Estado

Pasan sobre la GN y rescatan La Boquilla

Cerca de 8 mil se enfrentaron a los federales, quienes dispararon balas de goma y gas lacrimógeno

César Lozano / El Diario

miércoles, 09 septiembre 2020 | 10:10

Chihuahua.- Cerca de 8 mil personas respondieron al llamado de productores de la región y doblegaron ayer a elementos de la Guardia Nacional para luego tomar las instalaciones y cerrar una de las válvulas de la presa La Boquilla tras de que fueron atacados con balas de salva y gases lacrimógenos.

Lo que comenzó como una caravana pacífica hacia la presa La Boquilla, terminó en un enfrentamiento entre miles de agricultores contra elementos de la Guardia Nacional que resguardaban las instalaciones y el sistema hidráulico con el que se controlaba la salida del agua.

Luego de un enfrentamiento que duró cerca de tres horas en el que los productores, armados con palos y piedras, fueron repelidos con gases lacrimógenos y balas de goma, cerca de 800 elementos federales salieron de las instalaciones de la presa, y hasta el cierre de la edición una guardia de 200 agricultores permanecía en el lugar.

A las 11:00 horas se reportó que un importante contingente de productores de varios municipios de la región centro–sur pasaron por Camargo para unirse a los miles que ya esperaban en el Monumento al Pescador de San Francisco de Conchos, donde se concentraron cerca de 8 mil personas.

De acuerdo con la versión de uno de los voceros oficiales del movimiento, José Ramírez, presidente municipal de Rosales, el grueso del contingente llegó pasadas las 13:00 horas a la puerta principal de la presa y comenzaron un enfrentamiento verbal con los uniformados que hacían valla.

Pero la gente ya estaba enardecida y eso provocó que pasadas as 14:00 horas se decidieran a tomar por la fuerza las instalaciones de la presa La Boquilla, para lo cual rodearon el inmueble por un poblado conocido como El Tigre, cuya brecha lleva hasta un punto por donde se puede ingresar.

“Nosotros (los líderes) perdimos el control de la gente, porque pues ellos comienzan a querer tomar justicia por su propia mano, y lo único que nos queda a nosotros es, como representante de los módulos, apoyarlos y decirles que siempre estaremos con ellos”, comentó el alcalde de Rosales.

Al llegar al lugar por el que se ingresa a la presa, miles de productores y simpatizantes del movimiento sorprendieron a un grupo de 30 elementos de la Guardia Nacional, a quienes tomaron como rehenes.

Mientras, el grueso del contingente se dirigió hacia las instalaciones que permanecían bajo resguardo y tomó por sorpresa a los uniformados, minutos antes de las 16:00 horas.

Alrededor de las 16:20 horas y superados en número, hasta por 10 a 1, un general ordenó ceder a las exigencias de los productores de retirarse con el fin de proteger a los elementos de la tropa.

Algunos agentes de la Guardia Nacional abandonaron las instalaciones de la presa a pie y escoltados por los manifestantes; mientras otros lo hicieron en vehículos oficiales, en medio de amenazase insultos de los pobladores de la región.

En ese momento los manifestantes festejaron la salida de la Guardia Nacional con consignas y entonando el Corrido de Chihuahua en calles de Conchos, como señal de victoria.

A pesar de eso, ambos bandos fueron contenidos entre compañeros para que evitar una tragedia, es decir, antes de que se retiraran las fuerzas de la Guardia Nacional se llevaron 64 armas largas aproximadamente, y muchas más bombas de gas lacrimógeno.

Por otra parte a pesar de los cuatro lesionados de los federales y los de los campesinos, entre los mismos productores controlaban a los compañeros que en instantes perdían el control e intentaban agredir a los elementos cuando estos ya iban de salida.

De manera extraoficial, Ramírez reportó un saldo de diez lesionados en total de los dos bandos; entre ellos cuatro elementos de la Guardia, uno con fractura de pierna; además de cientos de personas que resintieron de manera temporal los efectos del gas lacrimógeno.

En total, participaron campesinos de 13 módulos de riego a cuyos representantes se les había pedido conseguir la presencia de 100 personas, pero la unión de pobladores, simpatizantes y familiares de los afectados por la extracción logró que se reuniera un contingente mucho mayor.

“El estado de Chihuahua no necesita dádivas de la Federación, nada más que no nos quite lo nuestro”, insistió Ramírez, quien hizo guardia durante tres días en Palacio Nacional y a pesar de la previa solicitud, no fue recibido por el Presidente López Obrador.

Desde el pasado lunes por la tarde, se acordaron varias acciones a realizar por parte de los integrantes de los diferentes distritos de riego afectados por la extracción del agua, entre ellas la marcha hacia la presa, toma de casetas y dar paso libre a los automovilistas, toma de vías del tren, huelga de hambre en el Aeropuerto Internacional de Chihuahua, bloqueo de vías del tren,  y bloqueo de paso a vehículos de carga en los Puentes Internacionales, todo con el objetivo de lograr el retiro de la guardia y el cierre de las presas, permitiendo sólo el gasto programado.

El diputado federal panista, Mario Mata, quien estuvo presente durante el enfrentamiento, advirtió la probabilidad de que regresen las fuerzas federales con más elementos para despojar de nuevo a los productores y tomar de nuevo el control de la presa y, por lo tanto, del control del flujo del agua.

Hizo un llamado a que desde este momento se privilegie el diálogo para evitar nuevos conflictos que pudieran terminar incluso con vidas humanas.

En La Boquilla también estuvieron presentes los voceros oficiales Salvador Alcántar y  Jorge Aldana, además del exgobernador Fernando Baeza y los presidentes municipales de Camargo y San Francisco de Conchos, Arturo Zubía de Camargo  y Jaime Ramírez, respectivamente.

clozano@diarioch.com.mx