Estado

‘Nuestros hijos no son desecho biológico’

Con caravana, exigen a hospitales respetar los derechos de bebés fallecidos antes, durante o después de nacer

Carlos Sánchez / El Diario de Juárez / El grupo salió de la glorieta del Kilómetro 20

Luis Carlos Cano/ El Diario de Juárez

lunes, 22 marzo 2021 | 12:31

Ciudad Juárez.- Con una caravana que partió de la glorieta del Kilómetro 20 hasta llegar al Parque de la Madre, en el fraccionamiento Álamos de San Lorenzo, padres de familia se unieron a la exigencia pública de que en los hospitales públicos y privados se respeten los derechos de los bebés que fallecen en el vientre, al nacer o al poco tiempo de nacidos.

El objetivo de este movimiento es levantar la voz por esos bebés, para que dejen de ser tratados como desechos biológicos, pues son una vida que merece un trato con dignidad desde la concepción hasta su muerte antes de lo esperado, dijo Paola Benítez, del Grupo de Apoyo Mi Angelito Estrella (Gamae), organizador de la actividad.

La llamada caravana “Dando voz al duelo silencioso”, inició alrededor del mediodía en la glorieta del Kilómetro 20, al sur de la ciudad, de donde continuaron por la Panamericana y la avenida Tecnológico hasta la Vicente Guerrero, y siguieron hacia el oeste para llegar al parque que se ubica en el cruce con la Del Charro.

“Nuestros hijos no son desecho biológico; reconocimiento y dignidad a su vida y muerte involuntaria”, “Grupo de Apoyo Mi Angelito Estrella, duelo silencioso, trato empático en instituciones médicas”, “Bebés de menos de 500 gramos no son desecho biológico”, escribieron los participantes de la caravana en los vidrios de sus vehículos. 

Además de las frases exigiendo el respeto a los bebés que mueren en distintas circunstancias, en algunos de los automóviles pegaron globos color rosa, como símbolo de la inocencia de quienes pierden la vida antes de nacer, o poco después de ello. 

Luego de recorrer el trayecto desde el sur de la ciudad al cruce de la avenida Del Charro y Vicente Guerrero, en el parque del sector los miembros de Mi Angelito Estrella dieron pláticas de concientización sobre el tema y una clase de yoga.

Paola Benítez dijo que de acuerdo a la estadística que existe sobre los casos de bebés que mueren en esas etapas, encontró que sólo se tiene hasta el 2018, y ese año en Ciudad Juárez se registraron 242 hechos de ese tipo.

En todo el estado de Chihuahua fueron 636, pero a nivel nacional se tiene registro de 20 mil 195 casos, señaló.

Explicó que con movilizaciones como la de este domingo están levantando la voz por los bebés que fallecieron en el vientre, al nacer o al poco tiempo de nacidos, por eso públicamente piden dignidad y reconocimiento a los bebés que fallecen, respeto al duelo de las madres y padres, cumplimiento empático de protocolos de salud y leyes que erradiquen la violencia obstétrica.

Dijo que los casos de muerte perinatal se dan previo al parto o durante el parto, el neonatal, cuando nacen y mueren al poco tiempo del nacimiento y el gestacional antes de los 3 meses, pero estos bebés no son contemplados de ninguna manera.

Dio a conocer que todo bebé que no pese 500 gramos o no pase de la semana 12, no puede ser recuperado, pero en los protocolos de salud, en la guía médica, dice que en cualquier proceso de gestación se le debe entregar a la familia, pero los médicos no lo hacen, no elaboran el acta de defunción y no dan información de que los padres podrían recuperar el cuerpo.

Paola indicó que lo común es que en los hospitales no se respetan los derechos del gestante y de los padres, no se respeta la identidad al no existir el acta de defunción, a pesar de que se saben los apellidos y eso es identidad.

Desde la concepción ya se le visualiza como bebé, pero médicamente sólo lo califican como médula, como pedacito de carne y otros nombres, agregó.