Estado

Piden ADN a familiares de desaparecidos

Para identificar restos óseos localizados en rastreos en la zona occidente de la entidad

De la Redacción
martes, 10 septiembre 2019 | 14:20
Tomada de internet | Fotografía ilustrativa

Chihuahua.- Con el objetivo de identificar restos óseos que fueron localizados en diversos rastreos que se realizaron en la zona occidente de la entidad, el Centro de Derechos Humanos de las Mujeres (Cedhem) y la Fiscalía General del Estado (FGE), convocan a familiares de personas ausentes que desaparecieron en el año 2011 en la zona de Cuauhtémoc a que acudan a proporcionar muestras de ADN, para poder cotejar con los fragmentos encontrados por el equipo argentino de antropólogos forenses.
Los restos que permanecen sin ser identificados se localizaron entre los años 2017 y 2018 durante los rastreos que los antropólogos argentinos realizaron en el Rancho Dolores del municipio de Cuauhtémoc; El Mortero, de Cusihuiriachi; así como en la Brecha El Porvenir, en Carichí y debido a que son muy pequeños y en avanzado estado de deterioro su identificación se ha complicado.
Por tal motivo, se solicita a los familiares de aquellas personas que permanecen en calidad de desaparecidas a que acudan a entregar su muestra de ADN para poder cotejar con la información genética que se ha podido obtener de los restos encontrados.
Cabe señalar que el Cedhem no establece cuantos restos permanecen sin ser identificados pero afirma que se trata de pequeños fragmentos óseos y que es urgente que los familiares acudan, mientras que aquellos cuyo familiar desapareció en años distintos al 2011, se les convocará en próximos días, esto con la finalidad de tener un mayor control de las pruebas que se realicen.
Asimismo, se informa que los resultados serán manejados con la mayor confidencialidad y el absoluto respeto a los familiares en caso de que alguno resulte positivo; actualmente esta organización brinda apoyo a familiares de por lo menos 200 personas que están ausentes.
Anteriormente, se logró identificar restos de algunas personas que tenían varios años en calidad de desaparecidas y esto permitió cerrar un ciclo de duda permanente respecto al paradero de sus seres queridos, a sabiendas de que todavía está en deuda el acceso a la justicia.