Estado

Ignoró nuevo secretario de Salud orden de regresar camionetas

Eduardo Fernández Herrera, antes administrador de la FGE, decidió 'aprovecharlas' sin pagar

De la Redacción/El Diario

domingo, 02 agosto 2020 | 17:06

Chihuahua.- Fuentes al interior de la Fiscalía General del Estado revelaron ayer que las cuatro camionetas blindadas tipo Suburban modelo 2019 no fueron del agrado de Juan Manuel Escamilla, jefe de escoltas del gobernador Javier Corral, quien ordenó regresarlas. 

Sin embargo el hoy secretario de Salud, Eduardo Fernández Herrera –anterior administrador general de la FGE- optó por usarlas el mayor tiempo posible sin liquidarlas. 

Las unidades están valuadas en once millones de pesos y fueron entregadas a dicha institución por parte de la empresa moral “Blindajes del Centro S.A. de C.V. Los funcionarios entrevistados, quienes pidieron la reserva de sus generales, explicaron que originalmente dos de las camionetas iban a ser para la oficina del gobernador, la tercera para la Comisión Estatal de Seguridad y la cuarta para la Fiscalía. 

“Cuando llegan las camionetas se le entrega la suya al entonces comisionado Óscar Alberto Aparicio y como recién llegaba también el nuevo secretario de Seguridad Estatal (Emilio García Ruiz) se le dio la de Fiscalía al secretario”, detallaron los informantes. 

O sea que la Fiscalía no se quedó con ninguna camioneta, pero fue cuando le entregaron las dos camionetas blindadas al área del gobernador, cuando a Juan Manuel Escamilla no le gustaron y “le puso peros, les busco detalles y dijo que no las querían, que las regresaran todas (las cuatro)”. 

Dijeron que Eduardo Fernández no hizo las gestiones a tiempo, ni solicitó se atendieran los detalles de pintura o cromados que alegaba Escamilla, y las camionetas las siguieron usando. 

“La camioneta que traía Aparicio ahora la usa la escolta del secretario García Ruiz, cuando los vehículos blindados son para protección de funcionarios y es absurdo que la escolta de dicho secretario traiga la camioneta blindada porque su obligación es reaccionar en caso de una agresión, si van en una blindada pues simplemente no pueden ni accionar sus armas para repeler una agresión”, agregaron. 

También es indebido que la escolta del secretario traiga mejor vehículo que el propio gobernador, dijeron. Ahora el problema es que con la separación de la SSPE de la FGE, quién debe pagar las camionetas es la Secretaría de Seguridad Pública y pues simplemente no tiene recursos, “y como no hay dinero argumentan fallas en las camionetas para iniciar un juicio de revisión para devolverlas, pero mientras las siguen usando indebidamente”, denunciaron a través de El Diario.

“La pretensión de Eduardo Fernández es usarlas lo más que se puedan, irse a juicio para regresarlas y liberarse de la obligación de pagarlas argumentando que no tienen las calidades ofrecidas. Si las camionetas no cumplieran los requerimientos de seguridad simplemente no las usarían. Lo que sucede es que no hay dinero y quieren aprovecharse usándolas sin pagarlas”, abundó la fuente. 

Los funcionarios entrevistados por este medio de comunicación, señalaron que si la pretensión del gobierno panista era devolver las cuatro camionetas, Eduardo Fernández debió resguardar las camionetas y retirarlas de la circulación para preservarlas, pero incurrió en responsabilidad al permitir el uso, dotarlas de gasolina y además asignar vehículos a otras áreas (Luis Fernando Mesta y Ulises Pacheco), en la Secretaría General de Gobierno y en el Secretariado Ejecutivo del Sistema Estatal de Seguridad Publica, respectivamente.