Estado

Los cuerpos 'perdidos' en el tiro de mina

Cuatro meses después de desaparecidos, FGE entregó un “pedazo de hueso pelón” a familiares de dos víctimas

Archivo/El Diario

Salud Ochoa/El Diario

domingo, 12 enero 2020 | 09:20

Adrián Omar Aldaz Álvarez y Ever Iván Muruato Lozoya, fueron vistos por última vez el 1 de julio de 2019 en el exterior de un domicilio ubicado en la calle Mina Zapori del Fraccionamiento Dumas, al norte de la ciudad. Luego de eso la tierra se los “tragó”.

Cuatro meses y medio después, en noviembre de ese mismo año, la Fiscalía General del Estado –FGE- informó a los padres de ambos jóvenes, que los habían localizado muertos en un tiro de mina de Santa Eulalia, el mismo sitio donde se halló el cuerpo de Ivannia Perea y José Antonio Maldonado, uno de los dos jóvenes desaparecidos en la colonia Desarrollo Urbano, así como restos óseos diversos que sumarían por lo menos 9 cuerpos.

Sin embargo, en el caso de Adrián Omar y Ever Iván, no había un cuerpo que mostrar a la familia para sostener dicho hallazgo ya que la autoridad quería entregarles dos pedazos de hueso, de un tamaño no mayor a los 15 centímetros, asegurando que uno era parte de la pierna de Adrián y el otro, del brazo de Ever.

De acuerdo con Juana y René, padres de las víctimas, dichos restos óseos estaban “viejos y pelones”, es decir, sin ninguna clase de tejido ni característica ósea humana, por lo que decidieron no aceptar la versión de la Fiscalía que aseguró, había cotejado el ADN y los pedazos de hueso pertenecían a los dos hombres.

Las familias de Adrián y Ever no quedaron conformes con las afirmaciones de la dependencia por lo que decidieron rechazar los restos que pretendían entregarles debido a que, la autoridad se negó a mostrar la ropa, zapatos y otros objetos que fueron localizados en la referida fosa clandestina.

Esta decisión, dicen los quejosos, les costó el “regaño” por parte de la Fiscalía quien les indicó que al no aceptar lo que les estaban entregando, tendrían que esperar por lo menos 6 meses más para que salieran los resultados de ADN de otros restos localizados el 9 de noviembre en el mismo lugar.

“Lo que no queremos es que se olviden del caso. Nos parece muy extraño que solo nos quieran entregar un pedazo de hueso cuando el cuerpo de la jovencita (Ivannia) sí estaba completo. Ellos dicen que los restos de nuestros hijos se desintegraron pero, desaparecieron solo con unos días de diferencia con Ivannia. Entonces cómo es posible que nos salgan solo con un hueso en la mano”, señalan.

Y es que según el reporte oficial de ausencia o extravío con número único de caso 19-2019-0015045, interpuesto por la madre de Adrián Omar el 2 de julio de 2019, la desaparición de los jóvenes tuvo una diferencia de 14 días con el caso de Antonio Mendoza y Antonio Maldonado -las víctimas de la Desarrollo Urbano- ocurrido el 15 de julio y 24 días antes que Ivannia y su padre registrado  el 25 de ese mes en Jardines Universidad.

LA DESAPARICIÓN

-Adrián fue visto por última vez el 1 de julio

Adrián Omar se despidió de su madre a las 13:30 horas del 1 de julio de 2019, antes de que ella se fuera a trabajar. Luego desapareció. Según la versión de su progenitora, ese día Adrián iba a reunirse con un tío que vive en la colonia Nuevo Triunfo pero nunca llegó a dicha reunión.

Posteriormente, Juana se enteró que Adrián fue visto con Ever en la colonia Jardines de Sacramento en el vehículo Neón Morado propiedad del segundo. Ocho días después, el automóvil fue localizado sin presentar rastro de algún tipo de violencia.

“Trabajo en la maquila en el segundo turno y vi a mi hijo antes de irme a trabajar el 1 de julio. Cuando regresé no estaba y al preguntar me dijeron que no había regresado. Lo buscamos en su casa y tampoco estaba. Puse la denuncia el 5 de julio y desde entonces la fiscalía solo nos trajo vuelta y vuelta diciéndonos que tenían que solicitar información a seguridad pública para ver los videos de las cámaras de seguridad. Luego nos dijeron que los videos no mostraban nada por la ruta donde transitó el carro”, indica.

A mediados de noviembre, la autoridad le avisó a la familia de Adrián que lo habían localizado y, según su madre, el hallazgo se dio en la misma fecha en la que encontraron los restos de Ivannia, es decir el 16 de agosto de 2019. Habían pasado tres meses desde entonces.

