Estado

Perseverancia la lleva a NASA

Juarense supera ‘bullying’ y es invitada a interinato; también la llama Apple

Cortesía

Luz del Carmen Sosa/ El Diario de Juárez

domingo, 28 julio 2019 | 09:00

Ciudad Juárez— La inseguridad que Juárez vivió hace una década obligó a la familia Cohen Cruz a mudarse a El Paso, Texas. 

De padre estadounidense y madre mexicana, Sairy residió los primeros 13 años de su vida en la colonia Satélite, en Ciudad Juárez.

“Mi padre trabajaba en una discoteca y cuando las cosas se pusieron muy mal, mi familia decidió que nos mudáramos todos a El Paso”, relata Sairy Elizabeth Cohen Cruz, de 22 años, quien realiza un interinato con la empresa Apple, donde se integró al equipo de ciberseguridad y analiza todo lo relacionado con la privacidad y seguridad de los teléfonos iPhone.

A este empleo le antecede su incursión en la NASA, donde también formó parte del equipo de ciberseguridad. 

“Aquí soy la única mexicana, tengo una compañera que es de Monterrey, pero tenía tres años cuando llegó a Estados Unidos y no recuerda mucho de México”, comparte.

Sairy es estudiante de la Universidad de Texas en El Paso (UTEP) y espera concluir próximamente su carrera en Ciencias Computacionales.

En su futuro inmediato existe una oferta de empleo de Apple Inc. que ella analiza, pues implica mudarse a Londres, dice entusiasmada ante la perspectiva de residir en el continente europeo.

Fue discriminada antes de triunfar

Durante la videoentrevista, Sairy  recuerda a Ciudad Juárez, su familia y amigos. 

“Yo nací el 5 de julio de 1997 y estuve viviendo en Satélite, ahí viví 13 años de mi vida. Estudié allá el kínder y la primaria, luego me fui a El Paso con una tía, pero extrañaba a mi familia y me regresé a la escuela Óscar Flores Sánchez, donde terminé la primaria”, narra.

Recuerda que por los años 2009 y 2010 la violencia en Juárez registraba un elevado aumento de asesinatos, lo que influyó para que su padre, empleado de una discoteca, decidiera llevarse a su familia a El Paso en forma definitiva. 

Fue una época difícil para Sairy. Aunque era estadounidense fue discriminada y sufrió ‘bullying’ por su desconocimiento del idioma inglés.

“Realmente me cambié de escuela muchas veces, como yo no sabía nada de inglés, el ‘bullying’ fue mucho, las cosas eran muy feas para mí y mi mamá me cambió de escuela cuatro veces porque ninguna escuela me enseñaba el idioma”.

Finalmente egresó de Ranchland Hills Middle School y continuó sus estudios al ingresar a Bel Air High School, donde le ayudaron a aprender inglés.

“Me daba pena hablar en inglés y era más la gente que se burlaba de mí. Fue hasta los 14 años más o menos. Mi papá trabajaba en una tienda de Family Dollar y mi mamá hacía arreglitos que vendía, luego mi papá cambió de empleo y yo le pedí trabajo a su jefa y empecé a practicar. Pero fue en la tienda Hollister donde me sentí más cómoda con el idioma”, agrega.

Para Sairy asistir a la universidad no era obligatorio, incluso en casa no se lo pedían.

“Seré la primera integrante de mi familia que se graduará de la universidad”, dice orgullosa por el apoyo de sus padres.

Reconoce que en un momento de su vida ella se iba a conformar con concluir sus estudios de preparatoria y trabajar como asistente de dentista, lo que le garantizaba un empleo.

Pero UTEP tenía otros planes para ella. Fue seleccionada para asistir a clases gratis durante el verano y le gustó. 

“Ya había cometido errores anteriormente, no me había ido bien en secundaria ni preparatoria, pero yo pensaba que tenía que hacer sentir orgullosa a mi familia. En UTEP empecé a estudiar Biología, Química y Criminología”, dice riendo de lo que menciona como decisiones erradas.  

Fue su mentor escolar quien le mostró la carrera de Ciencias Computacionales, donde descubrió un mundo totalmente desconocido y que gracias a su perseverancia y tocar muchas puertas la llevó a colaborar como voluntaria con el político paseño Robert Francis “Beto” O'Rourke.

En UTEP le ofrecen varias becas y ella asiste a toda conferencia posible.

“Apliqué a la NASA y me dijeron que no muchas veces, me ponía triste, pero después de 15 veces que apliqué me aceptaron en Florida donde estaba atendiendo la seguridad cibernética. Nuestra siguiente meta es ir a Marte y yo trabajé con muchos equipos que están haciendo esto posible y revisaba las cuestiones de seguridad”, agrega.

De Florida viajó a California y está por regresar a El Paso para concluir la universidad, como lo prometió a sus padres, a los cuales ayuda económicamente por el simple placer de recompensarlos por lo mucho que la han apoyado. “Son mi vida”, asegura.

Luego de ser aceptada por la empresa Apple, Sairy está enfocada en la seguridad del teléfono celular para evitar que existan riesgos cuando los usuarios compartan desde sus fotos hasta sus datos.

Que los niños usuarios estén seguros es otra de sus prioridades.

Antes de concluir la entrevista, Sairy recomienda a los jóvenes que no desistan, que perseveren en hallar aquello que los apasiona y aunque encontrarán muchas personas que les dicen que no, rechacen esa negativa y que se convierta en reto.