Estado
Purgaba 244 años por secuestro y asesinato

‘¿Parezco malo?’: ‘El Neto’ a los 21 años

El jefe Mexicle, ahora prófugo, es uno de los líderes criminales que más han marcado a Juárez

/ Ernesto Alfredo Piñón de la Cruz

De la Redacción/ El Diario

martes, 03 enero 2023 | 08:00

Ciudad Juárez.– El Neto”, ahora prófugo, es quizá uno de los líderes criminales que más han marcado a esta frontera –y sobre todo los archivos policiales y judiciales– con sus decenas de acusaciones por secuestro que le acumularon condenas por 244 años de cárcel a sus cortos 21 años de edad.

Ernesto Alfredo Piñón de la Cruz y sus cómplices, incluidos menores de edad, fueron aprehendidos entre 2009 y 2010, años en los que la conocida Ciudad Judicial parecía un “hervidero” ante las múltiples audiencias por secuestro en contra de los integrantes de estas bandas que aterrorizaron a los fronterizos.

Para escoger a sus víctimas no había distinción, desde estudiantes de preparatoria hasta gerentes de maquila y mismos fiscales, quienes incluso fueron torturados, sufrieron amputaciones de dedos o fueron asesinados aun después de pagar su rescate, según se ventiló en los juicios y procesos en contra de Piñón de la Cruz.

Sin dejar atrás las múltiples amenazas de muerte a los ministerios públicos que llevaban los casos y que más de una vez provocaron la suspensión de las audiencias por temor a que éstos fueran atacados. Hubo incluso sentencias que se dictaron sin haber audiencia, los jueces sólo emitían los escritos, evitando así que tanto abogados como fiscales acudieran a la Ciudad Judicial.

Sin embargo Piñón de la Cruz, aun y con la lluvia de plagios imputados que se convirtieron en sólidas sentencias, sostuvo siempre ser inocente y haber sido usado y amenazado por las autoridades y sus propios compañeros para “agarrar la muleta” de todo.

Siempre sonriente

En una entrevista exclusiva hecha por El Diario a “El Neto” a finales de noviembre de 2010, ya recluido en el Cereso Estatal 3 de esta frontera y con varios procesos encima, argumentó ser inocente, haber sido torturado y desde entonces fue claro en decir que “iba a salir libre”.

Quizá algo inusual en comparación con cualquier otro reo que atravesara por un proceso de ese grave delito, “El Neto” siempre mantuvo una mirada fija y segura al entrevistador además de su sonrisa, él contestó siempre sonriente todas las preguntas que se le hicieron.

Esa fue precisamente una de las características de esta banda de secuestradores, pues no sólo “El Neto” mostraba ese temple, sus cómplices reían en plena audiencia e incluso mientras sus víctimas relataban entre lágrimas lo vivido, se pudo observar al estar ahí a diario en los procesos y juicios que fueron, la mayoría, en audiencias públicas.

“No todo es cierto, no soy malo, ¿o parezco malo?, ¿verdad que no?”, expresó entre risas aquel joven de entonces 21 años en la entrevista de 2010, al preguntarle qué significaban para él todas las acusaciones en su contra y los más de 100 años en condenas que llevaba acumulados hasta ese momento.

“Cuando yo llegué había muchas declaraciones de ‘El Lalo’ y ellos (demás integrantes de la banda), y tenían a mi esposa y a mi mamá, querían culparlas a ellas si no agarraba yo ‘la muleta’, ¿usted qué va a hacer si tienen a su esposa y a su mamá?, decir ‘sí, yo fui y ya’”, expresó sosteniendo la mirada.

“¿Usted cree que a los 21 años voy a llevar más de 30 secuestros?”, cuestionó “El Neto” con su sonrisa en el rostro, la cual no perdió en ningún momento. “Todo es a base de tortura; imagínese que me levanten y me agarren entre todos”, alegó.

