Estado

Les gritó a sicarios que no mataran a los niños

Vecinos de Kimberly, la niña de tres años que falleció luego de que el vehículo en el que viajaba junto con su padre y su hermanito fue atacado a balazos, aseguran no poder creer lo que ocurrió

El Diario de Juárez

jueves, 01 agosto 2019 | 15:55

Ciudad Juárez.- Con lágrimas y un semblante de tristeza, vecinos de Kimberly, la niña de tres años que falleció  luego de que el vehículo en el que viajaba junto con su padre y su hermanito fue atacado a balazos, aseguran no poder creer lo que ocurrió.

“Nos sentimos mal porque todavía dijéramos ‘nosotros sabemos que anda en malos pasos’, pero eran inocentes y, además, llevarse a una bebé, porque era una bebé, y ni modo que dijeran ‘el carro estaba polarizado’, porque no estaba polarizado, bien vieron a los niños y como dicen, él les gritaba que dejaran a los niños”, platicó un grupo de vecinos de la calle donde viven los padres de la menor.

En los hechos ocurridos la noche del miércoles en la calle Vista Ojo de Laguna, perdió la vida Kimberly Sandoval Reyes de tres años de edad quien viajaba en el asiento del copiloto de un auto compacto Honda Civic gris con placas de Nuevo México, su padre de 23 años de edad resultó lesionado, y su hermano, de aproximadamente cuatro años resultó con lesiones en las piernas ocasionadas por los vidrios de la unidad.

A unos metros de ahí, Kimberly vivía con sus padres y su hermanito, en otra casa los abuelos paternos y en la misma cuadra los maternos, por lo que los vecinos aseguran que tanto al papá como a la mamá de la pequeña los conocen desde que eran niños, es decir desde hace unos 15 años, cuando se fundó la colonia.

El padre de la niña, al igual que el abuelo, son choferes de transporte de personal de maquiladora y aseguran que lo que más les sorprende es que es un joven tranquilo que se dedica a trabajar y a estar con su familia. 

 “Es lo que nosotros no nos explicamos, porque a nosotros nos consta que él no andaba en malos pasos, el nomás se la pasaba en su casa,  él no salía más que cuando le tocaba hacer el viaje porque el camión ese que está ahí enfrente es el que traía él, entonces nosotros estamos de que qué traen contra los choferes porque después de que pasó, supimos que mataron a otro chofer de otra maquila”, comentó una vecina.

Comentaron que, debido a que  la familia de ambos padres vive en la misma cuadra y eran conocidos de todos durante muchos años, todo el fraccionamiento  está de luto.

“Me pongo en sus zapatos porque yo ya se lo que es perder a un hijo y yo me estaba volviendo loca la verdad, no quiero ni imaginarme cómo se siente”, menciona otra vecina de la misma calle.

“Yo los conozco desde hace 15 años que llegamos aquí, de hecho es más o menos lo que tiene el fraccionamiento, desde que era un muchachito”, platicó otro de los vecinos.

Afuera de la  casa donde viven los papás de Kimberly se observan dos camiones de transporte de personal, las viviendas de los abuelos paternos y maternos también lucían solas hoy, los vecinos mencionan que algunos de los familiares se encuentran en el hospital y otros realizando los trámites funerarios de la pequeña.

“Muy bonita niña, nos sentimos mal, tristes, la muchacha se la pasaba aquí con su mamá, ellos eran unas personas que no se metían con nadie, nomás salían al trabajo, a venir con la mamá porque de hecho donde viven no tienen agua y ella venía a lavar aquí con su mamá y el muchacho el camión lo lavaba ahí con el papá, era lo único que hacían, la muchacha trabaja en la maquila en el segundo turno, entre ellos cuidaban a los niños”, platicaron.

Los cordones rojos aún se encuentran en el lugar, inician en la escuela primaria que está en la esquina, donde ocurrieron los hechos.

“El niño tiene como entre 5 y 6 años, dice que venían de ver a su tía y cuando loa rebasó una troca roja, pero también andaba un carro rojo y dice una vecina que tres hombres cuando vieron las patrullas salieron corriendo para allá arriba de las escaleras”, comentó una de ellas señalando las escaleras que suben a la parte alta donde topa la calle.

“La vamos a extrañar, los niños le ayudaban a él a lavar el camión, vamos a sentir feo no verlos lavándolo junto con él”, mencionó una vecina con la voz entre cortada.