Estado

'No afectan cuencas proyecto minero de Samalayuca'

Asegura CIMA Consultores que no utilizarán sustancias que generen riesgo

Manuel Quezada Barrón/
El Diario
martes, 08 octubre 2019 | 08:31
David Cruz

Chihuahua En el Proyecto Unidad Minera “La Gloria” que pretende desarrollar Samalayuca Cobre S.A. de C.V. en la zona denominada Sierra de Samalayuca, no afectarán, cuencas hidrológicas ni se ocupará en ninguna de las actividades sustancias altamente riesgosas, precisó CIMA Consultores.

Esto se indica en el estudio de impacto ambiental elaborado como requisito para la promoción y autorización del proyecto por parte de la Semarnat, el cual busca aprovechar la zona para la extracción de cobre, aunque también se cuenta con reservas probadas de oro, plata, plomo y zinc.

Precisa que el desarrollo se llevaría a cabo en su parte más baja y alejada a los Médanos de Samalayuca, cercano al poblado que lleva el mismo nombre, pero lo suficientemente lejos para evitar cualquier tipo de afectación a la localidad, ubicado dentro del Municipio de Juárez.

Señala que los predios donde se ubica el proyecto corresponden a distintas propiedades particulares, en las cuales el promovente cuenta con contratos de ocupación temporal y servidumbre de paso por el total de la vida útil del proyecto.

La Unidad Minera La Gloria es un proyecto minero que operará un yacimiento de cobre diseminado por medio de explotación a cielo abierto (tajos). 

Mediante un proceso de control de las leyes de Cobre económicamente explotable llamado Ore Control se extraerá de los tajos el mineral, acarreará a los patios de lixiviación en donde se triturará y depositará en camas y éste será beneficiado mediante el proceso de lixiviación estática (patios de lixiviación) para posteriormente entrar a la planta de proceso, el cual consta de un sistema de cementación y de electrodeposición. 

Para el beneficio se pretende utilizar ácido sulfúrico, no enlistado como sustancia altamente riesgosa.

El proyecto minero consiste en aprovechar los yacimientos de cobre diseminado por medio de explotación a cielo abierto (tajos). Éste es beneficiado mediante el proceso de lixiviación estática (patios de lixiviación) para después realizar la recuperación del cemento de cobre mediante el proceso de cementación, aunado a un proceso de electrodeposición.

Señala que el proyecto se pretende operar en un total de 16 años destinados a preparación del sitio, operación y clausura o cierre, por lo cual se plantea que finalice su operación y cierre en el año 2034, se consideran dos años para la ejecución del programa de cierre.

Agrega que no se considera un conjunto de proyectos que pretende realizarse en una región ecológica determinada, además de que no se prevén impactos acumulativos, sinérgicos o residuales que pudieran ocasionar la destrucción, el aislamiento o la fragmentación de los ecosistemas. 

Debido a las actividades que se pretenden realizar se generarán residuos considerados como peligrosos en la actividad o proceso. Se estima originar una cantidad igual o superior a 10 toneladas en peso bruto total de residuos peligrosos anual o su equivalente en otra unidad de medida.

Agregó que el proyecto no requiere trámite en materia de zona federal marítimo terrestre, ya que no existen cauces considerados como federales, dentro de los polígonos solicitados.

CIMA Consultores precisó que existen zonas con aprovechamientos mineros antiguos, también se tiene presencia de vegetación forestal por lo cual se realizará la remoción total o parcial de la vegetación de los terrenos forestales para destinarlos a actividades no forestales. 

Es importante mencionar que el proyecto se llevará a cabo por etapas operativas para minimizar el impacto sobre la zona solicitada, sin embargo, se solicitan áreas operativas y nuevas áreas de exploración para dar certeza a las inversiones que se plantean hacer.

Indicó que se eligieron áreas que ya tuvieran un impacto previo para minimizar la superficie a impactar con el desarrollo del proyecto. Asimismo no se encuentra dentro de ningún Área Natural Protegida, Región Terrestre o Hidrológica Prioritaria.

El estudio menciona que fueron consideradas las posibilidades de beneficiar a los habitantes de la región con la puesta en marcha del proyecto generando fuentes de empleo, construcción y ampliación de infraestructura y servicios, así como de la derrama económica que se genere en el municipio. 

Se estima una generación de 81 empleos directos (25 en planta, 23 en mina, trituración y mantenimiento, 20 en geología y barrenación, 5 en administrativos y 8 en medio ambiente) y se considera que la generación de empleos indirectos es de aproximadamente 2 a 1 respecto a los directos.

Por lo tanto se estima que la generación de empleos indirectos que detonará este proyecto minero será de 150.

La firma responsable del estudio de impacto ambiental dejó en claro que Samalayuca Cobre S.A. de C.V. es una empresa relativamente nueva en la explotación de los metales, pero cuenta con un equipo multidisciplinario en las áreas técnica, legal y ambiental entre otras, que tienen probada experiencia dentro del ámbito minero con más de 25 años, tiempo en el que han participado desde el inicio hasta su construcción, arranque, operación y cierre de unidades mineras de renombrada importancia.

Éste es el principal soporte de Samalayuca Cobre S.A. de C.V., la cual se ha convertido en una empresa con la capacidad amplia para el desarrollo de trabajos mineros como este.

Resaltó que el tiempo que ha estado la empresa en el sitio de interés, se ha construido una cultura de respeto y se desarrollan relaciones a largo plazo entre colaboradores, comunidades y Gobierno.

Esta visión a largo plazo, anclada en una cultura basada en valores ha permitido que Samalayuca Cobre sea una empresa sólida en relación a la naturaleza cíclica del negocio, apuntó finalmente.