Estado

Muertos saturan también a funerarias

Tardan hasta cuatro días para inhumar y 15 para entregar cenizas

Carlos Sánchez / El Diario de Juárez

Hérika Martínez Prado/ El Diario de Juárez

martes, 03 noviembre 2020 | 11:48

Ciudad Juárez.- Ante el aumento de muertes, principalmente relacionadas con Covid-19, registrado desde hace tres semanas en viviendas, calles y hospitales, funerarias aseguraron ayer ya estar saturadas tanto en sus servicios de cremación como de inhumación.

El incremento en los decesos, el retraso en las entregas de las actas de defunción por parte de Registro Civil y el que únicamente hay tres crematorios en la ciudad, mantienen un tiempo de espera de hasta 15 días para la entrega de las cenizas a los familiares y de hasta cuatro días para poder inhumar, aseguraron sus representantes.

De acuerdo con el fiscal de Distrito Norte, Jorge Nava López, las muertes diarias en Juárez se incrementaron de un rango de 25 a 30 a entre 60 y 70, con días de hasta 75 muertes, a cuyos casos deben acudir los elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI) para cerciorarse que no se trató de un homicidio.

El fiscal aceptó que dicha alza ha provocado un retraso de hasta cinco o seis horas para que los agentes acudan al lugar del fallecimiento y puedan constatar que es una muerte natural.

Cada deceso debe ser además certificado por un médico y luego contar con un acta de defunción para que el cuerpo pueda ser inhumado, cremado o trasladado.

Registro Civil, el problema

Aunque cada proceso ha aumentado sus tiempos, personal de las empresas funerarias aseguraron que la mayor problemática que tenían hasta ayer es con el Registro Civil, debido a que únicamente reciben de manera virtual la documentación de 9 de la mañana a 2:30 de la tarde y a que tienen que incluso reenviarles los correos con la documentación al día siguiente, para que les den respuesta.

“Nos tienen parados para sepultar, duramos días para sepultar. Registro Civil es la que nos tiene parados de manos. No podemos tener los cuerpos aquí, la gente se molesta con nosotros pensando que somos los del problema, que no les damos sepultura, y sigue la acumulación de cuerpos”, aseguró el encargado de una funeraria local quien pidió que no fuera publicado su nombre por temor a represalias por parte de las autoridades.

“Tenemos que mandar todo por correo y si no les llegan no nos avisan que no les llegó y tenemos que volver a mandar todo hasta el día siguiente… les preguntamos qué pasa y no contestan”, dijo ayer al mostrar las solicitudes que se realizaron cuatro días antes.

El responsable de otra funeraria aseguró también que pese a tener las inhumaciones o cremaciones ya programadas, la falta del documento que avala el permiso para hacerlo los hace perder su turno, por lo que tienen que volver a “formarse” en la lista de cremaciones o inhumaciones hasta un día después.

“El (panteón municipal) San Rafael nada más recibe a la carroza en el área Covid hasta las 12, pero como saben de la problemática y que a veces por la falta de la boleta de Registro Civil no alcanzamos a llegar, nos están dejando hasta las 2:15 de la tarde, porque cierran a las 2:30… así que si no nos alcanza a llegar la boleta ya no podemos enterrar hasta el día siguiente”, explicó el funerario.

Urgen coordinación

Salvador Perches, de Funerarias Perches, destacó la necesidad de que exista una mejor comunicación entre Registro Civil y las funerarias para agilizar el trámite, ya que debido a que la mayoría de las muertes están relacionadas con Covid-19, muchas veces quien está a cargo del difunto también está enfermo o no cuenta con todos los documentos, lo que les está causando un cuello de botella.

“Todas las funerarias creo que estamos batallando. No quiero yo echar culpas, estamos pasando momentos muy difíciles, todos estamos tratando de pedir los documentos, o sea trámites para cremación, pero se está trabajando de manera virtual y sí se ha detenido algo. En El Paso nos pasó igual y tuvimos unas cuantas juntas las funerarias con las dependencias de Gobierno para que aceleren todo lo posible para poder procesar ciertas cosas”, comentó.

