Estado
Administraba 'Chilín' las ganancias ilícitas

Mató 'El Neto' a su 'brazo derecho' durante fuga

Antes de ser victimado, César entregó el efectivo que tenía en su poder, afirman sobrevivientes

Tomada de Internet

Staff
El Diario de Juárez

domingo, 08 enero 2023 | 09:55

Ciudad Juárez.- A una semana de la fuga de reos del Centro de Reinserción Social para Adultos, las investigaciones realizadas por la Fiscalía General del Estado (FGE) revelan que, previo al ataque al penal por hombres armados reportado la mañana del pasado domingo, Ernesto Alfredo Piñón de la Cruz traicionó a su amigo César Vega Muñoz, a quien presuntamente asesinó junto a otros reos minutos antes de Año Nuevo.

César Vega Muñoz, apodado “El Chilín”, era el brazo derecho de “El Neto”. Juntos habían sido detenidos por secuestro e intentaron escaparse en el 2010, pero el estado mental de Piñón de la Cruz a causa de sus adicciones ya había incidido en la mala relación de los líderes del grupo delictivo “Los Mexicles”.

Así lo establecen las declaraciones de sobrevivientes tras la evasión y amotinamiento registrado hace una semana.

César fue uno de los internos victimados, el cual se encontraba en el área de visita conyugal, por lo que fue trasladado al Módulo 5. “El Neto” le exigió el dinero que administraba, obtenido de las actividades ilícitas del tráfico de personas o “pollos”, que realizan en la región del Valle de Juárez.

A las 23:50 horas del sábado 31 reunieron a custodios y reos, los sometieron y en punto de las 12 de la noche los victimaron, aprovechando los disparos que se realizaban en la ciudad con motivo de la celebración de fin de año, narraron testigos.

Antes de victimar a su amigo, “El Neto” le exigió todo el dinero en efectivo en su poder y César se lo entregó.

Se desconoce si ese recurso forma parte de los casi dos millones de pesos que incautaron militares en las celdas VIP y del dinero en efectivo asegurado a 14 mujeres que intentaban salir de la visita conyugal y que portaban fajos de billetes ocultos entre su vestimenta. Las mujeres ofrecieron el dinero a los agentes investigadores con tal de no ser detenidas. Todas permanecen en investigación.

Los testigos también mencionan que los vehículos blindados, uno de ellos un BMW en el que viajaba “El Neto” al momento de ser abatido por los agentes ministeriales, fueron adquiridos de contado. Las unidades fueron localizadas a través de la red social Facebook o Mercado Libre.

Los testimonios obtenidos por los investigadores revelan que los custodios también fueron traicionados, ya que éstos fueron llamados al Módulo 5, uno a uno llegaron y fueron sometidos. Atados por la espalda con tiras de las cobijas, hincados y algunos de ellos sodomizados.

Otro dato relevante que mencionan testigos, mujeres principalmente, es que al frente del grupo delictivo “Los Mexicles” quedó un hombre identificado como Edgar G. C., apodado “El Tower” y también miembro de una de las bandas de secuestradores que formó “El Neto” dentro de la prisión.

Los testigos identifican a la esposa de esta persona como la encargada de llevar mujeres al penal para las fiestas que organizaba “El Neto” dentro del Cereso 3 y el cual sostiene una relación amorosa con una mujer de nacionalidad estadounidense y quien el día de la fuga no estuvo en el reclusorio.

A Piñón de la Cruz también le atribuyeron el asesinado de Arturo Arellano Corral, también líder “Los Mexicles” y quien ingresó al centro penitenciario el 22 de noviembre de 2018 por la causa penal 1428/2018 por el delito de homicidio, informó la Fiscalía General del Estado (FGE).

En el caso de Arellano Corral se pretendió manejar la muerte como “suicidio”, según los testigos.

Aseguraron que “El Neto” premiaba a quienes cumplían sus órdenes, como homicidios, como a dos de los detenidos por el llamado “jueves negro”, pues les dio dinero, teléfonos celulares y les organizó una fiesta al interior. Dentro del penal los militares aseguraron 84 teléfonos celulares.

“El Neto” también ordenó “recuperar” los negocios que ha creado la madre de Jesús Eduardo Soto Rodríguez, los cuales ha instalado en Obregón, Sonora.

La FGE también mantiene la investigación entre las mujeres que fueron detenidas con dinero entre sus pertenencias y que ofrecieron a los policías el pasado primero de enero a condición de que las dejaran retirarse del penal.

Las detenidas portaban cantidades diversas de billetes y hasta morralla.

También trascendió que parte de la droga que ingresaba al penal era vía anal y la transportaban diversos visitantes.