Estado

Migrantes cruzan la frontera por Puerto Palomas sin control sanitario

Ni Estados Unidos ni México mantienen medidas de prevención contra la propagación del coronavirus

El Diario

Hérika Martínez Prado/El Diario

lunes, 24 agosto 2020 | 22:00

Palomas, Chihuahua--Pese a las decenas de migrantes que todos los días son expulsados de manera exprés de Estados Unidos a México por el poblado de Puerto Palomas de Villa, ninguno de los dos países mantiene medidas de prevención para la propagación del nuevo coronavirus, demandó Juan Rascón, integrante de la organización estadounidense Compañeros de la Frontera. 

De acuerdo con los encargados del albergue Tierra de Oro, durante la pandemia suman unos 3 mil migrantes los que han recibido de distintas nacionalidades, por lo que el activista pidió al Gobierno del Estado de Chihuahua y a las autoridades federales instalar nuevamente el filtro sanitario que se retiró hace unos meses, para poder detectar posibles síntomas del virus en la población que llega a la frontera con Columbus, Nuevo México, y después se traslada a Ciudad Juárez. 

Los migrantes entrevistados por El Diario aseguraron que son expulsados de manera casi inmediata, ya que en algunos casos los mantienen unas horas en las estaciones de la Patrulla Fronteriza de El Paso, para luego enviarlos a México por Palomas. 

“Sí es importante poner unidades de salud que este vigilando el ingreso, que estén vigilando que las personas que regresen estén sanas”, destacó ayer el doctor Arturo Valenzuela Zorrilla, director médico en la Zona Norte de Chihuahua, al ser cuestionado sobre el tema. 

Según las cifras dadas a conocer por médico, hasta ayer sumaban 59 casos confirmados de Covid-19 en todo el municipio de Ascensión, al cual pertenece el poblado conocido comúnmente como Palomas. 

Mientras que en Ciudad Juárez la cifra era de 5 mil 699 contagios, 741 de los cuales habían perdido la vida y 2 mil 36 ya se habían recuperado. “El equipo de Salud tiene que estar muy pendiente a estas situaciones”, al igual que en los albergues, apuntó Valenzuela Zorrilla. 

A través del Informe de Situación: Pandemia en la Frontera, el Instituto Fronterizo Esperanza (Hope Border Institute) señaló que “no parece haber una selección sistemática de personas que cruzan sin autorización para detectar Covid-19 antes de que regresen a México, lo que pone en peligro a la comunidad de Juárez”. 

Históricamente, el gobierno ha tardado lamentablemente en mejorar las instalaciones para adaptarse al panorama cambiante de la migración y facilitar el procesamiento de los solicitantes de asilo, a pesar de los enormes recursos a disposición de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), agregó la organización estadounidense. 

“En 2020, el presupuesto de CBP fue de 16 mil 900 millones de dólares Además, una parte de los 112 millones incluidos en una factura complementaria de emergencia de 2019 para proporcionar alimentos y atención médica a los migrantes que llegaban se apropió indebidamente y se usó en su lugar para motocross, suministros de oficina y un programa canino, entre otras cosas”, agregó el Instituto. 

En la frontera mexicana, actualmente no se encuentra ningún filtro para detectar posibles síntomas de Covid-19 en quienes ingresan al país, pese a que muchos de ellos han recorrido Centroamérica y todo México o vienen de distintas áreas de Estados Unidos, no solo de Columbus, apuntó Rascón quien acudió el fin de semana al albergue en Palomas para conocer las necesidades en el tema de salud y saneamiento contra el virus. 

El albergue Tierra de Oro cuenta con tres carpas de aislamiento para posibles casos sospechosos o confirmados de Covid-19, las cuales fueron instaladas por la Organización Internacional para las Migraciones de Naciones Unidas (OIM-ONU), así como una estación para el lavado de manos, que fue instalada por El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur, por sus siglas en inglés).