Estado

Padre ofrece recompensa por su hijo desaparecido

La Fiscalía no ha hecho nada, reclama

Salud Ochoa/El Diario
domingo, 11 agosto 2019 | 09:59

Chihuahua.- José Ángel Flores Andrade salió de su casa ubicada en la colonia Riberas de Sacramento el jueves 30 de mayo; antes de llegar a su destino, el joven de 23 años de edad fue “levantado” por sujetos desconocidos entre las calles Río Colorado y Río Rojo. Desde entonces su familia no lo ha vuelto a ver ni a tener noticias de él. Tampoco ha habido una llamada pidiendo rescate por lo que sospechan que podría haber sido trasladado a la sierra a trabajar en la siembra de enervantes. 

A casi dos meses y medio de los hechos y a pesar hay un reporte de ausencia interpuesto ante la Fiscalía General del Estado, el padre de la víctima –José Flores Villa- asegura que la autoridad no ha hecho nada al respecto por lo que ha decidido ofrecer una recompensa por quién le entregue a su hijo aunque para ello deba deshacerse de su casa si es necesario.

El padre, cuya esperanza se mantiene como una luz en la oscuridad, señala que existen evidencias en video, grabadas por una cámara de seguridad, del momento en el que José Ángel y otro joven de la misma edad fueron subidos por la fuerza a una camioneta; sin embargo, la policía se ha negado a revisar y dar seguimiento a dichas evidencias.

“A veces, con tantas cosas que pasan y que uno vive, lo único que se puede pensar que los dos –policías y criminales- son lo mismo. Nosotros nos aferramos a la esperanza de que él esté bien pero es muy difícil”, dice mientras mira a su pequeño nieto, hijo de José Ángel, jugar y hablar de dinosaurios ajeno por completo a la putrefacción mundana.

Los 73 días transcurridos desde que ocurrieron los hechos han sido un “infierno” para la familia Flores Andrade, especialmente para  su madre cuya salud emocional ha sido seriamente afectada. 

“No somos gente de mucho dinero pero haremos el esfuerzo por conseguir lo necesario para que nos lo entreguen. Las cosas materiales van y vienen, la vida no. La vida solo es una y no es justo, no es justo que a los jóvenes les roben la oportunidad de vivirla”, dice el padre con el semblante afectado por el dolor.

Al momento asegura que nadie se ha comunicado con él para pedirle dinero por lo que descarta que sea un secuestro.