Estado

Preocupa comercio de cebolla en 2022

Pese a que se comprobó la inexistencia de salmonela en campos del estado

Archivo

Érika González Lozano/El Diario

sábado, 06 noviembre 2021 | 08:39

Chihuahua.— A pesar de que Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad (Senasica) ya confirmó la inexistencia de salmonela en cultivos de cebolla analizados en Chihuahua, productores esperan que las declaraciones de alerta de Estados Unidos, no dificulten la comercialización en 2022, “si es necesario que vengan México para que hagan sus propios estudios”, expresó Luis Carlos González, agricultor. 

El entrevistado dijo que la inspección que llevó a cabo Senasica es la oficial, no es una revisión de los productores y por lo tanto es verídica, pero los resultados deben de llegar al Gobierno Federal para que haga lo propio con los vecinos del norte.

A pesar de que Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad (Senasica) ya confirmó la inexistencia de salmonela en cultivos de cebolla analizados en Chihuahua, productores esperan que las declaraciones de alerta de Estados Unidos, no dificulten la comercialización en 2022, “si es necesario que vengan México para que hagan sus propios estudios”, expresó Luis Carlos González, agricultor. 

El entrevistado dijo que la inspección que llevó a cabo Senasica es la oficial, no es una revisión de los productores y por lo tanto es verídica, pero los resultados deben de llegar al Gobierno Federal para que haga lo propio con los vecinos del norte. 

“Nosotros no tenemos la certeza de que en primer lugar sea por un producto de Chihuahua y en segundo que sea exactamente de la cebolla, porque la salmonela es una bacteria que se puede encontrar en cualquier parte, incluso en el agua”, explicó. 

Dijo que esto que se presentó con la alerta de Estados Unidos, “es un tema que nos puede afectar el año que entra con la producción de las cebollas tempranas, esperemos que no se lleve a cabo un cierre de fronteras”. 

Recalcó que hay agricultores bien definidos en cuestión de cebolla, especialmente porque es un cultivo caro que va desde los 80 a los 120 mil pesos por hectárea y por eso se trata de asegurar contratos comerciales con empresas serias. 

Agregó que si es necesario que las empresas puedan enviar gente “que vengan y certifiquen, al igual como lo hacen con la leche, pues es difícil que ellos den validez a los estudios que hagamos nosotros, entonces si es necesario que vengan y tomen muestras para que no cierren este mercado que es muy importante para nosotros”.