Estado

Hay conformidad en diócesis por continuidad de prohibiciones sanitarias

'Estamos conscientes de la situación que estamos viviendo y por ello estamos dispuestos a seguir cumpliendo'

Cortesía / Obispo Juan Manuel González

Manuel Quezada Barrón/ El Diario

martes, 01 septiembre 2020 | 09:53

Chihuahua- El obispo de la Tarahumara, Juan Manuel González, dijo ayer que hay conciencia de la situación que se vive en la entidad por la pandemia del Covid-19, y por ello, están dispuestos a seguir cumpliendo con las disposiciones de la Secretaría de Salud de abrir templos al 15 por ciento de su capacidad en el centro y sur de la entidad.

Precisó que la prohibición de los sacramentos como el matrimonio, bautismo, confirmación, así como celebraciones de 15 años que ha impuesto la autoridad, se debe más que todo a que conllevan a convivencias familiares y el riesgo a la salud que pueda implicar.

“Estamos conscientes de la situación que estamos viviendo y por ello estamos dispuestos a seguir cumpliendo con las disposiciones de la Secretaria de Salud y con los protocolos ya dados por la Conferencia Episcopal Mexicana”, señaló el obispo de la Tarahumara.

Juan Manuel González dijo que, ante la restricción de algunos sacramentos, siguen pidiendo la paciencia que sea necesaria, de parte de los fieles. 

Señaló que la situación es temporal y aunque no saben cuánto tiempo más se lleve, “tenemos la esperanza de que ya sean pocos los días de que en la nueva normalidad se puedan celebrar nuevamente los matrimonios, celebraciones de quince años, presentaciones al templo, graduaciones, entre otros”.

El obispo de la Tarahumara pidió oraciones por todos los enfermos, así como por aquellos que se dedican al cuidado de la salud de la población.

A su vez, el gobernador de Chihuahua, Javier Corral informó ante feligreses durante una gira de trabajo por Ciudad Juárez, que los templos de culto religioso podían abrir a partir de ayer con aforo de 15 por ciento en la Región Chihuahua que permanece en semáforo naranja y con el 30 por ciento en Región Juárez que pasó a color amarillo.

Precisó que hablaba de templos o instalaciones para asambleas religiosas que no sean mayores de un aforo de 900 o mil feligreses, ya en cupos mayores el Consejo Estatal de Salud establece el mecanismo del protocolo.

Señaló que no todas las iglesias pueden tener las adecuaciones como lo pide el control sanitario y muchas no tienen espacios ventilados, incluso hay templos con una sola entrada.

 “Para ello vamos a tener un protocolo que está analizando el Consejo Estatal de Salud”, agregó.

Ante vecinos de Pradera Dorada, feligreses de la parroquia de Nuestra Señora de la Paz, dijo que nada más van a encargar mucho que todos ayuden a cuidar que se cumpla el protocolo sanitario “porque de ahí depende la vida de todos”.

 El titular del Ejecutivo estatal dijo que de acuerdo a estos protocolos se permite el culto religioso esencial o básico: las misas; lo que no está permitido todavía es la celebración de bautizos, quince años, bodas y primera comunión “porque inmediatamente lo que generan es la fiesta”.

Destacó que la reapertura será cuidadosa, paulatina y con mucha seguridad en acuerdo con obispos, sacerdotes y líderes evangélicos.

Finalmente dijo que ellos han confirmado que están preparados y de acuerdo con los protocolos.