Estado
Entrevista exclusiva con Cindy Nava

Llegó chihuahuense con 'camuflaje' hasta la Casa Blanca

De indocumentada, al Gobierno de EU. Rendirá protesta el próximo 18 de julio como asesora del Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano

Rocío Chacón / Colaboración
El Diario

domingo, 10 julio 2022 | 11:21

Primera de dos partes

De indocumentada a colaborar en la Casa Blanca, así es la historia de una niña chihuahuense que hace años fue llevada por sus padres a los Estados Unidos en busca del ‘sueño americano’ y el próximo 18 de julio, por nombramiento presidencial, rendirá protesta como asesora del Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano de ese país.

En entrevista exclusiva para El Diario, Cindy Nava relata cómo ha sido el camino para estudiar y desarrollarse en los Estados Unidos, pasar de ser inmigrante “sin papeles” hasta convertirse en ciudadana, colaborar con el Partido Demócrata, haber conocido al presidente Joe Biden y ahora trabajar en su administración.

A unos días de rendir protesta como asesora de la Casa Blanca y mudarse de su hogar en Nuevo México a Washington DC, orgullosa de sus logros, Cindy Nava platica que nació en Chihuahua con una mamá que creció en la colonia Cerro de la Cruz y un papá en la Campesina

 Su vida es descrita por ella misma como una ironía; está llena de miedos vencidos, esfuerzo y ganas de superarse.

Ocultó su origen por años y aprendió el inglés con tal perfección que nadie sospechaba de su situación migratoria; incluso llegó a colaborar como interna en la Legislatura estatal y el Gobierno de Nuevo México sin ser detectada, siempre bajo un interés profesional, y aunque nunca pudo acceder a un sueldo, su sueño siempre fue que un día llegaría a ser parte activa en la generación de cambios positivos en el país.

Era fácil el camuflaje, pues junto con el idioma, desde niña aprendió de la cultura, historia, leyes y letras de aquel país y aunque en casa con su familia mantenía costumbres mexicanas y el español, su formación académica era cien por ciento anglosajona.

A unos días de rendir protesta como asesora de la Casa Blanca y mudarse de su hogar en Nuevo México a Washington, D. C., orgullosa de sus logros, Cindy platica que nació en Chihuahua con una mamá que creció en la colonia Cerro de la Cruz y su papá en la Campesina. Sus abuelos son originarios de Santa Rosalía de Cuevas, municipio de Dr. Belisario Domínguez.

En el 2020 fueron cuatro miembros del Congreso federal, entre ellos la ahora secretaria del Interior de EU, Debra Haaland (en ese momento congresista) quienes pusieron el nombre de Cindy Nava como nominada para ocupar algún cargo dentro del Gobierno actual. En ese momento, Cindy aún era residente, sin embargo, tenía su mira puesta en obtener la ciudadanía, cosa que logró unos meses después en febrero del 2021.

Tras lo anterior fue que hace unas semanas Cindy recibió una llamada para hacerle la invitación de trabajo que indiscutiblemente aceptó. “Acepté el gran honor”, aseguró.

Tiene una larga trayectoria en el trabajo legislativo en Nuevo México, donde radica, pues por una década colaboró como interna dentro de la Legislatura local de ese estado sin sueldo y con su estatus migratorio oculto hasta que logró regularizar su situación y pudo ser remunerada.

Es impulsora de la educación, asesora en diferentes campañas, conferencista y tras el nombramiento del presidente Biden en este mes de julio se incorpora al equipo de asesores del Departamento de Vivienda en la Casa Blanca.

Siendo una niña, Cindy fue llevada por sus padres a Nuevo México, ahí hizo la primaria, terminó la preparatoria y con mucho esfuerzo logró concluir la carrera en Ciencias Políticas.

Por su inmigración desde la infancia y su buen comportamiento se benefició con el programa DACA, implementado por el Gobierno federal que otorgó permisos para laborar. Tiempo después obtuvo una residencia permanente y finalmente la ciudadanía.

Con el nombramiento, Cindy alcanza uno de sus mayores logros tras haber regularizado su situación migratoria.

El Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano (HUD, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos es responsable de los programas enfocados para subsanar las necesidades de vivienda de la nación en comunidades de bajos recursos, así como abrir las oportunidades de equidad y el desarrollo de las mismas.

El HUD es uno de los departamentos con mayor presupuesto y está bajo la responsabilidad de la secretaria Marcia Fudge, quien fue nominada por el presidente Biden y confirmada por el Senado el 10 de marzo de 2021. Se divide en diferentes subsecretarías y tiene alrededor de 10 asesores, dentro de los cuales estará Cindy Nava.

Ella señala que la aplicación de los programas del Departamento de Vivienda están destinados a favorecer a las familias más necesitadas en el país, entre las que hay muchos inmigrantes que por tener hijos ciudadanos pudieran aplicar y por miedo no lo hacen.

“Yo ya tengo muchas preguntas”, señala al mencionar su interés para conocer las posibilidades que pueda difundir entre las comunidades que califican para los beneficios y que lo desconocen o temen hacerlo.

Dentro de su labor tendrá a cargo verificar que la implementación de cada una de las acciones tenga una correcta aplicación y lleguen hasta las comunidades que tengan que servir.

Cambió la docencia por las leyes

Si de algo estaba segura Cindy desde niña era que quería estudiar y ser profesionista. Su interés inicial era ser maestra, sin embargo, al ir de visita en una ocasión al edificio de la Legislatura local de Nuevo México todo cambió y se enamoró del lugar, por lo que decidió estudiar Ciencias Políticas y Criminalística, de lo que finalmente se tituló.

A sabiendas de que la educación era costosa y que por ser indocumentada no tenía acceso a becas directas, comenzó a buscar todas las opciones posibles para pagar sus estudios y fue así como participó en programas que como practicante le ofrecieran alguna compensación que le permitiera costear su universidad.

Fue así precisamente, como interna, que logró trabajar por casi una década en la Legislatura, sin un sueldo, pero con muchas ganas de aprender.

Durante ese tiempo conoció a grandes personajes que la apoyaron para aprender, en muchos de los casos sin saber que Cindy no tenía un número de Seguridad Social que le permitiera trabajar y recibir un sueldo.

La congresista Cinthia Nava –con quien por coincidencia comparte apellido– fue una de las primeras en apoyarla y a quien considera como su mamá política, además de otros a quienes ve como mentores: Michelle Luján Grisham, actual gobernadora de Nuevo México; el hoy senador Ben Ray Luján; la secretaria del Interior, Debra Haaland, y algunos más considerados por ella como fundamentales para su aprendizaje y crecimiento.

“Ya era como una veterana en la Legislatura”, dice Cindy entre risas, al recordar que no podía ser contratada por no tener papeles y estar por casi una década como interna.

Dado su desempeño en la Legislatura y ya cercana al Partido Demócrata, en el 2014 ganó la posibilidad de ser interna en Washington gracias a un premio otorgado por la Federación de Mujeres Demócratas y es precisamente en ese año que conoce al presidente Barack Obama y al actual presidente Joe Biden, en ese entonces vicepresidente.

Una gran experiencia, señala Cindy al reiterar que para ese tiempo carecía de los añorados papeles, aunque no fue impedimento para entrar a la imponente Casa Blanca.