Estado

Fracasa aplicación de Salud Digital

Tras ofrecer auxilio a los sospechosos de Covid, la APP asegura que en cualquier momento se comunicarán con ellos… una llamada que nunca llega

El Diario

De la Redacción/El Diario

martes, 17 noviembre 2020 | 17:40

La aplicación Salud Digital, creada en abril de este año por el Gobierno del Estado para atender casos sospechosos de Covid, dejó de responder a los usuarios que se registran mediante esta plataforma, que hasta el mes de septiembre eran contactados telefónicamente para darles atención y orientarlos sobre la forma de obtener auxilio. 

Al saturarse los hospitales y centros de salud, la aplicación sólo quedó utilizable para el registro voluntario de los enfermos, pero no brinda servicio alguno, luego de alcanzar la cifra de 65 mil usuarios, cuya información personal se encuentra en riesgo, de acuerdo con la firma de seguridad informática Seekurity y la Red en Defensa de los Derechos Digitales (R3D). 

De acuerdo con usuarios de la aplicación, cuyos datos se omiten a petición de los afectados, a la fecha pueden registrarse voluntariamente en la plataforma que pide la información del solicitante y del paciente, así como antecedentes médicos, lugar de trabajo, servicio de seguridad social del que dispone, número de teléfono y otros detalles de cada registro. 

Previo al registro, un mensaje de texto es enviado al teléfono del solicitante, como clave para la activación del servicio. Una vez realizado el procedimiento, la “app” hace una valoración con los datos aportados y da su dictamen al usuario, catalogándolo como sospechoso de Covid o como no sospechoso, luego de analizar la información entregada por el mismo solicitante. 

“Agradecemos haberse puesto en contacto con nosotros. Usted probablemente tenga Covid-19, por favor guarde la calma, en breve nos comunicamos con usted, le solicitamos mantener la distancia de más de 1.5 metros de sus familiares y usar cubrebocas lo más pronto posible. 

Vea las recomendaciones para conservar el aislamiento. Estamos a sus órdenes también en el 911, recibirá la llamada de personal médico al número que usted registró. 

La Secretaría de Salud está cerca de usted”, dice el aviso que llega a los casos sospechosos. Si embargo, la llamada nunca llega. 

Alma, sospechosa de Covid que debió recurrir a servicios médicos privados para diagnóstico y tratamiento oportuno, narra que registró a su hermano Vicente debido a que su caso se complicó de forma tan grave que llegó a presentar apenas 60 por ciento de saturación de oxígeno. 

Al verse en la necesidad de recibir atención tanto ella como su hermano, que presentaron síntomas casi al mismo tiempo la semana pasada, recurrió a la aplicación digital de la Secretaría de Salud por recomendación de una sobrina. 

“Si me atengo a esa mentada app creo que mi hermano se hubiera muerto y quién sabe cómo me haya puesto yo, pues aunque mi caso fue menos grave, sí hubo noches que sentí morir”, narra la afectada al exponer su caso con la aplicación, pues hizo todo el procedimiento, registró su nombre y el de su hermano, le llegó el mensaje de que iban a recibir auxilio… y nada, el par de adultos mayores se quedaron esperando la llamada que nunca llegó. 

Pasado un día completo, Alma buscó ayuda en el número 911, donde le dijeron que guardara la calma porque todos los servicios de emergencia estaban saturados, pero estaría tanto ella como su hermano en una lista de espera y les darían atención prioritaria. 

Tampoco fue real, ni ella ni su hermano fueron atendidos, por lo que debieron recurrir a otros familiares en busca de auxilio, hasta que dieron con un médico de un modesto servicio privado, quien les dijo que debieron recibir atención desde los primeros síntomas. 

Ahora Alma y su hermano se recuperan, el segundo con secuelas graves, pero no gracias a la aplicación digital lanzada en abril de 2020 como una herramienta de apoyo durante la pandemia. 

De malas a pésimas sus calificaciones En la Play Store de Google, donde se obtiene gratuitamente la aplicación Salud Digital de Chihuahua, la herramienta tiene más de 50 mil descargas y cuenta con 90 reseñas de los usuarios, de las cuales sólo 18 son positivas, con la más alta calificación de cinco estrellas que puede otorgarse. 

El resto de las opiniones la de más a menos, debido a los fallos que presenta. De las 90 reseñas, 25 le dan la peor calificación de una estrella y el resto se divide entre otras calificaciones, pero la constante son las fallas desde el proceso de registro. 

Aunque no se registran comentarios por el malo o nulo servicio a los casos de emergencia, la mayoría de las quejas se refieren a que no permite el registro, se traba o tarda mucho tiempo en procesar cada dato que se ingresa. 

