Estado

Mexicanos también huyen a EU por violencia

Se suman a los 6 mil solicitantes de asilo

El Diario de Juárez

Hérica Martínez Prado/El Diario

viernes, 16 agosto 2019 | 13:20

Chihuahua.- “Yo no puedo regresar a Guerrero, no puedo salir a la calle con miedo, nada más persignando a mis hijos”, argumentó Gabriela, de 30 años, quien después de cuatro años de la desaparición de su esposo decidió huir de la violencia de su comunidad para pedir asilo político en Estados Unidos, con sus dos hijos de cinco y seis años de edad.

Ellos son parte de los más de 6 mil 117 migrantes registrados hasta ayer ante el Consejo Estatal de Población y Atención a Migrantes (Coespo), en espera de cruzar a Estados Unidos para solicitar el asilo político.

Aunque la mayoría son de origen cubano, durante agosto más del 90 por ciento de los migrantes que han llegado a registrarse han sido mexicanos, “mexicanos que huyen de la violencia”, dijo Gabriela, quien al llegar a la frontera se enteró que había una lista de espera de ya más de cuatro meses para cruzar.

“Yo pensé que nada más llegaba y me iba a cruzar (a Estados Unidos)”, dijo la joven para quien su vida cambió cuando su esposo de 34 años desapareció de una comunidad de Guerrero, donde trabajaba como guardia de seguridad.

“Yo trabajaba en un hotel de 7:00 de la mañana a 2:00 de la tarde y cuando desapareció mi esposo doble turno, también de 2 de la tarde a 10 de la noche. Es difícil, por eso tomé la decisión (de viajar a Estados Unidos), y porque ya había muchos balazos, afuera de la escuela de mis niños”, aseguró mientras los dos pequeños jugaban con “Bestia”, un dinosaurio al que llaman así, y un Batman.

Gabriela recordó que una noche estaban los tres acostados en la casa de sus papás, con quienes vivían, y de pronto se escucharon balazos “muy feo” y una de ellas pasó su techo de láminas y cayó en su cuarto.

“En Guerrero las mujeres están desapareciendo, a los niños se los están robando; mis papás ya están grandes y me dijeron que era necesario que me fuera a Estados Unidos”, comentó.

Sentada en una banca de madera dentro del Centro de Atención Integral para Migrantes (CAIM), la joven madre confesó que sus hijos no saben sobre la desaparición de su padre, por lo que creen que van a encontrarlo en Estados Unidos.

“Les dije que íbamos a salir a un lugar lejos, que íbamos a tardar un poco en llegar, y ellos piensan que lo van a ver allá”, narró mientras esperaban lugar en un albergue de la ciudad, para poder esperar su turno de ser llamada por los agentes de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos (CBP) para que puedan ingresar a su país y solicitar el asilo político.

Según datos de Coespo, hasta ayer en la tarde sumaban más de 18 mil 252 migrantes registrados desde octubre para esperar su turno de cruzar la frontera, de los cuales la lista de ingresados por CBP iba en el 12 mil 185, con tres días consecutivos sin recibir a ningún solicitante registrado.