Estado
Piden apoyo a las autoridades

Llega violencia a espacios seguros para migrantes

Han liberado a 67 plagiados por ‘coyotes’ este año

Hérika Martínez Prado / El Diario de Juárez / Un Elemento de la Guardia Nacional en un albergue

Hérika Martínez Prado
El Diario de Juárez

jueves, 21 abril 2022 | 08:20

Ciudad Juárez.- Al menos 67 migrantes secuestrados por ‘coyotes’ o ‘polleros’ han sido liberados por la Secretaría de Seguridad Pública Municipal (SSPM) durante este año, pero la violencia ha llegado también a los espacios “seguros”, ya que hace unos días un grupo de hombres ingresó a un albergue para esconder sus armas y después huir.

De acuerdo con los migrantes, que esperan en Ciudad Juárez el fin del Título 42, que mantiene desde hace dos años la frontera cerrada para la migración, los hombres armados irrumpieron en el lugar durante la noche del 29 de marzo, y después de ocultar sus armas escaparon por las bardas traseras. 

Al pedir el apoyo de las autoridades, acudieron elementos de la Secretaría de Seguridad Pública Estatal (SSPE), quienes esa noche encontraron un arma corta que habían dejado los delincuentes escondida. 

Debido al miedo de que fueran a regresar, los mexicanos y extranjeros se organizaron para realizar guardias y mantenerse despiertos hasta el amanecer, pero en la mañana encontraron dos armas largas más escondidas, por lo que volvieron a pedir el apoyo de la policía estatal. 

Al menos tres unidades de la SSPE y un convoy de la Guardia Nacional acudieron al refugio humanitario para rastrear las habitaciones, lavadoras, coladeras y todo el edificio, cuyo nombre y ubicación son resguardados por motivos de seguridad de los propios migrantes. 

“El mismo director del albergue me llamó a mí y él se comunicó con la autoridad competente, tomaron conocimiento. No se trató de una agresión en contra de alguien propiamente, ni fue propiamente contra el espacio, pero sí varias personas se alarmaron, porque fue preciso que interviniera la policía, posteriormente, la Guardia Nacional, y obviamente le tocó tomar razón de lo ocurrido a la Fiscalía General de la República (FGR), porque se encontraron armas”, informó el coordinador del Consejo Estatal de Población (Coespo), Enrique Valenzuela. 

Dijo que también se acercó al espacio humanitario la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), que tomó razón del caso investigado por la autoridad federal. 

“Lo que nos ocupa a nosotros es primero que nada cerciorarnos que tome conocimiento la autoridad competente, a quien necesitamos, debemos dejar el antecedente. Por eso nosotros mismos instamos para que los mismos responsables de los albergues puedan reportar hechos irregulares o de esta naturaleza. Desde luego nos preocupa y nos ocupa la seguridad de los espacios humanitarios, porque es población vulnerable”, aseguró el funcionario estatal. 

Dijo que a Coespo le toca procurar las alianzas necesarias para poder apoyar a los espacios, para que puedan mejorar sus condiciones y cubrir las necesidades de las personas que alojan; “en este caso hay más cosas que hacer en materia de seguridad para salvaguardar la integridad del espacio”. 

Las autoridades no han respondido a las solicitudes de información sobre el caso, pero los migrantes aseguraron que han tomado mayores medidas para autoprotegerse dentro del albergue, mientras esperan a que Estados Unidos concluya con la orden de salud pública llamada Título 42, a través de la cual los migrantes son expulsados de manera exprés sin la oportunidad de solicitar asilo. 

“La inseguridad y violencia no han sido ajenas a las personas en situación de migración que llegan a Ciudad Juárez. Incluyendo a quienes se alojaban en albergues, quienes en varias ocasiones estuvieron a punto de ser levantados por supuestos grupos del crimen organizado y autoridades de gobierno, particularmente integrantes de la Policía municipal. Hechos que no se concretaron”, señala el “Diagnóstico de necesidades de acompañamiento Ciudad Juárez, Chihuahua”, realizado por el Servicio Jesuita a Migrantes (SJM) durante 2021.

El informe indica que los migrantes han sido víctimas principalmente de extorsiones y secuestros, además de revisiones arbitrarias, lesiones, robos, intentos de secuestro, detención arbitraria, trata de personas, desaparición forzada, homicidio, abuso de autoridad y revisión forzada. 

Y sus probables agentes agresores fueron principalmente las autoridades, el crimen organizado y los ‘coyotes’; el 78 por ciento fuera de los albergues, incluyendo inmediaciones, casas de renta, casas de seguridad, el aeropuerto, el desierto, el río Bravo y los centros de detención, en particular los secuestros, las extorsiones y las revisiones arbitrarias. El 22 por ciento restante de los hechos tuvo lugar al interior de los albergues.

“Realmente tenemos que preguntarnos si los albergues tienen seguridad, si estamos protegidos, si hay una red de seguridad. Es una población que está muy desprotegida”, señaló el sacerdote Francisco Javier Calvillo Salazar, director de la Casa del Migrante de Ciudad Juárez.

“¿Las autoridades están al pendiente de los migrantes? Yo creo que definitivamente no se le quiere poner el ojo, ni la atención. Y se le debe poner toda la atención, porque estamos hablando de personas, estamos hablando de seres humanos, y estamos hablando de niños y de mujeres. Pero, claro que no es lo mismo estar en una oficina que estar expuesto a un ambiente de violencia y del crimen organizado”, reclamó el activista religioso. 

Dijo que el albergue católico ya colocó cámaras de seguridad para evitar que los traficantes de personas se acerquen a los mexicanos y extranjeros que alojan actualmente, ya que buscan acercarse a los sitios donde se encuentran las personas en movilidad, muchas veces para tratar de engañarlas o poner en riesgo su vida. 

De acuerdo con la Policía municipal, aunque los migrantes rescatados de las casas de seguridad no han dado a conocer las cantidades que han pagado a los traficantes de personas por llegar hasta Estados Unidos, sí han asegurado que les estaban exigiendo a sus familiares entre 3 mil y 5 mil dólares más a cambio de su libertad.

En algunos casos fueron encontrados atados de pies y manos, y en otros eran resguardados en las casas de seguridad por hombres armados. 

Por ello, la Mesa de Seguridad y de Justicia de Ciudad Juárez hizo la solicitud a las autoridades de abordar las detenciones de personas que se dedican a lucrar con los migrantes.