Explicó que para poder entregar toda la documentación requerida ellos necesitan de la información de las familias, “y a veces eso también es lo que entorpece un poquito, porque las familias no están preparadas, fue de repente el fallecimiento, no encuentran ciertos documentos como actas de nacimiento o actas de matrimonio que se piden. Yo siento que es poquito de todo y todos tenemos tal vez que unirnos y platicar sobre los problemas para tratar de agilizar todo”.

Perches pidió mayor comunicación y apoyo para agilizar los trámites debido a la condición atípica que se está viviendo en ambos lados de la frontera.

“Se entiende que hay procedimientos, se entiende que la gente no tiene ciertos documentos, ese es el detalle. O la misma familia a veces también está enferma y es difícil que vayan a firmar en persona. Eso nos ha pasado mucho, que a veces los familiares o el familiar directo, o el esposo o esposa, no pueden salir de casa porque están enfermos o por miedo de que se vayan a contagiar ellos”, apuntó.

Destacó que pese a estar trabajando con todas las precauciones, el trabajo de las funerarias a nivel mundial es muy difícil, con estrés y la tensión de estar tratando con familias que pueden estar enfermas.

De acuerdo con los representantes de las tres empresas consultadas, la saturación para las funerarias en esta frontera es tanto en los crematorios como en las inhumaciones.

“En la sepultura estamos teniendo una saturación. Estamos esperando porque no podemos tener tanto servicio en el mismo día. En Recinto de la Oración los estamos poniendo por horarios, para que no haya tanta saturación de gente. Hemos tenido que pedir más equipo (del mecanismo que baja el cuerpo hacia la fosa)… sí ha habido poquito tiempo de espera para sepultura también”, comentó Perches.

Más cremaciones

De acuerdo con el personal funerario, actualmente entre el 50 y el 60 por ciento de los servicios están solicitando la cremación, cuando antes de la pandemia los muertos que se cremaban eran entre el 20 y el 25 por ciento.

“En cuanto a la cremación, la Fiscalía sí nos está dando la autorización pronto, la cuestión es Registro Civil con las boletas. Yo perdí lugar en el crematorio tres veces porque no me mandó las boletas y hay que reprogramar otra vez las citas. Y ahorita estamos saturadísimos en los crematorios, porque nada más hay tres en la ciudad y dos de funerarias, y le dan prioridad a sus funerarias. Ahorita estamos trabajando con un crematorio como para unas 15 funerarias”, relató un representante funerario.

Dijo que la mayoría de las muertes desde hace semanas están ocurriendo en los domicilios, en cuyos casos generalmente no hay una prueba de Covid, por lo que no se reflejan en las estadísticas de la Secretaría de Salud de Chihuahua.

“Es un incremento tremendo, sí había decesos, pero como ese incremento no se había visto. Pero como no hay pruebas de Covid pues salen normal –las estadísticas–”, comentó.

Lo que piden es mayor personal en Registro Civil o un horario más amplio de atención, “porque expresamos por mensaje la necesidad de las boletas y ni siquiera hay respuesta de nada”, aseguró.

En una rueda de prensa virtual el fiscal Nava López y la encargada de la oficina del Registro Civil en esta frontera, Margarita Guardado, anunciaron ayer que se buscan estrategias para tener un mayor control en el tema de los servicios funerarios.

“Se trata de tener una mayor coordinación entre las diferentes dependencias de Gobierno del Estado, ser más eficientes y evitar complicaciones a las familias. Muchas de las personas están perdiendo la vida en sus domicilios por diferentes causas, sin embargo el repunte más considerable es por los motivos que tienen que ver con la contingencia, por índole respiratorio, aun cuando no haya una prueba de por medio”, destacó el fiscal, quien explicó que los agentes investigadores deben cerciorarse que no haya causas violentas en el deceso.

