Estado

Piden ayuda para servicios funerarios de familia masacrada

A través de redes sociales el hermano e hijo de las víctimas publicó un mensaje exponiendo que necesita apoyo económico

Staff/El Diario de Juárez / Lugar donde fue asesinada la familia

Staff/ El Diario de Juárez

martes, 19 mayo 2020 | 12:24

Ciudad Juárez— Familiares de las seis personas asesinadas el domingo pasado en la colonia Felipa Ángeles, piden apoyo a la ciudadanía para solventar los gastos de los servicios funerarios. 

A través de Facebook, el único sobreviviente –hermano e hijo de las personas asesinadas, respectivamente- publicó un mensaje exponiendo que necesita apoyo económico para darle la última despedida a sus seres queridos. 

“Necesito para mi familiar, necesito la colaboración de todos ustedes. No me gusta que me vean llorar pero también sé que en veces publico otras versiones en vivo bien estúpidas pues hoy no, hoy es algo serio recuerdo a mis familiares y por este medio les daré razón… quiero celebrar por última vez a mi mamá y a mis hermanos”. 

La matanza se registró como a las 6 de la tarde del domingo en una casa ubicada en la calle Caballos en la colonia Ampliación Felipe Ángeles, a donde se llega después de pasar por un arroyo seco -ocupado con basura- y unas cuantas calles de terracería.

Los cordones rojos que utilizan los agentes ministeriales para delimitar la escena del crimen fueron retirados, ayer solo quedaban retazos y tras pasar la malla ciclónica así como un cuarto de bloque que delimita la propiedad con la calle se observó una vivienda conformada por varias habitaciones y varias entradas. 

En un cuarto ubicado al fondo de un pasillo, junto a una pequeña mesa, un viejo trastero y un refrigerador, quedó un gran charco de sangre. Ayer las moscas estaban pegadas a ese lago hemático y un fétido olor inundaba el espacio. 

Al caminar hacía la entrada, había un solitario perro resguardando otros tres cuartos. En el primero estaba colgaba un cuadro con la imagen de la Virgen de Guadalupe, había un televisor antiguo, un sillón con un abanico encima y una huella de sangre que llevaba a otra recamara donde quedaron dos manchas de sangre.