“Sí me torturan y gacho. Pero no crea que porque son cabrones, sino que son como 12 weyes, y a mí me torturaron enfrente de mi mamá. A mí me encueraron todo, me amarraron en un colchón y mi mamá mirándome cuando me torturaron, está gacho”, dijo al mostrar levemente las partes del cuerpo en las que había sido supuestamente torturado.

–¿Entonces de ningún secuestro de los que se te acusa eres responsable?, se le cuestionó. A lo que él sólo respondió con su característica risa: “Mmm, no...”, para reiterar que confiaba en que él saldría libre.

–¿Aún tienes la esperanza de salir libre?, se le cuestionó al recordarle que eran 182 años los que llevaba acumulados en sentencias en ese momento. A lo que él respondió: “Sí, ¿no...?”, para terminar la entrevista con una sonrisa y ser llevado a su celda. Unos días después se dio su primer intento de fuga.

Intento de escape

El 7 de diciembre de 2010, un convoy de hombres armados atacó el vehículo oficial de la Policía Procesal, en el que eran trasladados “El Neto”, y otros reos. A la altura del kilómetro 20 se hizo la refriega y se pudo evitar su fuga en aquella ocasión.

Sin embargo, Piñón de la Cruz resultó herido en un ojo, mientras que su cómplice César Vega Muñoz “El Chilín”, sí logró su cometido, sin embargo, fue detenido meses después

Tras ese primer intento de fuga, las autoridades decidieron trasladar a finales de diciembre de ese 2010 a los secuestradores a otros penales del país, además de seguir los procesos y juicios en su contra vía satélite.

El revuelo de “El Neto” y su banda de secuestradores –todos de menos de 23 años–, fue tal, que llegó un momento en el que las mismas autoridades decidieron dejar de formularle más cargos, pues para abril de 2011, el delincuente ya sumaba 244 años de cárcel, toda su vida estaría en prisión, además de que estaba siendo demasiado costoso llevar las audiencias vía remota.

Tiempo después, sin informar el por qué ni el momento exacto, el líder criminal fue devuelto al Cereso Estatal 3 ubicado en esta frontera, posicionándose de nuevo como cabecilla del grupo criminal “Los Mexicles”, junto con su cómplice José Eduardo Soto Rodríguez “El Lalo”, quienes de acuerdo con testigos, “gobernaban” el penal, teniendo todos los privilegios posibles.

El ‘jueves negro’

A “El Neto” se le atribuyen los ataques del “jueves negro” en agosto de 2022, cuando se generó un intento de motín en el Cereso y se desató una cacería por toda la ciudad: una gasolinera balaceada, un Oxxo incendiado con saldo de dos mujeres muertas, el asesinato a balazos de cuatro trabajadores de la radio por la Ejército Nacional, hechos que causaron pánico entre los fronterizos y provocaron casi un toque de queda en la ciudad, pues negocios cerraron y las personas se quedaron resguardadas en sus casas por todo un fin de semana. El motivo de todo esto, fue precisamente el evitar que Piñón de la Cruz fuera de nuevo trasladado a otro penal.

Ahora este 1 de enero, con un ataque que a todas luces se vio muy bien planeado, “El Neto” y otros 30 reos lograron su cometido, se fugaron del Cereso Estatal 3, mientras que 10 custodios y otros siete reos fueron asesinados en la revuelta y otros 14 internos resultaron heridos.

La banda de “Los Netos”, compuesta por jovencitos de los 13 a los 23 años, acumuló más de 700 años de cárcel, liderando en el estado las sentencias más altas de la historia. Sólo “El Neto” suma 244 años en condenas, sin tomar en cuenta los procesos que las autoridades decidieron ya no llevar a cabo al considerarlo “ocioso”, con esos la cuenta subiría.

De acuerdo con las autoridades, a “El Neto” se le vincula con las bandas de “El Cabezón” y de “El Doctor”, así como otras más. Informes indican que siguió operando desde el interior del penal.