Estado
Explotación reproductiva

'Maternidad subrogada es un riesgo'

Estados con comunidades de alta pobreza y con frontera son más vulnerables

Tomada de Internet / Foto ilustrativa

Gisela Parra/ Corresponsal/ El Diario

jueves, 03 junio 2021 | 10:33

Ciudad de México– Estados con comunidades de alta pobreza y con frontera son más vulnerables y se convierten en zonas de riesgo para la maternidad subrogada que no es otra cosa que la explotación reproductiva de las mujeres por lo que los gobiernos deben protegerlas de estas prácticas fáciles en donde las engañan y ni siquiera saben lo que están firmando, ceden ante la necesidad y su voluntad está viciada por condiciones que las obligan a aceptar propuestas de personas que se aprovechan de esta situación, así lo dijo en entrevista Valeria González, coordinadora de vinculación e incidencia en Políticas Públicas de Early Institute. 

"Los cuerpos de las mujeres no se comercializan y no se rentan para ningún interés particular, por eso los gobiernos deben ofrecer condiciones y oportunidades dignas para mujeres que se encuentran en una situación tan complicada económicamente o de violencia, que las hacen considerar rentar su propio cuerpo, ese es el problema real de ahí la explotación reproductiva, las mujeres requieren apoyo real" dijo. 

La especialista, aseguró que legislar la maternidad subrogada y contar con ciertos candados legales no significa que no exista clandestinidad, lo que ocasiona que se mande un mensaje equivocado a nivel mundial de lo que en México se permite hacer con las mujeres y los recién nacidos, por lo que exhortó a las autoridades a no permitir dichas prácticas. 

Lamentó que no exista un dato que demuestre que hay un seguimiento sobre el paradero de los bebés y su futuro por lo que acusó, existe olvido por parte de las autoridades, incluso dijo, no todos se quedan en México y en algunos países se ha comprobado que los niños son utilizados para fines sexuales, situación que calificó de alarmante. 

"Ante estas prácticas se maneja además muchísimo dinero, hay un importante interés económico detrás de todo esto, sin embargo, son las clínicas las que cobran muchísimo dinero, incluso en dólares pero en comparación con lo que cobran no llega mucho a las madres gestantes, al no tener solvencia económica, esto representa muchísimo dinero, por lo que se vuelve muy subjetivo; captan a mujeres que se encuentran en situaciones de vulnerabilidad, saben con quién llegar, es como con la trata de mujeres para explotación sexual" lamentó González. 

La maternidad subrogada implica que una clínica o agencia se acerque a mujeres con una necesidad económica que estén dispuestas a rentar su cuerpo para gestar a un bebé y entregarlo al nacer a personas que han pagado por ello; ante tal situación, la Suprema Corte de Justicia de la Nación debe analizarla y como autoridad detallar a los legisladores de cada entidad federativa los riesgos que conlleva. 

"Es muy interesant e porque es un fenómeno con muchas aristas, que puede ser tratado como un tema de salud, el tema de la técnica de reproducción humana asistida pero también lo que se analiza en la Suprema Corte de Justicia de la Nación es que está regulado como un contrato, es el caso de Tabasco y Sinaloa, implica riesgos sobre todo para la mujer y algo que no se visibiliza es el destino o el interés superior de la niñez porque no existe una regulación como tal, o una autoridad o facultad que proteja al menor" explicó. 

Agregó que no existe la exigencia de que los solicitantes cumplan con los requisitos de idoneidad para hacerse cargo de un bebé como en el caso de la adopción; abundó además que en otros países donde han decido regularlo, paulatinamente se les ha salido de las manos , ya que se trata de comercializar y explotar. 

"La intención no es juzgar ni a la mujer y a los solicitantes pero es una práctica que puede llegar a generar explotación y no hay protección para los menores, el ministro Arturo Saldivar dijo que este tipo de prácticas pueden ser nocivas y generar explotación, insisto, no se debe estigmatizar ni a las mujeres gestantes y a los solicitantes que, en muchas ocasiones, tienen un deseo legítimo de tener una familia, sin embargo, no siempre es así y puede ser una ventana a las malas prácticas". 

Dijo que al estado le corresponde decidir si adopta la postura de protegerlas y ofrecer posibilidades dignas, ya que en su mayoría se trata de mujeres con grandes necesidades económicas.