Estado

Lo matan por subir narcofotos a redes

Gustavo Valerio López, de 22 años, usaba el mote de Doroteo Arango en Facebook

David Piñón
El Diario

domingo, 27 octubre 2019 | 11:05

Chihuahua “Para que sigas mandando o subiendo fotos”, fue el mensaje que sus asesinos dejaron sobre el cadáver de Gustavo Valerio López,  de 22 años de edad que usaba el mote de Doroteo Arango en Facebook, cuenta a la que “subía” fotos de integrantes de un grupo criminal para “quemarlos”.

El cuerpo de Valerio fue encontrado en la salida de Parral por la vía corta a Chihuahua. Fue levantado durante la tarde del viernes en la zona urbana, torturado por algunas horas, asesinado a golpes y luego tirado en las afueras de la ciudad.

Ya tenía varias amenazas para que dejara de exhibir las fotografías de presuntos delincuentes, por supuesto encargo de alguna otra célula criminal. Pero aun así lo siguió haciendo, hasta el día 22 de octubre, cuando dejó su última publicación.

Aunque se ocultaba con el nombre oficial del “Centauro del Norte”, Francisco Villa, no fue difícil que sus asesinos lo encontraran, pues de acuerdo con reportes internos de la Fiscalía General del Estado, apenas duró publicando unos cuantos días antes de recibir la primera amenaza por hacerlo.

Gustavo tenía mil 906 amigos en Facebook. Creó la cuenta falsa el 25 de marzo de este año con una foto de perfil del general Pancho Villa a bordo de un caballo negro. Agregó una portada con otra foto del duranguense adoptado por Parral y puso como fecha de nacimiento el 1 de enero de 1911. 

De ocupación señaló que laboraba en la Secretaría de la Defensa Nacional y la Marina Armada de México, pero no hay confirmación de que fuera parte de alguna fuerza de seguridad.

Su actividad en esa cuenta se limitó a mensajes privados ocasionales, en respuesta principalmente a personas que le hacían preguntas sobre alguna relación que tuviera con Villa, pues entre paréntesis en la misma cuenta se puso “Centauro del Norte”. Contestaba con negativas secas, no interactuaba, más allá de enviar y recibir montones de solicitudes de amistad en la red social.

Hasta septiembre comenzó a publicar información comprometedora. Entonces ni siquiera era objetivo de autoridad alguna, no era detectado ni rastreado por nadie, al menos no en los registros oficiales.

“Aquí voy a publicar alguna de las fotos de los sicarios y gente que los apoya de aquí de Parral, para que sepan quiénes son y los denuncien”, escribió en la cuenta el 6 de septiembre, como presentación a un paquete de 26 imágenes con presuntos integrantes de un grupo criminal con amplia presencia y dominio en la región de Parral.

Al día siguiente lanzó otro paquete. Siete fotos con el siguiente mensaje: “Personas que están poniendo los retenes en Satevó y Zargoza, y que también fueron a robar los carros a la ciudad de Chihuahua. Y ahí mismo sale el Nissan Tsuru que fue decomisado en la balacera”. Se refería al robo de autos por un comando en la capital, a finales del mes de agosto.

Comenzó a llamar la atención por esas fechas. Declaró con eso su rivalidad con Antonio Leonel Camacho Mendoza, alias “El 300”, líder de una célula de la “Gente Nueva” que opera en el sur del estado para el Cártel de Sinaloa. 

La primera amenaza

Para el día 8 de septiembre ya estaba identificado como enemigo de “El 300”. Sus dos publicaciones atacaban sólo a éste grupo y de acuerdo a investigaciones en torno al líder delicuencial de “Gente Nueva”.

También para esa fecha ya había sido amenazado. Así lo dejó con su publicación: “Hay (sic) les va de nuevo para los que piensan que quiero fama, y tengo miedo, nada de eso creen que con sus coronitas nos asustan pues no, y somos muchos no crean que solo yo así pónganse bien truchas y PARRAL NO ESTA CONTENTO SEÑORES”. 

El 9 de septiembre siguió con su frase sobre el descontento en Parral. Si bien no subió de tono sus mensajes, sí se metió con mandos del grupo criminal. 

Luego desapareció durante un mes, con algunos registros de actividad en la cuenta, pero sin dejar constancia pública de que revisaba otras publicaciones desde su perfil. 

Reapareció dos semanas antes de ser asesinado 

Volvió a su cuenta el 10 de octubre pasado con una publicación en la que exhibió siete fotografías del mismo grupo delincuencial.

“Aquí están esta bola de ratas, unos son de Zaragoza y otros apoyan de Chihuahua”, escribió en su publicación. Sobre cada foto puso el nombre, apodo y origen de cada uno. Todas eran imágenes como las anteriores, hombres armados, con gorras, sombreros, de traje, tomadas de la misma red de Facebook donde se registran con los más variados nombres.

El 12 de octubre Doroteo Arango cambió su foto de perfil a las 9 de la noche. Subió la clásica foto de Francisco Villa sentado en la silla presidencial, con Emiliano Zapata, “el Caudillo del Sur”, a su lado izquierdo. 

Esa famosa foto recortada -del 6 de diciembre de 1914, cuando los revolucionarios “tomaron” el Palacio Nacional de la Ciudad de México y se reunieron en el salón principal, símbolo del poder del derrocado Porfirio Díaz- estableció como su último perfil. De portada utilizó otra de Villa a bordo de un caballo, al frente de la División del Norte.

El 14 de octubre insistió: “(sic) Aquí están fotos y nombres de los responsables de robos de automóviles en la via corta, robo de gasolina, secuestros, extorsiones, desapariciones, y el robo de nuez a todos aquellos agricultores que con todo el esfuerzo sacan su producto y estas ratas se las roban y las autoridades no asen nada se pasean como si fuera su casa ciudadanos ayúdenos a compartir para que nos quiten esta jente que sólo están perjudicando nuestro parral”.  Recicló fotos anteriores y subió algunas nuevas. 

El día 15 subió más fotos con nombres de presuntos sicarios. Y fue cuando se metió directamente con “El 300”, “también conocido como Bin Laden”, escribió sobre su imagen con letras de colores. El mismo día exhibió a uno de los supuestos pistoleros más cercanos del líder criminal, apodado “La Mosca”. 

Los días posteriores subió imágenes diversas y un mensaje en el que decía aceptar denuncias de todo tipo, no nada más contra la Gente Nueva. También repitió publicaciones e imágenes que aseguró iba a seguir subiendo aunque lo reportaran en Facebook, mecanismo que debieron utilizar algunos para tratar de impedir que siguiera publicando imágenes.

El día 22 de octubre publicó una supuesta advertencia para la gente de Parral, Coronado y El Valle, de que la Gente Nueva robaría las cosechas de nuez que quisiera. Señaló nogaleros en específico y la supuesta estrategia para robar la producción en complicidad con policías.

Fue su última publicación. Ayer fue localizado el cadáver cerca de las 8 de la mañana, en el kilómetro 176 + 500 de la vía corta de Parral a Chihuahua, a unos cuantos metros de la cinta asfáltica. Horas después la Fiscalía del Estado reveló que la víctima era Gustavo Valerio López, con domicilio en Parral, que había sido privado de su libertad durante la noche del viernes o la madrugada de ayer.

Los reportes de la misma FGE lo ligan con el tal Doroteo Arango de Facebook, lo que fue confirmado sólo de forma extraoficial.