Estado

Muro fronterizo es un signo de violencia y muerte: sacerdote

Reclaman violación a los derechos de los migrantes

Hérika Martínez Prado/ El Diario de Juárez

miércoles, 06 enero 2021 | 12:35

Ciudad Juárez– La culminación de las 450 millas -más de 724 kilómetros- de muro fronterizo que dio a conocer ayer el gobierno de Estados Unidos, es un logro para el presidente Donald Trump, pero un signo de violencia, muerte y un daño a la dignidad de las personas, lamentó el director de la Casa del Migrante de Ciudad Juárez.

“Cuando hablamos del muro puede entenderse de muchas maneras, una es como un muro de metal, puede interpretarse como las leyes migratorias, como la actitud racista, como una violación a los derechos humanos. No solamente es un muro de acero que está puesto, es también un muro que viola los derechos humanos”, dijo el sacerdote Javier Calvillo sobre las declaraciones del comisionado de la Oficina de Aduanas de Protección Fronteriza (CBP), Mark Morgan.

De acuerdo con el funcionario federal de los Estados Unidos, el presidente Trump había hecho la promesa de levantar 450 millas del muro fronterizo en la frontera con México, para fines de 2020 como parte de un esfuerzo por demostrar que su administración había tenido éxito en su promesa de campaña electoral de 2016, la cual se basó en la construcción del muro y la disminución de la migración.

“Este no es sólo un logro notable, creo que es un logro histórico por muchos factores”, destacó ayer Morgan durante una teleconferencia con la prensa.

Para el sacerdote que dirige el albergue que desde hace 36 años recibe cada año a miles de migrantes en Ciudad Juárez, el logro de Estados Unidos es un muro más cruel, un atentado contra la vida y una violación a los derechos humanos de las personas migrantes. “Eso es para quienes trabajamos en defensa de los migrantes”, destacó Calvillo, quien también reclamó que el gobierno mexicano de Andrés Manuel López Obrador haya cedido a las amenazas de Trump y haya puesto un muro humano creado por elementos militares de la Guardia Nacional (GN) a lo largo del bordo del río Bravo y el desierto fronterizo.

De acuerdo con Morgan, de las 450 millas construidas a lo largo de la frontera con México, 130 han sido levantadas en el sector El Paso, lo equivalente a 209.21 kilómetros, con una altura de 32 pies de alto; es decir, 9.75 metros de altura.

Según cifras de CBP, en octubre de 2020, el primer mes del año fiscal 2021, 8 mil 725 personas cruzaron la frontera a través del río Bravo o el desierto chihuahuense y fueron interceptadas por agentes estadounidenses. En el año fiscal 2020, el cual abarcó de octubre de 2019 a septiembre de 2020, sumaron un total de 54 mil 400 aprehensiones en el sector El Paso; mientras que en el año fiscal 2019 fueron detenidos 182 mil 143 migrantes de diversas nacionalidades, después del registro de 31 mil 561 aprehensiones en el año fiscal 2018.