Dijo que en los casos que ocurren durante la madrugada o las primeras horas de la mañana no existe un retraso, pero conforme van pasando las horas el trabajo se acumula para los elementos de la AEI.

“Pedimos mucha comprensión, una disculpa por el retraso que tenemos en estos tiempos de intervención, pero sí son muy considerables los llamados que tenemos en estos eventos (…) Hay un retraso en estos eventos, sí hay algún retraso en las horas, pero todos los folios se están atendiendo en el mismo día”, aseguró.

Guardado afirmó que las 10 personas que trabajan actualmente en la oficina del Registro Civil están atendiendo exclusivamente las defunciones, aunque los representantes de las funerarias dijeron que sólo están entre tres y cuatro personas.

“Ellos también están teniendo un rezago, se están dando a la tarea de dar el servicio y no remitirnos aquí la documentación o la documentación completa”, aseguró la funcionaria estatal.

Nava López destacó que en la Fiscalía se activó un protocolo digital para atender todas las solicitudes para las cremaciones, para no tener a las personas de las funerarias de manera física en sus instalaciones, de modo que los agentes del Ministerio Público encargados de manera inmediata revisan las solicitudes y autorizan la cremación.

“Sin embargo, hemos visto algunos excesos donde los servicios funerarios les dicen a las familias que la Fiscalía no ha autorizado la cremación”, les retrasan el proceso y luego les cobran más, señaló el fiscal.

También dijo que los agentes llamarán directamente a las familias solicitantes de la cremación para asegurarse que haya sido decisión de ellas.

“Hemos notado algunos excesos o algunas irregularidades en algunos casos, donde se está malinformando a la ciudadanía con algún otro objetivo. Cada vez que se solicite a la Fiscalía de Distrito una cremación, nosotros mismos nos vamos a comunicar con los familiares para comprobar si es deseo de ellos que sus familiares sean cremados, ya que en muchos servicios no les están dando la alternativa de inhumación”, dijo al recordar que sin importar que sea una muerte por Covid-19, son las familias quienes deben decidir si realizan la cremación o la inhumación.

Guardado también informó sobre una inhumación clandestina realizada por una funeraria que se detectó el pasado 29 de octubre, y cuyo caso fue turnado a la Fiscalía General del Estado.

“Dentro de todo este dolor que está sucediendo de manera muy frecuente en los hogares de Ciudad Juárez vamos a hacer todo lo que esté a nuestro alcance para la atención adecuada”, aseguró Nava López.

El pasado fin de semana Juárez vivió un pico de casi 90 muertes en un día por diversas causas, no sólo por Covid, aseguró el trabajador de una funeraria.

De acuerdo con lo informado en conferencia de prensa por el director general de Promoción de la Salud, Ricardo Cortés Alcalá, la semana pasada se registró un incremento en las muertes a nivel nacional, y según registros de la Secretaría de Salud federal, cerca del 80 por ciento del total de las muertes ocurrieron en el estado de Chihuahua.

El domingo la doctora Mirna Beltrán, subsecretaria de Prevención y Promoción de la Salud en Chihuahua, explicó que dicho aporte se debió a las muertes que se registraron sin que existiera una prueba que confirmara Covid-19, pero que se estima que sí fueron debido al virus, las cuales no se dan a conocer en el conteo diario de Gobierno del Estado.

“Tenemos dos tipos de defunciones, una es la defunción por Covid confirmado, que tiene una prueba confirmada a Covid, que son las que aparecen específicamente en nuestros informes de todos los días. Adicional a esto, en todo el país se lleva una vigilancia estricta, y en el Estado, de las defunciones que pudieran derivar en Covid, las cuales entran a un comité y se hace todo el proceso que se debe hacer para certificarlas como Covid, que son las de infección respiratoria aguda grave”, detalló. (Hérika Martínez Prado / El Diario)

hmartinez@redaccion.diario.com.mx