Estado

Polleros desplazan a habitantes del Valle

Víctimas son principalmente adultos mayores, propietarios de pequeñas rancherías que se niegan al uso ilícito de sus propiedades, denuncian

Cortesía / Rubén Durán Ceijas

Staff
El Diario de Juárez

viernes, 08 octubre 2021 | 15:45

Ciudad Juárez— La guerra desatada entre grupos delictivos, que andan tras los migrantes nacionales y extranjeros, ha provocado el éxodo de los pocos residentes de las rancherías habitadas en el Valle Bajo, zona serrana entre los municipios de Guadalupe y Ojinaga, denunciaron residentes fronterizos.

Habitantes de El Porvenir, ejido de Praxedis G. Guerrero, que está recibiendo a los desplazados, explicaron a El Diario que las víctimas son principalmente adultos mayores, propietarios de pequeñas rancherías que se negaron al uso ilícito de sus propiedades.

Agregaron que los traficantes de humanos les exigen resguardar por horas o días a los extranjeros o connacionales que pretenden internar a los Estados Unidos de manera indocumentada.  

“No les dan opción de decir que no. Allá están solos, con horas de camino de terracería y ni a quién pedir ayuda”, dijeron los afectados. 

“Quieran o no están metiendo en esas rancherías a los ‘pollos’, como identifican a los migrantes en tránsito a Estados Unidos”, explicaron.

La Fiscalía General del Estado dio a conocer que ayer realizaron un operativo de búsqueda de un adulto mayor identificado como Rubén Durán Ceijas, de 63 años y reportado como ausente desde el 26 de septiembre a las 12:00 horas.

El primer comandante de la Agencia Estatal de Operaciones (AEI), Arturo Zuany, informó que ayer se hizo un operativo en la región del Valle Bajo en busca de los 13 migrantes desaparecidos en Ojinaga, así como también en la búsqueda de Durán Ceijas. 

La persona radicaba en Bosque Bonito y desde ese día sus familiares no han tenido notificas de ellos.

Por la tarde, aproximadamente a las 15:50 horas, agentes capturaron a Édgar P.L. apodado “El Chiris”, en una de las casas de seguridad de su propiedad en el municipio de Guadalupe, informaron residentes del lugar.

El archivo periodístico indica que Édgar, alias “El Chiris”, presuntamente participó en el secuestro de Rosa Amelia y su esposo, Catalino Ramírez Jacobo, quienes fueron localizados en restos óseos dentro de tumbas clandestinas localizadas en la vivienda de la calle Zaragoza 1395 en Guadalupe.

Édgar Pérez Lazarín y Mauricio Luna Aguilar, apodado “Papacho”, habrían cometido múltiples ejecuciones en el Valle de Juárez durante la época álgida de violencia que se presentó en esta frontera; ambos obedecían a los intereses del Cártel de Sinaloa a través del finado Gabino Salas Valenciano, pero el grupo entró en divisiones, según las investigaciones de la Fiscalía estatal.

Las notas informativas refieren que “El Chiris” fue detenido el 15 de agosto del 2020 mediante orden de aprehensión por este secuestro contra el matrimonio de origen guatemalteco.

Durante la audiencia de formulación de imputación, “El Chiris” solicitó su traslado al penal de Aquiles Serdán, en Chihuahua, al saberse amenazado por “El Papacho” en la cárcel local.

Además, se le involucró en el asesinato de tres menores de edad y un ciudadano americano en un rancho ubicado en Riberas del Bravo, sin embargo, obtuvo su libertad. 

Los residentes del Valle aseguraron que Édgar P.L. fue detenido y trasladado a esta ciudad y que era uno de los principales “coyotes” en el Valle de Juárez. 

El Registro Nacional de Detenciones lo ubicó en tránsito al momento de ser consultada la plataforma nacional. Ni la FGE ni la Policía Estatal se atribuyeron la captura.