Estado

Juárez: dan pan a los más necesitados

A pesar de sus carencias, el refugio Arca de Noé hace lo posible para conseguir alimentos a 45 hombres adultos mayores, enfermos mentales o en situación de calle

Verónica Domínguez/
El Diario

martes, 11 febrero 2020 | 21:20

Tres parrillas amarradas con alambre sobre unos bloques de concreto improvisan una estufa dentro de una cocina que aún está en construcción pero que sirve para preparar alimentos a 45 hombres en el refugio Arca de Noé, ubicado en la colonia Buenos Aires, al sur de la ciudad. 

En la cocina, a la que le faltan dos paredes y cuyo techo es de lámina, se elaboran los pocos alimentos que se consiguen y se reparten entre los que menos tienen.

El mismo panorama de carencias se aprecia en los dormitorios, en los que adultos mayores, personas con enfermedades mentales o en situación de calle duermen sobre colchonetas, camas hechas de concreto o sobre muebles. 

“Algunos de los internos fueron traídos por la familia porque ya no encontraban la manera de que cambiaran por los problemas de drogas, alcohol, esquizofrenia, bipolaridad; a los adultos mayores los abandonan sus familias”, comentó Alberto Rosales Espinoza, director del refugio.

La falta de recursos económicos les ha impedido instalar en las recámaras líneas para colocar cilindros de gas, por lo que cuentan con calentones tipo español.

Anteriormente el refugio contaba con literas, pero debido al tiempo de uso debieron quitarlas y hacer las camas con planchas de cemento y barrotes para que fueran más duraderas. 

Les urgen alimentos

Para cocinar usan leña, y aunque hace unas semanas compraron una estufa de segunda mano aún no han podido utilizarla.

Rosales Espinoza dijo que es por medio de donaciones que adquirieron un refrigerador, pero les faltan utensilios de cocina y muebles en todo el lugar.

“Nos faltan muchas cosas, pero lo que más necesitamos son alimentos, sólo tenemos para tres días; tampoco tenemos productos de limpieza como jabón para lavar ropa. Aquí tengo personas con enfermedades mentales que usan pañales y como ya no sirve la lavadora a veces se tiene que tirar la ropa”, dijo.

En el albergue se atienden a dos personas que se encuentran en sillas de ruedas, pero debido al uso ya están en malas condiciones.

Arca de Noé nació en octubre del 2006, en un cuarto de 10 por 20 metros de construcción y que ahora es el recinto de oración para los usuarios.

Conforme pasó el tiempo el director y su esposa Sandra López buscaron recursos por medio de donaciones para acondicionar una casa que estaba en unas tapias frente al templo y que ahora son el hogar también de personas que son repatriadas de Estados Unidos, que presentan problemas de drogadicción o alcoholismo, explicó el encargado.

Debido a que la población ha incrementado tuvieron que habilitar la sala y una sección del patio para usarlos como recámaras.

Rosales Espinoza contó que se ha dedicado a esa labor porque estuvo en la cárcel por cinco años por delitos contra la salud, fue ahí en donde tuvo la enseñanza espiritual y al salir hizo la promesa de apoyar a las personas más necesitadas.

El encargado del refugio fue fundador en 1992 del Centro Libres en Cristo del Centro de Reinserción para Adultos (Cereso), por lo que su enseñanza cristiana la llevó a la comunidad que ahora atiende.

En el refugio también se les brinda apoyo espiritual tres veces al día, y cuando alguna persona enferma, el Hospital General le brinda apoyo, explicó el encargado.

“Nos queda muy poco de comida, son 45 hombres pero a veces también recibimos mujeres a los que se les da almuerzo, comida y cena; la verdad aquí es un lugar muy pobre y necesitamos de la colaboración de la comunidad para poder mejorar las condiciones de vida de ellos”, manifestó el encargado del refugio.

Arca de Noé se localiza en la calle Loma Negra número 405, de la colonia Buenos Aires.

Si usted quiere ayudar puede llamar al (656) 215-47-67. (Verónica Domínguez/El Diario)

vdominguez@redaccion.diario.com.mx