Estado

‘Levantaron’ migrantes vivienda de pastora a cambio de amenazas y engaños

Juez de Control validó la carga probatoria expuesta por la Fiscalía de Distrito Zona Norte, y emitió auto de vinculación a proceso en contra de Velia H. G.

Cortesía / Migrantes trabajando en una obra
Cortesía / Los menores llenaban botellas de plástico con arena
Cortesía / Migrantes trabajando en una obra
Cortesía / Migrantes trabajando en una obra

Hérika Martínez Prado
El Diario de Juárez

miércoles, 03 agosto 2022 | 15:17

Ciudad Juárez— La pastora Velia H. G., directora del albergue Aposento Alto, amenazaba a los migrantes con correrlos e interferir en su proceso legal migratorio para que no pudieran lograr el asilo en Estados Unidos, si no hacían labores de construcción tanto en el albergue como en su casa y la de su hija, de acuerdo con la investigación de la Fiscalía General del Estado.

Ayer, un Juez de Control validó la carga probatoria expuesta por la Fiscalía de Distrito Zona Norte, y emitió auto de vinculación a proceso en contra de Velia H. G., como presunta responsable del delito de trabajos forzados contemplado en la Ley General Para Prevenir Sancionar y Erradicar los Delitos en Materia de Trata de Personas y la Atención a Víctimas.

Los hechos de los que se le acusa, establecen que durante el periodo del mes de octubre del 2021 al mes de abril del 2022, al fungir como encargada del albergue Aposento Alto, ubicado en la colonia Lomas de Poleo en Ciudad Juárez, obligó a un grupo de seis migrantes a realizar trabajos forzados de construcción y albañilería en su beneficio”, informó la autoridad investigadora.

Durante la continuación de la audiencia inicial de la causa penal 4334/2022, se reveló que para cometer el acto ilícito, amenazaba a las víctimas con correrlas del albergue o bien interferir en su proceso legal migratorio, “provocando con ello que se sometieran a condiciones injustas, mismas que en todo momento atentaron en contra de su dignidad humana”.

Se dijo que “las diligencias de investigación y litigación efectuadas de manera minuciosa y pormenorizada por la Unidad Especializada en Delitos de Violencia Familiar Delitos Sexuales, Contra la Familia y Trata de Personas, fueron determinantes para que el órgano jurisdiccional emitiera la resolución jurídica con la ratificación de la prisión preventiva como medida cautelar, fijando un plazo de tres meses para el cierre de la investigación”.

Dos mujeres migrantes han narrado también a El Diario, vía telefónica desde Estados Unidos, que la pastora las obligaba a realizar labores de limpieza en su casa, bajo el argumento de que por ser migrantes tenían que hacerlo; sin importar que ellos pagaban una cuota de 200 pesos semanales por dormir en el albergue.

También aseguraron que las obligaba a poner a sus hijos a realizar labores como llenar botellas de arena para la construcción, diciéndoles que no podían hacer de ellos “unos buenos para nada”.