Estado

Inhuman 50 cuerpos en el panteón San Rafael de Ciudad Juárez

En total, durante este mes se contempla sepultar 150 personas que murieron por distintas causas y que no fueron reclamadas

Cortesía

Luis Carlos Cano
El Diario de Juárez

sábado, 23 mayo 2020 | 18:00

Ciudad Juárez— Los cuerpos de 50 personas que estaban en calidad de desconocidas en el Servicio Médico Forense fueron inhumados este sábado en el panteón San Rafael, por personal de la Dirección de Servicios Periciales y Ciencias Forenses.

En total, durante este mes se contempla sepultar 150 personas que murieron por distintas causas y que no fueron reclamadas, entre ellas 108 del sexo masculino, 7 del femenino, 28 fetos y 6 restos humanos, dio a conocer la Fiscalía General del Estado en un comunicado.

Se informó que en apego a la normativa de salud y judicial, y como parte de los convenios de colaboración, personal de Servicios Periciales llevó a cabo las diligencias correspondientes en coordinación con el Ministerio Público, el Registro Civil, el Gobierno Municipal y funerarias.

La mayoría de estos cuerpos ingresaron al Servicio Médico Forense en el 2019, pero había algunos restos que permanecían en resguardo desde el 2014.

Se dio a conocer que entre las causas de muerte de las personas sepultadas este sábado se encuentran 23 por causas naturales; es decir, fallas orgánicas, enfermedades y abandono social en hospitales o casas;  10 murieron por hechos violentos; 9 por una causa indeterminada; 4 por hechos de tránsito, especialmente atropellos; 1 por suicidio; 1 por sobredosis; 1 por quemaduras y 1 asfixia por sumersión.

En todos los casos, a estos cuerpos se les practicaron estudios de identificación como lofoscopía, medicina, química, odontología, antropología y genética para la obtención de perfiles y señas particulares que permitan establecer su identidad.

Cada cuerpo fue inhumado individualmente, además de que se hizo un registro del mismo en el Sistema de Ingreso y Egreso de cadáveres, fotografías, estudios necesarios y localización en el panteón, por si en el futuro sus familiares los reclaman.