Estado

‘Impunidad es la que sigue matando mujeres’

En protesta llena de dolor reclaman asesinato de Isabel Cabanillas, activista y artista

Gabriel Cardona/El Diario de Juárez
Fernando Méndez/El Diario de Juárez
Fernando Méndez/El Diario de Juárez
Fernando Méndez/El Diario de Juárez

Hérika Martínez Prado
El Diario de Juárez

lunes, 20 enero 2020 | 11:58

Ciudad Juárez— En Ciudad Juárez la impunidad histórica y la falta de prevención es lo que sigue matando mujeres; es lo que mató a la activista y artista local Isabel Cabanillas de la Torre, de 26 años de edad, reclamaron ayer cientos de fronterizos en un movimiento de homenaje y de protesta por su asesinato. 

Isabel era madre de un niño de aproximadamente cuatro años de edad; era pintora, diseñadora de ropa y siempre luchó contra la violencia de género y el feminicidio en Ciudad Juárez como parte del colectivo Hijas de Nuestra Maquilera Madre y el año pasado formó parte de un proyecto especial de la Red Mesa de Mujeres de Juárez.

Fue atacada a balazos la madrugada del sábado después de salir de un bar ubicado en la calle Ramón Corona, en la zona Centro, cuando viajaba en su bicicleta hacia su casa. De acuerdo con las autoridades, su cuerpo fue encontrado a las 2:47 de la mañana en la calle Inocente Ochoa, entre Francisco I. Madero y Progreso, con dos impactos de bala, uno en la cabeza y otro en el pecho. Junto a su cuerpo estaba su bicicleta.

“La impunidad es la que sigue matando mujeres en Ciudad Juárez… la no prevención. Y la no prevención corresponde a los gobiernos municipal, estatal y federal; no hay políticas de cuidado, no hay un cambio estructural para acabar con la violencia de género, con el patriarcado. Cada día es una más, una más”, reclamó Yadira Cortés, de la Red Mesa de Mujeres, donde participó Isabel de septiembre a diciembre del año pasado. 

Entre lágrimas y “con el alma destrozada”, activistas, familiares y amigos de Isabel se reunieron en el Monumento a Benito Juárez, donde colocaron mantas y cartelones con leyendas como “Ni una más”, “Isabel Cabanillas, tu muerte será vengada”, “No somos carne de cañón”, “Amlo, Corral, Cabada, tiene las manos manchadas (con el dibujo de dos manos llenas de sangre)”, y “¿Dónde están?, las queremos de regreso, no hay porqué callar, ni tampoco olvidar, no es una cifra más, es mi hermana Isabel que conmigo ya no está”.

Durante la manifestación, cerca de 20 unidades de la Policía municipal cerraron la calle Vicente Guerrero y alrededor de 50 agentes rodearon la plaza del Monumento.

Después de manifestarse en el Monumento unas 400 personas marcharon con cruces rosas y gritos de consignas por las calles Constitución y 16 de Septiembre hasta llegar a la calle Ramón Corona, donde pasaron por el bar donde fue vista por última vez la joven.

Escoltados por más de una docena de municipales, siguieron hasta la calle Inocente Ochoa, donde a pesar de que los vecinos lavaron la banqueta, todavía se apreciaban los rastros de sangre junto a la pared. Ahí, colocaron una cruz rosa con su nombre, pusieron una veladora y un ramo de flores blancas. Y escribieron sobre la pared “aquí fue asesinada Isabel Cabanillas”, junto a la palabra justicia.

Entre lágrimas, la activista Lydia Graco le prometió justicia a su compañera de causas, “te fallé Isa, te debo tanto, te debo todo. Luchabas contra el feminicidio, trata, desaparición; siempre apoyaste las causas, nos pedías que te estuviéramos informando en cómo poder apoyar, en qué hacer, nos abrazabas y dabas besitos, eras tan pura, tan llena de vida. Te fallé, te fallamos”, le escribió. 

Isabel “era artista, empezó a intervenir piezas de ropa, hacía réplicas de arte; era muy hábil, nunca había tomado clases de pintura y comenzó a tomarlo como terapia ocupacional… Era bien amorosa, todo el tiempo estaba abrazándote y sonriendo, y te decía tantas cosas bonitas… siempre estaba bailando, brincando, aprendiendo cosas nuevas”, recordó una de sus amigas, quien vestía un vestido creado por ella.

“Siempre participó en todas las movilizaciones, era bien solidaria y sororaria, siempre bien noble. Duraba muy poquito tiempo molesta con alguien, era bien noble. El arte fue su manera de comenzar a subsistir, luego empezó a hacer intervenciones en murales y estaba empezando a hacer retratos”, narró.

Como ella, varios de los manifestantes le rindieron homenaje, con las prendas que ella misma pintó, como chamarras, vestidos y playeras. 

“Me da mucho miedo que por el tipo de características sea uno de esos casos en los que nunca sabes por qué ni qué pasó, eso deja mucha angustia, no entender por qué. De verdad ella no tenía absolutamente a nadie que quisiera hacerle daño o lastimarla”, dijo su amiga.

Isabel Aguilera, de la Red Mesa de Mujeres, también reclamó a las autoridades la falta de seguridad que sigue matando mujeres.

“La mataron de una manera cobarde, de una manera injusta, porque ahí se demuestra una vez más que no podemos caminar por las calles a ninguna hora, que no es nuestra ropa, no es nuestra vestimenta, no es por donde andemos. Es la violencia que existe en todas partes, a todas horas, que no se fija, que toma a las mujeres nada más porque sí”, dijo la trabajadora social. 

Dijo que “ella era una mujer joven, con un hijo, activista, defendiendo los derechos humanos de todas las mujeres. Es injusto, se siente mucho dolor y mucha impotencia; aquí están nuestras autoridades amotinadas, ¿ahorita para qué? Si no están donde se les necesita”, reclamó y exigió una investigación profunda sobre su muerte. 

“Era una mujer empoderada, activista, que defendía los derechos de las mujeres. Madre, hija, hermana, vecina. Era una mujer que pudimos ser cualquiera de las que estamos aquí presentes”, lamentó Yadira Cortés. 

“Me daba miedo pensar en la muerte, desvanecerme, dejar de existir, pero hoy salí al parque porque me sentía triste, abrumada; me recosté en el pasto… noté que había un cabello mío ahí… Cuando yo muera probablemente ese cabello azul se paseará junto con el aire y será como si yo siguiera aquí”, escribió Isabel en su perfil el 29 de diciembre pasado.

La identificación de su cuerpo la hicieron ayer sus familiares mediante una serie fotográfica y, mientras que sus amigas y compañeras activistas exhortaron a la comunidad a denunciar si fueron testigos de su asesinato, la Fiscalía Especializada de la Mujer (FEM) informó que “se sigue una serie de investigaciones” pero hasta ayer no se determinaba el móvil del crimen. 

Ya por la tarde el gobernador Javier Corral condenó el homicidio de la activista en su cuenta de Twitter prometiendo que “habrá justicia y este cobarde crimen no quedará impune”.

hmartinez@redaccion.diario.com.mx