Maestro acusado de violación ponía a varones a observar abusos vs niñas

El Ichmujeres tomó nota de 15 casos, aunque solo 11 denunciaron

Salud Ochoa/El Diario
miércoles, 20 febrero 2019 | 08:56

Chihuahua.- Jesús José M. M., maestro de 52 años de edad acusado de abuso sexual y violación de 11 niñas en un albergue-escuela de Arareco, Bocoyna, ponía a los estudiantes varones a observar los abusos que cometía contra las pequeñas ocasionándoles también afectaciones emocionales.

El Instituto Chihuahuense de las Mujeres (Ichmujeres) tomó nota de 15 casos, aunque solo 11 denunciaron, y apoyó no solo a las víctimas directas y sus familias, sino además a los menores que se convirtieron en testigos obligados de la conducta delictiva del sujeto, mismo que ha sido declarado culpable por los citados delitos y se espera que el próximo lunes, durante la audiencia de individualización de sanciones, se dé a conocer la pena que purgará y la reparación del daño correspondiente.

De acuerdo con Emma Saldaña, titular del Ichmujeres, luego de la detención del individuo hubo muchas presiones por parte del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación –SNTE- para evitar que el caso trascendiera.

“El Ichmujeres fue el primero que se dio cuenta del caso y el sindicato de maestros estaba muy metido en el tema, pero a pesar de eso se le dio para adelante, el Centro de Derechos Humanos de las Mujeres –Cedehm- llevó la parte jurídica y nosotros coadyuvamos con el apoyo psicosocial con maestras, maestros y niños que también fueron afectados porque el hombre los ponía a ver lo que les hacía a las niñas, lo que generó un trauma severo en muchos de ellos, aunque tampoco hubo denuncia por su parte”.

Las niñas afectadas por el sujeto abusador y sus padres no hablaban español, lo que significó un grado mayor de dificultad para atender la situación, en donde el agresor no solo era respaldado por el gremio sindical sino también por el entonces presidente seccional de dicha comunidad.

“Hubo amenazas, el presidente seccional apoyó al maestro y el sindicato hizo lo propio. A pesar de eso, durante dos años se dio el acompañamiento necesario a las familias y aún ahora se les apoya con traslados a las audiencias, tratando de no revictimizarlas”, dice la entrevistada.

De acuerdo con información de los Servicios Educativos del Estado –Seech- el profesor en cuestión está separado de manera temporal de sus funciones y será hasta que haya una condena cuando el cese laboral sea definitivo.

“En estos casos, la separación definitiva del cargo a un docente acusado se da cuando este recibe ya una condena, luego del proceso legal; mientras tanto la separación de sus funciones es temporal”, indicó la dependencia a través de la oficina de comunicación social. La primaria donde ocurrieron los hechos es una escuela indígena que pertenece al subsistema federal de educación y según la vocería de los SEECH, “las quejas y reportes de madres de familia se atendieron de inmediato, se dieron todas las facilidades para la investigación, se separó al maestro y se impartieron pláticas sobre prevención de abuso sexual”.


LA HISTORIA

A finales de abril de 2015, un maestro de la escuela primaria “Benito Juárez” fue detenido acusado de violar a más de una decena de estudiantes, según dio a conocer la Fiscalía General del Estado.

El sujeto, identificado como Jesús José M. M. era señalado como presunto responsable de delitos de violación y abuso sexual en perjuicio de 11 niñas que eran sus alumnas.

El 20 de abril de ese año, unos días antes de la detención, el Ministerio Público recibió una serie de denuncias en las que informaban que los hechos sucedieron en un centro escolar ubicado en San Ignacio de Arareco, municipio de Bocoyna; donde las menores estudiaban. Según el reporte oficial, el hombre era profesor de cuarto de primaria y les hacía tocamientos de índole sexual a las alumnas cuando estas se acercaban a que les revisara los trabajos. Todo ello frente al resto del grupo.

La situación ya se había detectado durante las actividades del ciclo escolar previo, cuando el tipo daba clases en tercero de primaria y también a otras menores les dio el mismo trato. Incluso, a raíz de las pruebas periciales ginecológicas y psicológicas, se detectó que siete de ellas fueron víctimas de violación, por parte del mismo individuo, ya que se ofrecía a trasladar a las menores de la casa a la escuela y viceversa.

Las víctimas acudieron en compañía de sus madres a denunciarlo y narraron ante la autoridad como este tipo las agredía sexualmente casi a diario.

A raíz de las múltiples quejas, el sujeto dejó de dar clases y no regresó de vacaciones de Semana Santa.

Días después, en mayo de 2015, habitantes de Arareco denunciaron las presiones del SNTE para aminorar la responsabilidad del imputado con el fin de cuidar la imagen del órgano sindical.

Los pobladores tanto de esa comunidad como de Creel -ubicado a 20 kilómetros de distancia- denunciaron que el profesor de 52 años de edad fue removido de diferentes albergues por cometer abusos sexuales contra menores.

Anteriormente, el sujeto había laborado en Baquiriachi, Satevó y Cusárare, y tenía menos de tres años en el albergue de Arareco, que ofrece atención a niños y niñas rarámuris.

En ese momento los padres de familia de la referida institución acordaron dar protección a las alumnas afectadas y determinaron que no darían información del tema para evitar mayores afectaciones a las víctimas.

De acuerdo con testimonios y careos presentados ante el Juez de Garantía del Distrito Benito Juárez, con sede en Cuauhtémoc, el profesor cometió el abuso entre el ciclo escolar 2013-2014 y 2014-2015 cuando impartía clases a tercer y cuarto año de primaria respectivamente.

El Juzgador dictó auto de vinculación a proceso al detenido el 29 de abril de 2015 y le dio al Ministerio Público un mes y medio para cerrar el caso.

En febrero de 2016, se informó que psicólogas del Cedehm así como del Centro de Atención a la Violencia contra las Mujeres (Cavim) de Creel, habían llevado a cabo por lo menos 15 sesiones con atención integral a madres, padres, personal docente, niños y niñas que acudían a esa escuela.

De acuerdo con representantes de dichos organismos, durante el primer encuentro con las madres se realizó una dinámica de intervención para conocer el proceso que vivían las niñas después de los hechos, donde se coincidió que cada una de ellas había presentado un cambio de comportamiento, es decir, mostraban actitudes violentas.

Siete meses más tarde, en septiembre de ese año, la Fiscalía General del Estado dio a conocer que el ex docente enfrentaba un juicio por siete casos de violación y cuatro más por abuso sexual, situación que fue denunciada por parte de maestras que notaron los daños que causó alrededor de 15 niñas.

El Ichmujeres informó en ese momento que fueron únicamente 11 las menores que procedieron con sus denuncias, luego de que los exámenes psicológicos y físicos demostraron la veracidad de los testimonios.

En ese momento el juicio continuaba en la etapa de alegatos ya que la defensa solicitó un amparo en el mes de julio de ese año lo que retrasó el proceso. El sujeto estaba en prisión preventiva.

El pasado lunes el hombre fue declarado culpable por los delitos de violación y abuso sexual agravados y calificados y se espera que el próximo lunes sea sentenciado y reciba una condena por cada una de las menores que agredió.  


ENFRENTA HASTA 70 AÑOS DE PRISIÓN

La audiencia para la individualización de la pena será el próximo 25 de febrero del año en curso, ahí el juez resolverá los años de prisión que debe enfrentar como sentencia, y el monto de la reparación del daño.

La Fiscalía Especializada de la Mujer, considera que posiblemente el agresor puede alcanzar una pena de 70 años de prisión por los nueve casos en los que fue declarado culpable.

[email protected]