Estado
Ciudad Juárez

Hartos, por retrasos en obras del Estado

Rezago trastorna la vida de miles de usuarios, obligados a rodear varios kilómetros para cruzar una sola avenida

Omar Morales / El Diario

Luz del Carmen Sosa
El Diario de Juárez

domingo, 03 enero 2021 | 10:10

Ciudad Juárez.-  El rezago en las obras que conforman el “Corredor Multimodal Francisco Villarreal” ha trastornado la vida de miles de usuarios que, desde hace más de un año, son obligados a modificar sus rutinas sólo para trasladarse de sus hogares a sus centros laborales y viceversa.

“Ni caminando, ni en auto”, explotó Marcela, quien la mañana del primero de enero trató de llegar a la farmacia para comprar las lancetas que utiliza para medir el nivel de azúcar de su madre diabética.

Su molestia fue dirigida a los trabajadores del paso deprimido en la avenida De las Torres y Santiago Troncoso, obra que forma parte del corredor multimodal.

Las desviaciones, se quejó, obligan a todos los automovilistas a rodear varios kilómetros para cruzar una sola avenida.

Aunque el proyecto tiene como objetivo “mejorar las condiciones de vida de las personas”, como aseguró el gobernador Javier Corral el pasado mes de febrero al arrancar la construcción del paso superior a desnivel oriente-poniente, las obras han mantenido atrasos impactando de manera negativa a los guiadores.

La obra, informó Gobierno del Estado en agosto de 2019, incluye pasos a desnivel (superiores e inferiores) y una gaza vial (un paso a desnivel en curva) que conecta el bulevar Juan Pablo II con la avenida Francisco Villarreal Torres.

En el caso de Marcela, quien radica en la calle Séptima de la colonia Torres del PRI, anteriormente sólo tenía que esperar un cambio de semáforo para llegar a la farmacia, situada en De las Torres y Santiago Troncoso, un conflictivo crucero.

Para su mayor molestia, ese día los empleados de la construcción gozaron del día de asueto.

Esta obra quedó a cargo de la Constructora y Proveedora Fuentes S.A. de C.V., en asociación con la Constructora Norte-sur por un monto de 58 millones 829 mil 105 pesos con IVA, y aunque las empresas han empleado una mejor señalética, circular por esa zona de noche es altamente peligroso,

asegura la entrevistada.

El Diario ha documentado desde los procesos de licitación hasta la realización de la obra, observando que la conclusión del proyecto general se prolongará hasta el segundo semestre del 2021, ya que el mismo presenta retrasos y hasta sobrecostos.

Ayer se buscó una entrevista con el titular de la Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas (SCOP), Gustavo Elizondo Aguilar, sin embargo no fue localizado.

Anteriormente se informó que del corredor multimodal, obra que el Estado impulsó poco antes del final de la presente administración, se han entregado sólo tres de los diez pasos inferiores y elevados contemplados: el puente Arizona, la gaza “Héroes de la Salud” y el cuerpo poniente del “Chihuahua Adelante”.

El primero, ubicado en el bulevar Juan Pablo II y calle Arizona, fue realizado por Teporaca Constructora e inaugurado el pasado 16 de mayo, 81 días después del plazo límite, estipulado para el 25 de febrero de 2020, implicando el costo de 41 millones 292 mil 517 pesos. La obra es identificada ahora por los ciudadanos como “el

puente chueco” a causa de los defectos del mismo.

Respecto a la gaza, que une al bulevar Juan Pablo II y la avenida Francisco Villarreal Torres, su construcción duró más de un año y fue necesario modificar el proyecto original, por lo que al final quedó una vialidad de confusa circulación.

La constructora Rascón, S.A. de C.V., en asociación con Grupo Koraachi, S.A. de C.V., fue la responsable del proyecto que inicialmente costaría 45.6 millones de pesos y al cabo de un año aumentó a 51.9 millones de pesos.

El 17 de octubre del 2020 entró en funcionamiento el Paso Superior “Chihuahua Adelante” que tuvo un costo de 36.3 millones de pesos. El presupuesto autorizado para este puente fue de 31 millones 348 mil 625.76 pesos y fue entregado siete semanas después de la fecha programada por la Constructora Santa Rosalía.

Los juarenses han bautizado la obra como el “lavadero” por lo disparejo del pavimento.