Estado

Galería: Despiden a familiares y amigos fallecidos por Covid

El evento 'Ceremonial in memoriam' se llevó a cabo en el Parque Central

Fotos: Omar Morales / El Diario de Juárez

Alejandra Gómez
El Diario de Juárez

sábado, 23 octubre 2021 | 19:55

Ciudad Juárez— En honor a las víctimas que perdieron la batalla contra el Covid-19 y con el objetivo de compartir el duelo, esta tarde se lleva a cabo el evento “Ceremonial in memoriam” en el Parque Central, en el marco del tercer Festival Fronterizo de Salud Emocional “Transformándonos en esperanza”, organizado por Rotmenas. 

Cada una de las personas que formó parte del espacio para recordar a quienes fallecieron durante el 2020 y 2021, recibió una figura de corazón y una vela con el objetivo de formar parte de un proceso en el que podían despedirse de sus seres queridos o compartir su duelo al escribir sus nombres al interior de la figura, pero sobre todo recibir un alivio emocional, explicó la doctora Marta Sánchez, miembro de Rotmenas. 

“Quisiera esta tarde hacer memoria y traer al corazón a aquellos seres queridos que murieron y no les pudimos llorar”, dijo el padre Juan Manuel Orona, de la iglesia El Señor de la Misericordia, quien recordó a un familiar que falleció a causa de la enfermedad por Covid-19, pero también a todos los ciudadanos que perdieron la vida y dejaron un gran dolor en el resto de la población. 

La tanatóloga María Isabel Urzúa le explicó a los asistentes que el duelo es el proceso de comenzar a vivir de nuevo por lo que hay que aprender a recorrer el camino de la pérdida, el cual comienza en el momento en que se dan cuenta de la muerte de su ser querido y finaliza cuando lo superan, es decir, hasta que aprenden a vivir sin la presencia del otro. 

Como una forma de recordar al ser querido que perdió la batalla contra el Covid-19, cada uno de los participantes encendió una vela y la acercó a su pecho, durante la actividad dirigida por la tanatóloga María del Carmen Escalante agradecieron el tiempo vivido y se despidieron de aquellos que vieron por última vez a la puerta de un hospital o fallecieron rápidamente a causa del virus. 

Al final, todos los asistentes caminaron juntos a las orillas del lago y colgaron su corazón -en el que escribieron el nombre de su ser querido- en la reja, como símbolo de que el dolor por la pérdida no es único, sino un sentimiento vivido por toda la comunidad; después, con las velas formaron un gran corazón, en el que finalmente unieron su duelo.