Estado

Le matan a su hija y a cuatro nietos, y no califican como víctimas, según la CNDH

'No entiendo que debe de pasar para que termine esta era de sangre y dolor', cuestionó Adrián LeBaron Soto en redes sociales

Tomada de internet / Adrián LeBaron Soto

Salvador Castro
El Diario de Juárez

jueves, 01 julio 2021 | 21:06

Ciudad Juárez— “Acribillan y quemaron a mi hija y cuatro nietos. Mi comunidad ha sido perseguida, secuestrada, vivimos a la sobre del crimen y hoy la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH)  me dice que no calificamos como víctimas. No entiendo que debe de pasar para que termine esta era de sangre y dolor”, escribió Adrián LeBaron Soto a través de redes sociales.

Este día en un comunicado, Adrián LeBaron Soto y Betsheba Shalom Tucker dieron a conocer fueron informados vía correo electrónico por parte de la Comisión Nacional de Derechos Humanos sobre la negativa para aceptar a trámite su queja interpuesta el pasado 4 de mayo, misma que dirigieron a su titular María del Rosario Piedra Ibarra. 

Indican que dicha negativa la justifican aludiendo que desde el 7 de noviembre de 2019 de oficio iniciaron por su cuenta un expediente, “con motivo de las agresiones de las que fueron víctimas familiares del señor Julián LeBaron,” refiere el documento firmado por Rosalinda Morales Garza, Directora General de Investigación de la Sexta Visitaduría de la CNDH.

“Siendo el expediente CNDH/6/2019/101124/Q donde nos afirman que ya constan diversas medidas cautelares y los informes que en su momento se requirieron a las autoridades consideradas como responsables durante los eventos del 4 de noviembre de 2019, cuando nueve mujeres y niños de nuestra comunidad fueron asesinados, entre ellos nuestra hija María Rhonita LeBaron de Miller, así como nuestros nietos menores de edad Howard Jacob Miller, Jr  (12 años); Krystal Bellaine Miller (10 años); Titus Alvin Miller  (8 meses); Tiana Gricel Miller  (8 meses)”, señalan.

Mencionan que dicho comunicado oficial a que se refieren, ya lo había sido anunciado por Martha Garrido y Enrique Vega perteneciente a la Sexta Visitaduría, personas con quienes ayer se entrevistaron en las instalaciones de la propia CNDH, precisamente para saber los avances en nuestra queja. 

Señalan que durante dicha reunión que duró cerca de dos horas, tuvieron que explicar a detalle su dolor por la pérdida de su hija y nietos, explicar a detalle lo ocurrido el día de la masacre y “se nos constriño para justificar las razones que nos llevaron a levantar la queja que pretendimos hacer valer ante ellos. Fue hasta que se dieron cuenta que no nos harían desistir, que nos hicieron saber de la existencia del expediente previo del cual nunca antes fuimos enterados, ni los suscritos ni el propio Julián LeBaron a nombre de quien refieren iniciaron las investigaciones, pues al comentarle la situación él nos afirma que hasta el momento aún desconoce de la existencia de tales indagatorias, ya que la CNDH nunca se lo contactó para efecto de informarle respecto de las mismas”, expresan. 

Indican que de forma igualmente tajante, les hicieron saber que a los suscritos no se les brindaría acceso al expediente donde constan las investigaciones sobre la muerte de su hija y de sus nietos, pues quien en todo caso podría recibir información es el viudo de su hija quien ahora vive en el extranjero y que por ahora no desea volver a México dado el dolor que aún le aqueja por la forma en fueron asesinados su esposa e hijos.

“Igualmente, se nos indicó, que la única forma en que podríamos llegar a ser considerados como víctimas por parte de la CNDH, es si obteníamos la inscripción en el Registro Nacional de Victimas que pertenece a la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas del Gobierno Federal, por lo que nos instaban a retirarnos y realizar el trámite respectivo para obtener nuestro registro ante la CEAV y que mientras tanto eso pase no se nos brindaría mayor información respecto al contenido del expediente ni se iniciaría uno nuevo con nuestra queja pues la misma se había glosado al ya existente” ,señalan.

Agregan que ante tales circunstancias, consultando con sus familiares, amigos y asesores de confianza, sobre lo que debemos hacer ante el escarnio y revictimización que se nos ha colocado por parte del personal a cargo de María Rosario Piedra Ibarra, aquellos los alientan y brindan su apoyo para seguir adelante con su lucha, incluso los ayudaron a redactar un escrito que les gustaría compartir en este espacio, pues al no contar con personalidad ante la CNDH no lo pueden entregar de manera oficial y tal vez al leerlo en este espacio, logren hacer cambiar su postura y los acepten como victimas ante la pérdida de sus seres queridos.