Estado

'Parece zona de guerra': restauranteros de Las Vírgenes acusan a GN de ahuyentar a los clientes

Cientos de elementos permanecen en los dos accesos a la presa

El Diario
El Diario

Martín Ortiz Mares/El Diario

sábado, 17 octubre 2020 | 16:26

Después de concluir la extracción de 130 millones de metros cúbicos de la presa Las Vírgenes, que fue militarizada para evitar que productores agrícolas la tomaran y evitaran el desfogue para el pago del tratado del 44, cientos de elementos de la Guardia Nacional permanecen allí en espera de órdenes superiores, manteniendo los retenes en los 2 accesos.

El alcalde de Rosales, José Ramírez Licón, quien también es presidente de la Sociedad de Responsabilidad Limitada San Pedro y del Módulo de Usuario número 6, manifestó que los elementos mantienen sus campamentos y esperan instrucciones de sus mandos para ir a tomar la presa La Boquilla. 

Por su parte, prestadores de servicios de la zona se encuentran inconformes, pues al mantenerse los retenes en los 2 accesos las familias que los visitan no acudirán a los merenderos y continuarán las bajas ventas de sus negocios. 

“Los mismos elementos comentan que no tienen fecha para retirarse del lugar, pues unos mencionan que será el 24 de octubre, otros que hasta el fin de año y otros más que ya se quedarán permanentemente”, comentó uno de los encargados de los negocios situados en la presa. 

"Prácticamente nuestros merenderos se encuentran en una zona de guerra y con esto las familias no quieren venir, pues después de comer los visitantes con sus niños no pueden pasear por el lugar porque se encuentra sitiado".

Ante las insistentes declaraciones de funcionarios federales y del mismo presidente Andrés Manuel López Obrador de que las presas son propiedad de la nación, varios dirigentes agrícolas sostienen que la Guardia Nacional, después de vigilar que se vacíe la presa Las Vírgenes, que la dejaron a su mínima capacidad, irán a retomar el control de La Boquilla. 

En esta presa las personas que la resguardan esperan que de un momento a otro lleguen y las desalojen.