Estado

Piden jesuitas fin a las extorsiones

La Compañía de Jesús invitó a los mexicanos a orar con la intención especial

Cortesía / Jesuitas de México

Hérika Martínez Prado
El Diario de Juárez

lunes, 22 agosto 2022 | 13:50

Ciudad Juárez.- Este domingo, la Compañía de Jesús invitó a los mexicanos a orar con la intención especial de que acabe la extorsión, y pidió a las autoridades revisar el modelo de seguridad nacional. 

El delito también conocido en México como ‘cuota’ o ‘cobro de piso’ “lesiona el tejido social y profundiza las desigualdades económicas”, señaló la Provincia Mexicana de la Compañía de Jesús a través de un comunicado de prensa.

Tras el asesinato de los sacerdotes Javier Campos Morales y Joaquín Mora Salazar, en la comunidad de Cerocahui, en la Sierra Tarahumara, los jesuitas impulsaron a orar por la paz en todo país. 

Los sacerdotes fueron ultimados por José Noriel Portillo Gil, alias “El Chueco”, integrante del grupo delictivo “Los Salazar”, del Cártel de Sinaloa, quien también mató ese mismo día a los civiles Pedro Palma y Armando Berrelleza.

El Sistema Universitario Jesuita (SUJ) convocó a la sociedad mexicana a participar, a partir de hoy lunes, en las “Jornadas por la Paz con Justicia en México”, cuyo objetivo es proyectar soluciones que permitan aportar hacia la pacificación del país.

“Reiteramos que la violencia que vivimos no se resuelve con estrategias que implican la ampliación de las capacidades del Ejército, como quedó demostrado en la historia reciente. La militarización no es la respuesta, es sólo un paliativo que pone en riesgo la paz. Insistimos, frente a décadas de violencia, que el modelo de seguridad en todo el país debe ser revisado”, denunciaron los jesuitas. 

“La justicia es una obligación del Estado y es también un justo tributo a nuestros hermanos Javier, Joaquín, Pedro y Armando, así como a las miles de víctimas de la violencia en el país, cuyos nombres se mantienen en el corazón de sus deudos”, señalaron. 

En un mensaje del Episcopado Mexicano, la Conferencia de Superiores Mayores de Religiosos de México, la Provincia Mexicana de la Compañía de Jesús y el Consejo Nacional de Laicos invitaron a los mexicanos a participar en cuatro acciones. 

La primera es participar en las Jornadas de Oración Mensual. Invitaron a las parroquias y movimientos laicales a realizar oraciones comunitarias por las problemáticas que dañan las condiciones de paz.

Cada tercer domingo del mes se realizará una intención especial: el 21 de agosto fue por la extorsión; el 18 de septiembre será por los adolescentes y jóvenes reclutados por la delincuencia; el 16 de octubre por la trata de personas; el 20 de noviembre por impunidad y corrupción del sistema judicial, y el 11 de diciembre por Guadalupe, corazón de la unidad nacional para la paz. 

La segunda acción serán conversatorios por la paz, sobre las preocupaciones cotidianas que atentan contra la paz, como es la pérdida de habilidades para convivir, la fractura familiar o vecinal, las diferencias generacionales y la desigualdad, entre otros temas. Se invitó a dialogar sobre los caminos que construyen la paz, por ejemplo la vida comunitaria, aprender a resolver conflictos, el respeto y el cuidado de la casa común y otros. Y a partir de estos diálogos construir propuestas de prevención de la violencia en las diferentes instancias de la sociedad.

La tercera acción son Diálogos, Justicia y Seguridad. “Desde una perspectiva más amplia, hacemos un llamado a las iglesias, universidades, empresarios, organizaciones sociales, gobiernos, asambleas vecinales o colectivos juveniles a realizar foros encaminados a analizar el sistema de justicia, recuperar buenas prácticas y construir caminos para la paz. Estos foros serán realizados según las iniciativas y los tiempos de las instituciones”, se informó. 

Y la cuarta acción es la Plataforma Enciende una Luz, por lo que se invitó a la población en general a encender una luz en una plataforma virtual escribiendo el nombre de su familiar o conocido que fue desaparecido o asesinado, narrando su historia con la esperanza de resignificar el dolor en vida y justicia para México. 

“A la vida consagrada contemplativa de varones y mujeres pedimos que adopten estos rostros en su oración comunitaria diariamente por el resto del año. Asimismo agradecemos a las instancias que acompañan a las familias que han sufrido estas violencias y animamos a continuar ese acompañamiento como signo de Jesús que se pone del lado de las víctimas”, expresó la Iglesia mexicana.