“Cuando nos avisaron yo le pregunté a la ministerio público que por qué no nos habían notificado si los habían hallado desde agosto y respondieron que estaban haciendo pruebas genéticas. Cuando se hizo público que encontraron a la joven Ivannia habíamos ido a preguntar pero la licenciada nos dijo que eso no tenía nada que ver, siendo que ellos ya habían encontrado a Adrián y a Ever, según nos dijeron después”.

De acuerdo con la entrevistada, el único resto que la fiscalía quería entregar y que presuntamente era de su hijo, tenía algunas irregularidades que le hicieron dudar.

“El hueso que nos querían entregar estaba como cortado. Yo esperaba encontrar por lo menos un cadáver. Les dije: “eso qué” y me respondieron “es lo que encontramos de su hijo y la prueba genética da positivo”. Aseguraron que harían otro descenso a la mina para ver qué más encontraban y después, en una audiencia, nos dijeron que iba a darse un tercer descenso pero hasta el momento no hay nada”.

En cuanto a la ropa que se localizó al interior de la mina, familiares de las víctimas aseguran que nunca se las quisieron mostrar.

“Mi hijo traía un pantalón de mezclilla, una playera azul y tenis cuando me fui a trabajar pero nunca nos quisieron enseñar nada porque estaba resguardada. Él también se hacía trenzas en el cabello y el pelo no se deshace tan fácilmente. ¿Dónde está el cráneo y lo demás?”, cuestiona.

EL TELÉFONO DE EVER ESTUVO ACTIVO HASTA LA MADRUGADA DEL 3 DE JULIO

El teléfono celular de Ever Iván Muruato Lozoya estuvo activo hasta la madrugada del 3 de julio de 2019 y fue, a partir de las 04:00 horas de ese día cuando las llamadas empezaron a desviarse directo al buzón. Lo anterior se desprende de la declaración emitida por Jenniferr, la pareja sentimental de Muruato, y que yace en el reporte oficial de extravío con número único de caso 19-2019-0015045 fechado el 5 de julio de 2019.

De acuerdo con la declarante, alrededor de las 19:00 horas del martes 2 de julio Ever la llevó a casa de su madre de donde la recogería más tarde. A las 20:30 horas comenzó a llamarle pero nunca le respondió.

“Los mensajes le llegaban y podía ver que se encontraba en línea, también le marqué en repetidas ocasiones y sí timbraba pero tampoco contestó. Después de las 4 de la mañana ya del día miércoles 3 de julio su celular mandaba directo al buzón y los mensajes le siguieron llegando pero como hasta las 6 de la mañana”, indicó la mujer en el citado documento.

Asimismo, el reporte establece que el jueves 4 de julio la declarante acudió a casa de un primo quien le dijo que un amigo de Ever aseguró que los ahora occisos habían estado en casa de un amigo, de donde se marcharon juntos. Más tarde, Ever llamó al amigo indicándole que un vehículo en el cual iban dos hombres y una mujer, todos con cachucha negra, los seguía.

Agrega que Ever llevaba consigo la credencial del INE, licencia de conducir, cédula profesional y aproximadamente 2 mil pesos en efectivo. Aparentemente, nunca antes había estado fuera de su casa por gusto u otra razón.

CÁMARA DE SEGURIDAD DE LA DSPM ESTABA EN REVISIÓN

-No captó nada respecto a la desaparición de Ever y Adrián

La cámara de video perteneciente a la Dirección de Seguridad Pública Municipal, ubicada en el cruce de la Dostoyevsky y Vialidad Sacramento, estaba en “revisión de la red de telecomunicaciones así como actualización del software por lo cual no es posible proporcionar información”, respondió el departamento jurídico de la DSPM a la Unidad Especializada en Investigación de Personas Ausentes, luego de que esta solicitara copia de los videos de seguridad de las cámaras existentes sobre la Dostoyevsky en su cruce con las calles Monte Everest y la Vialidad Sacramento.

De acuerdo con el oficio No. ALB-651/2019, la agente del ministerio público pidió imágenes correspondientes al lapso comprendido entre las 20:00 horas del día 2 y 20:00 horas del 3 de julio. No hubo nada. 

El vehículo fue localizado por la policía vial el 8 de julio a las 21:40 horas, abandonado en las calles Herodoto y Monte Alpes. Posteriormente  trasladado al C-4 ya que contaba con reporte de robo. El 9 de julio se solicitó los servicios de un cerrajero para abrirlo.