Estado

Prenden focos rojos pleitos ‘entre barrios’

Ataque a balazos contra menores la noche del 31 de octubre causa preocupación a la sociedad civil

Mayra Selene González / El Diario de Juárez / El acordonamiento y los rastros hemáticos, quedaron como testigos de la agresión en las inmediaciones del parque
Cortesía / Una ambulancia en el lugar de los hechos ocurridos durante la celebración de Halloween

Mayra Selene González / El Diario de Juárez

viernes, 04 noviembre 2022 | 05:00

Ciudad Juárez.— El ataque a balazos que la noche del 31 de octubre, durante los festejos de Halloween, sufrieron cuatro menores de edad, dos de ellos víctimas circunstanciales, ha ocasionado preocupación entre la sociedad civil debido a que, de acuerdo con testigos, se trata de un pleito entre barrios, una problemática que ya no ocurría en la ciudad.

Laurencio Barraza, dirigente de la Red Tira Paro, dijo que ante este llamado de alerta, es necesaria una intervención de todas las instancias de Gobierno para evitar que el problema escale como ocurría hace más de una década, cuando cobraba diariamente las vidas de adolescentes sólo por defender una identidad.

Consultado al respecto, el secretario de Seguridad Pública Municipal, César Omar Muñoz Morales, indicó que los pleitos por territorio desaparecieron durante 2008-2012 debido a que muchos de ellos, jóvenes, fueron reclutados por los grupos del crimen organizado.

Barraza, quien ha encabezado programas e iniciativas para proteger los derechos de los jóvenes y adolescentes en zonas vulnerables de la ciudad, también afirmó que los barrios o pandillas habían desaparecido en la ciudad durante la época en que repuntó la violencia de la narcoguerra debido a que los pleitos que sostenían los menores afectaban los puntos de venta de droga, ante el hecho de que acudía mayor presencia policiaca.

“La información que hemos logrado recabar es que la rivalidad entre pandillas, reuniones de jóvenes por medio de una identidad de barrio, ya casi no existía porque ese asunto complicaba mucho la distribución de droga y perjudicaba los puntos de venta”, mencionó. 

Dijo que incluso, por testimonios de los jóvenes en aquella época, se sabe que los mismos grupos delincuenciales fueron quienes amenazaron a los integrantes de las pandillas para que “se controlaran”. 

La noche del 31 de octubre, tres adolescentes de 17 años de edad, entre ellos una del sexo femenino, fueron lesionados a balazos cuando se encontraban en el parque ubicado en las calles Oasis Revolución y Maclovio Herrera, del fraccionamiento Americano, de acuerdo con la información que proporcionó la Fiscalía General del Estado.

Según testigos de los hechos, dos de ellos, David y Raúl, colocaban una ofrenda de dulces a otro joven que fue asesinado hace un año mientras que Monserrat regresaba de pedir dulces y se detuvo a saludarlos, cuando desde un vehículo les realizaron disparos.

“Eran problemas entre barrios, aquí se juntan los Sureños y los que atacaron son de la Catorzota, de por el S-Mart Aztecas”, mencionó otro adolescente entrevistado en el lugar. 

Sobre la calle Oasis Revolución también resultó con una herida de bala en el abdomen un niño de tres años de edad que pedía dulces junto con su padre y que recibió una bala perdida, al parecer relacionada con este hecho, informó la Fiscalía General del Estado. 

Muñoz Morales dijo ayer que considera que el ataque tuvo otro móvil; sin embargo, dijo que analizará la información referida para determinar si en la zona empieza a repuntar esta problemática.

Barraza, por su parte, consideró que existe la preocupación de que, tras ocurrido este hecho, no se atienda de manera rápida esta problemática antes de que se convierta en una ‘bola de nieve’, ya que esto genera enojo y resentimiento entre los amigos y los familiares de las víctimas.

“Puede despertar un tipo de violencia que se presentaba menos y más apenas ahora que está entrándose en una normalidad social”, mencionó.

Dijo que a esto se suma el hecho de que la impunidad y la falta de justicia pronta y expedita hacen que pase a segundo plano la vida de los jóvenes. 

“Si los familiares ven que no hay justicia, que no tiene caso recurrir ante las autoridades, prevalece el golpe por golpe, es un escenario muy catastrófico, pero dado los brotes de impunidad puede ocurrir”, enfatizó. 

El activista dijo que es necesaria la intervención no sólo de las corporaciones policiacas sino de diferentes instancias de Gobierno y de la sociedad civil para subsanar la problemática social en la zona. 

Por su parte, la FGE reportó ayer que tanto los menores de 17 años de edad como el de tres años, identificado como Humberto M. O., permanecen recibiendo atención médica en diferentes hospitales.