PUBLICIDAD

Estado

Ofrecen pruebas Covid a migrantes retornados

Dos de cada 10 personas deportadas de Estados Unidos vienen contagiadas del virus

Omar Morales / El Diario de Juárez / Una Pareja es atendida por personal del INM

Hérika Martínez Prado/ El Diario de Juárez

miércoles, 25 agosto 2021 | 12:56

Ciudad Juárez— Con el fin de poder detectar los casos positivos y cortar la cadena de contagios en Ciudad Juárez, desde el pasado viernes 21 de agosto, los migrantes expulsados de Estados Unidos tras haber cruzado la frontera por Matamoros, son sometidos a pruebas de Covid-19 al llegar a esta frontera. 

“El viernes se identificó que el 20 por ciento de los migrantes que llegaron salieron positivos a Covid. Estamos hablando que dos de cada 10 personas venían contagiadas, con síntomas. Entonces, ya ahí los pusimos en unas carpas aparte, les dimos la atención correspondiente, y se trasladaron a diferentes albergues a cargo de otras organizaciones”, informó el doctor Joaquín Cervantes, subdirector médico de Clínica Médica Internacional (CMI). 

Al conocer la problemática de salud que representa el arribo de extranjeros portadores del virus, el laboratorio privado decidió apoyar desde el viernes, por tiempo indefinido, con 40 pruebas diarias de antígenos para los migrantes. 

“Sabemos que diariamente están entrando a Juárez entre 100 a 200 migrantes (traídos desde el aeropuerto de Brownsville), y este es un problema social muy fuerte, pero el tema de salud pública es lo que más nos interesa, sobre todo por el tema del Covid. Y en esta búsqueda de soluciones decidimos apoyar”, señaló. 

El especialista en Salud Pública narró que el miércoles de la semana pasada se expuso la problemática del arribo de personas expulsadas de Estados Unidos siendo positivas al virus, durante una reunión en la que estuvieron presentes el Fideicomiso para la Competitividad y Seguridad Ciudadana (Ficosec), la Fundación del Empresariado Chihuahuense (Fechac), la Organización Internacional para las Migraciones de Naciones Unidas (OIM) y el Instituto Nacional de Migración (INM), entre otros actores. 

“Se expuso el problema que hay en los albergues, porque llega la gente en unas condiciones tremendas, y llegan a los albergues que ya no tienen espacios. Sabemos que los recursos están muy limitados, y en busca de una estrategia nos trajeron a la mesa la problemática el miércoles y ya el viernes estábamos aplicando las pruebas en las instalaciones de Grupo Beta”, relató. 

No informan a México

La expulsión de migrantes que ingresaron a Estados Unidos por Reynosa y luego fueron trasladados en aviones hasta El Paso ocurrió en marzo y abril durante 50 días, y se reactivó el pasado 28 de julio, algunos días de la semana, sin informar a las autoridades mexicanas. 

Desde el pasado viernes 6 de agosto se coordinó una respuesta humanitaria entre autoridades y organizaciones binacionales e internacionales, por lo que las personas enviadas a Juárez son recibidas en las oficinas de Grupo Beta, ubicadas junto al puente internacional Stanton-Lerdo. 

En ese espacio se les proporciona alimento y agua, además se les brinda información sobre servicios, y se les ofrece alojamiento en el albergue filtro instalado en el gimnasio municipal “Kiki” Romero. 

Hasta el jueves 19 de agosto, a quienes aceptaban el albergue se les trasladaba al espacio municipal y antes de ingresar se les hacia una prueba rápida de Covid, pero quien no pedían el albergue salían de las oficinas migratorias sin saber si eran positivos. 

Por ello, la intención actual es que todos los portadores del virus sean detectados al arribar al país, meta a la que se unió el laboratorio privado. 

“El director general, el doctor Roberto Assael y yo empezamos a platicar de este tema y se decidió por parte de Clínica Médica Internacional el donar 40 pruebas de antígenos diarias, para hacer pruebas a los migrantes, no directamente en los albergues, sino en el área donde está Grupo Beta, en el puente, para poder empezar desde ahí a identificar cuales personas son positivas para darles un espacio adecuado, y para evitar la cadena de contagios”, informó Cervantes. 

“Imagínense que tenemos una persona con Covid en un albergue en donde hay 200 personas; vamos a tener unos brotes tremendos de Covid en esos albergues. El chiste es cachar la enfermedad ahí, en ese punto, evitar que se siga aumentando el número de casos, cortar la cadena de contagios. Y que esta gente esté tranquila en medida de lo posible durante su estancia en los albergues”, explicó. 

Las pruebas que se realizan de antígenos, son a través de un hisopo. Las muestras se recolectan en los patios de Grupo Beta, se procesan en unidades móviles que fueron prestadas por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) y en un lapso de 10 a 15 minutos se tiene un resultado. 

“Es una respuesta sumamente rápida que nos está ayudando a detectar a las personas positivas. Y el apoyo va a continuar de forma indefinida, hasta que podamos encontrar una solución permanente a este problema”, aseguró.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD