Estado

'Prefiero mi vida, para estar con ustedes, que una pierna'

A Alison le amputaron una de sus extremidades por un cáncer de hueso que padece

Érika González Lozano/El Diario

sábado, 18 julio 2020 | 20:38

“Prefiero mi vida, para estar con ustedes, que una pierna”, expresó Alison Azul Robles Sandoval, de 12 años de edad, a quien le amputaron una de sus extremidades inferiores a causa del cáncer de hueso.

Esta pequeña se enfrenta al desabasto de quimioterapia en el hospital Morelos del IMSS en Chihuahua; de no recibirla, la enfermedad se puede extender a los pulmones. 

Míriam Sandoval Bueno, la mamá de Alison, a pesar de la impotencia por no conseguir los medicamentos para su hija no se ha rendido y exige a las autoridades de Salud que su pequeña tenga la oportunidad de luchar contra el cáncer, con un tratamiento digno por parte del Instituto Mexicano del Seguro Social. 

Narró que fue en noviembre del año pasado cuando se dieron cuenta de que Alison se quejaba de un dolor en la rodilla. Al realizar algunos estudios clínicos el resultado fue osteosarcoma del fémur izquierdo; en otras palabras, cáncer en el hueso, que se puede presentar cuando los niños están creciendo muy rápido, desde los 10 a los 20 años. 

Apenas con doce años y cursando el primer grado de secundaria, Alison ha desarrollado una madurez diferente a los preadolescentes de su edad, pues antes de que le amputaran la pierna dijo a sus padres: “prefiero mi vida y estar con ustedes, a una pierna”. 

En febrero de este año le amputaron la extremidad izquierda; las indicaciones de los especialistas fueron seguir durante algunos meses con tratamientos de quimioterapia. En marzo, abril y mayo recibió sus “quimio” bien, pero en junio le aplicaron solo la mitad y en julio se está luchando por completar el 100% de los medicamentos que necesita. 

La familia de esta pequeña guerrera está conformada por su mamá Míriam, quien dejó de trabajar para atenderla; su hermanito de cinco años Yoshua, y su papá Víctor Flores, quien lucha a diario a brazo partido para llevar lo necesario a la casa

Víctor cuenta con su trabajo estable en una maquiladora, pero la contingencia sanitaria lo ha afectado, como a todos los sectores. 

“Sabemos que aunque reciba la quimioterapia completa hay riesgo de que se vuelva a presentar la enfermedad. Ahora, si no la recibe completa, ¿qué va a pasar? ¿Quién nos va a responder? Es muy peligroso para ellos esta situación”, afirmó Míriam. 

Dijo que la pequeña es atendida en el hospital Morelos del IMSS, en Oncología Pediátrica, y afirmó que los médicos ya no saben cómo decirles que no hay medicamentos. Se enfrentan también al desabasto. 

“Nos dimos a la tarea de tratar de conseguir Metrotexate, que le aplican en cada quimio, y en una fundación me la dieron. También conseguimos Cisplatino con la fundación Fernandito Lazalde. Son 36 ampolletas que se ponen en una semana y cuestan hasta 3 mil 600 pesos cada una”. 

Lamentó que algunas distribuidoras de medicamento se estén aprovechando de la situación porque saben que hay desabasto y las venden en promedio en 2 mil 800 cada una. A las asociaciones se las ofrecen hasta en 3 mil 600, a pesar de que saben que ayudan a muchos niños, pero en Juárez se encontró en mil 600 pesos. 

Debido a esto las asociaciones se están quedando sin recursos, las farmacéuticas se siguen aprovechando y las instituciones de salud no están atendiendo la necesidad de los niños con cáncer.