“Se queda corriendo… muy mal para una aplicación gubernamental, podría estar tomando datos de manera indebida”, dice la reseña del usuario Pedro Gvz, fechada el primero de septiembre de este año. 

“Muy mal, he estado intentando registrarme y nunca envía el mensaje con el código de verificación”, asienta por su parte el usuario Luis Lucero, con fecha del 15 de julio. 

“Pésima… no da opción de nada para ser monitor Covid, si realmente van a publicar algo como funcional, mínimo verifiquen que lo sea. Y pide permisos que son completamente ilógicos”, es la queja, con fecha del 6 de noviembre, de la usuaria identificada como Anahí Aguilar. 

En la App Store de Apple, donde los usuarios de iPhone y otros dispositivos con sistema iOS obtienen sus aplicaciones, en la de Salud Digital Chihuahua, los usuarios también califican como mala la herramienta y critican algunos fallos técnicos de la misma. 

Con sólo 21 calificaciones y reseñas, los usuarios se quejan de que la aplicación se traba al desplazarse, la información está desactualizada y la app está mal desarrollada. 

“Pésimo que estén haciendo esto obligatorio, otra manera de violar la privacidad. Muy mal por el gobierno”, es la reseña con una calificación de una estrella del usuario de iOS Speedaddicted, fechada el 31 de agosto. 

En ambas plataformas la aplicación está llena de propaganda gubernamental y mensajes oficiales del gobernador Javier Corral. 

La pandemia de la inseguridad digital Además de las fallas técnicas y el colapso del servicio que antes brindaba, la firma mexicana de seguridad cibernética Seekurity realizó una investigación durante varias semanas de las aplicaciones digitales lanzadas por los gobiernos durante la emergencia sanitaria que azota al país desde el mes de marzo. 

En el estudio “La pandemia de la inseguridad en las aplicaciones Covid-19 de México”, la consultora expone que muchas de estas aplicaciones de distintos países fueron desarrolladas en tiempo récord, pero no consideraron dentro de su ciclo de desarrollo pruebas seguridad que permiten identificar vulnerabilidades que pueden poner en riesgo la información que los usuarios introducen en ellas. 

La investigación firmada por Hiram Carrillo y concluida el 5 de noviembre pasado señala que tardó varias semanas en ser publicada, ya que el problema principal fue el reportar las vulnerabilidades identificadas a los estados correspondientes, incluido el de Chihuahua. 

“Tras una serie de correos electrónicos, notificaciones vía twitter y en uno de los casos llamadas telefónicas, no recibimos respuesta alguna. 

Reportar vulnerabilidades de sistemas gubernamentales es difícil, ya que no existe una vía directa para notificarlas a los responsables directos. 

El problema no radica en si se cuenta con leyes enfocadas a la ciberseguridad, sino el punto medular es que algunos gobiernos no cuentan con procedimientos para recibir informes de seguridad y que sean atendidos inmediata y prontamente”, critica Carrillo. 

Como aplicaciones vulnerables y con riesgos de seguridad señala las de Chihuahua, Puebla y Sonora, todas desarrolladas casi al mismo tiempo y con funcionalidades diversas, que también ya se encuentran colapsadas por las dimensiones que ha tomado la emergencia sanitaria. 

En el caso de la de Chihuahua, Seekurity identifica tres vulnerabilidades: permite el envío de información en texto plano, esto es sin cifrar; se debe capturar una clave (token) que se envía por mensaje de texto al teléfono que aporta el usuario, sin herramientas para identificar si es el mismo número de celular al que se envía el mensaje y en el que se está instalando la app, y puede ser susceptible de que se le extraigan registros a su base de datos, al no tener restricciones clave de seguridad informática. 

“Un actor malicioso puede enviar una petición especialmente diseñada a los servidores solicitando la información de otros usuarios, al no contar con restricciones por usuario de sólo permitir acceder a la información del usuario autenticado, cualquier usuario puede consultar la información de más de 65 mil registros almacenados en los servidores de la aplicación”, advierte. 

Por ello, la asociación R3D que defiende los derechos digitales se pronunció por acotar y regular estas aplicaciones que usan los gobiernos. 

“Durante la pandemia, se ha dado un auge en el mundo en el uso de herramientas tecnológicas y apps para la detección de casos de la enfermedad; sin embargo, algunas por omisión y otras por diseño, pueden poner en riesgo la privacidad e información de las personas, por lo que su uso debe estar acotado en el tiempo y regulado bajo fuertes estándares de derechos humanos”, pidió la asociación.