Estado

‘Guardia Nacional no es funcional’

'Es una medida violatoria de derechos humanos y "cosmética" '. así lo calificaron especialistas

Alejandro Vargas/El Diario

domingo, 23 junio 2019 | 08:25

Como una medida violatoria de derechos humanos, “cosmética” y no funcional, calificaron especialistas la presencia de la Guardia Nacional y de oficiales de los tres órdenes de gobierno en el bordo del río Bravo para tratar de inhibir el cruce de migrantes que buscan obtener el asilo político de los Estados Unidos.

David Barrios Rodríguez, integrante del Observatorio Latinoamericano de Geopolítica de la Universidad Autónoma de México, y Santiago González Reyes, visitador de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, afirmaron que además de violarse derechos humanos de los migrantes, la medida será insuficiente para atender el fenómeno migratorio y a la vez satisfacer los requerimientos del presidente norteamericano, Donald Trump, quien amenazó con una imposición arancelaria. 

“El Ejército no es un cuerpo que esté entrenado ni en sus funciones ni constitucionalmente avalado para llevar a cabo este tipo de tareas. Hay un doble discurso, dicen que sólo están ahí para llamarles la atención (a los migrantes) o para dialogar pero otros testimonios sí indican que están inspeccionando a la gente que está próxima a la frontera. El Ejército no debería llevar a cabo esas acciones porque además se entra en violaciones a derechos humanos”, dijo Barrios Rodríguez. 

Agregó que sólo están ahí para “guardar las apariencias” y demostrar ante la opinión pública y sobre todo, ante la de Estados Unidos, que se está haciendo algo con el tema migratorio.

“Cuando digo cosmético me refiero a en apariencia en incidir en el problema. El problema de la migración es tan grande que no se va a encontrar solución ni con soldados ni con políticas sociales. Tiene que ver con problemas de orden estructural, de empleabilidad económica en algunos de los países donde están los migrantes, México también es uno de ellos. El problema no va a dejar de existir, es un efecto represa, tú tienes una represa pero por algún lado se va a colar el agua”, indicó. 

A su vez, González Reyes, visitador de la CEDH, indicó que las medidas acordadas entre Estados Unidos y México para cesar la migración sí incurren en violaciones a derechos humanos, esto pese a la afirmación que hizo el presidente Andrés Manuel López Obrador en Tijuana donde dijo que éstos no se violentarían. 

“Reafirmamos nuestro compromiso de contribuir a evitar que migrantes atraviesen el territorio nacional para alcanzar el de EU, pero jamás lo haremos violando los derechos humanos”, dijo el presidente. 

No obstante el visitador indicó que sí es una violación a los derechos humanos el que no se les permita a las personas llegar a su destino o buscar el asilo de los Estados Unidos porque principalmente los motivos que plantean, “en un 95 por ciento de los casos”, son situaciones de seguridad. 

Precisó que devolverlos a sus lugares de origen sería “ponerlos en la cruz”, ya que –según los mismos testimonios de migrantes– son perseguidos, amenazados y asesinados, preciso.