentes fases, en un inicio oficinas administrativas y la primera parte de nichos y se irían incrementando conforme fuéramos teniendo la necesidad”, explicó.