Estado

Piden al presidente que los escuche

Familiares de Mario y Luis Manuel acudieron a la visita de AMLO, pero no pudieron hablar con él

Hérika Martínez Prado/ El Diario de Juárez

sábado, 03 octubre 2020 | 14:45

Ciudad Juárez– Familiares de los dos hermanos de Janos detenidos hace 10 meses por la masacre de nueve personas en La Mora, Sonora, no pudieron entrevistarse ayer con el presidente Andrés Manuel López Obrador, lamentaron. 

La familia de los hermanos Luis Manuel “N” y Héctor Mario “N”, detenidos el primero de diciembre del año pasado en Janos, Chihuahua, aseguró que son inocentes, por lo que trataron de interceptar al presidente en su paso de Juárez a Agua Prieta, pero no lo lograron. 

Dijeron que bajó el vidrio de la camioneta y luego lo subió antes de que pudieran pedirle una vez más la liberación de los chihuahuenses. 

“Queremos pedirle al presidente que por favor nos apoye con lo de mi papá y mi tío, tienen casi un año ya presos y ni siquiera tienen cargos, no los han culpado de homicidio, ni siquiera les ponen ‘caso LeBaron’, y ahora les ponen autores intelectuales. Él dijo que quería justicia y es lo único que queremos nosotros, que haya justicia por dos personas que tienen ya 10 meses presos injustamente”, pidió Estefanía Hernández, hija de Luis Manuel. 

Héctor Mario, alías “El Mayo”, fue detenido y señalado por las autoridades federales de ser el líder del grupo delictivo La Línea, al cual se le ha acusado de la masacre ocurrida el 4 de noviembre de 2019 en la frontera entre Sonora y Chihuahua, donde murieron tres mamás y seis niños. 

El atentado cometido, de acuerdo con las autoridades por integrantes del grupo delictivo La Línea, se dio en dos puntos diferentes de la Sierra que conecta al rancho sonorense La Mora, municipio de Bavispe, con el poblado de Janos, Chihuahua. 

El primer ataque ocurrió a pocos kilómetros de La Mora, donde fueron asesinados a balazos y luego incinerados dentro de la camioneta en la que viajaban Rhonita Miller, de 30 años, y cuatro de sus hijos: Howard y Krystal, de 12 y 10 años, y los cuates Titus y Tiana, de ocho meses de nacidos. 

En el segundo ataque se dio a 18 kilómetros de distancia del primero, casi en la frontera con Chihuahua, contra dos camionetas donde viajaban dos mujeres más con sus hijos. 

En una fue asesinada Christina Marie Langford, de 32 años, quien viajaba con su hija de siete meses de edad. Y en otra Dawna Ray Langford, de 43 años, y sus hijos Trevor y Rogan, de 11 y dos años, mientras que otros seis de sus hijos resultaron heridos. 

Aunque se han detenido a 10 hombres como relacionados con la masacre, únicamente uno, a Jesús Parra Rentería, presunto integrante de La Línea, brazo armado del cártel de Juárez, ha sido vinculado a proceso directamente por el caso.